Así avanza el proyecto de China para controlar el clima

El Gobierno de China tiene en marcha un ambicioso proyecto ambiental que despierta tanto elogios como críticas en el mundo

China

El Gobierno de China tiene en marcha un ambicioso proyecto ambiental que despierta tanto elogios como críticas en el mundo. La iniciativa pretende controlar artificialmente el clima en al menos 56% de su territorio, antes del año 2035.

La idea no es novedosa para la nación asiática. Por ejemplo, previo a los Juegos Olímpicos Beijing 2008, lograron inducir artificialmente la lluvia para limpiar el cielo. Al respecto, las autoridades insisten en que este tipo de interferencias en la naturaleza no son peligrosas.

Asimismo, en actividades especiales, la capital china disfruta de hermosos cielos despejados por una combinación de dos factores. En primer lugar, la modificación del clima, y también el cierre de fábricas cercanas, reseñó la agencia Sputnik.

Este nuevo proyecto busca responder más rápidamente a los desastres naturales. En enero de 2019, medios estatales informaron que las tácticas de siembra de nubes en la región de Xinjiang evitaron 70% de los daños por granizo. La estrategia china se conoce como “siembra de nubes”.

China

“Cuando el contenido de agua de las nubes alcanza las condiciones adecuadas, es necesario pulverizar yoduro de plata para hacer que estas gotas se cristalicen y aumenten la cantidad de precipitación. Para ello se utiliza un proyectil especial, un núcleo que vuela hasta la nube, se rompe allí y rocía el reactivo“, explicó a Sputnik Chen Ying, investigador del Instituto de Ecología de la Civilización de la Academia China de Ciencias Sociales.

¿China puede afectar el clima global?

Asimismo, aseguró que la siembra de nubes no afecta el clima global y rechazó las críticas que recibe ese programa. “El cambio climático artificial ocurre muy rápidamente y muy localmente, es una operación puntual. No afecta al clima global. Sin embargo, hay personas que piensan que China tiene una tecnología de gestión de la lluvia artificial que puede afectar al clima mundial, y que China ciertamente lo hará. Esta opinión es una tontería”, aseguró.

China

El medio Business Insider informó que en junio de 2016 China asignó 30 millones de dólares para desarrollar del proyecto. Un año más tarde, se asignaron otros 168 millones para el suministro de equipos: cuatro aviones y 897 lanzacohetes.

El área total de operación de la lluvia artificial alcanzará más de 5,5 millones de kilómetros cuadrados. Mientras, para la supresión del granizo debe ir más allá de 580.000 kilómetros cuadrados, según datos oficiales.

El Consejo de Estado prevé que en el año 2035 el proyecto se encontrará en un nivel bastante avanzado. Incluso, ayudará a mitigar los efectos de desastres naturales como sequías, granizos e incendios forestales.

Te puede interesar…

Compártelo

Comentarios