Así convierten agua salada en agua dulce con energía solar

988

Investigadores han desarrollado un método para obtener agua dulce a partir de agua salada usando solamente energía solar. Esto podría ser un gran avance en las técnicas de desalinización.

Actualmente, quitar la sal del agua es muy costoso. Existen 18.000 plantas de desalinización en 150 países, y lo que hacen es básicamente hervir el agua y capturar el vapor condensado para usarlo como agua potable. La mitad de los costos de una de estas instalaciones viene de sus necesidades energéticas, por la enorme cantidad de calor que se necesita para este proceso.

La nueva investigación, publicada en Proceedings of the National Academy of Sciences, podría cambiar las reglas de juego. El trabajo fue dirigido por el Center for Nanotechnology Enabled Water Treatment (NEWT) en la Universidad Rice en Texas.

«La desalinización solar directa podría ser revolucionaria para unas 1.000 millones de personas que carecen de acceso al agua potable», dijo Qilin Li, científico de Rice, experto en tratamiento de aguas y autor del estudio, citado en IFLScience. «Esta tecnología es capaz de proporcionar suficiente agua limpia para el uso de la familia en un radio de acción compacto, y puede ampliarse para proporcionar agua a comunidades más grandes», agrega el experto.

El método se basa en la llamada ‘destilación por membrana’. El agua salada caliente fluye a lo largo de un lado de una membrana porosa, mientras el agua dulce fría fluye a lo largo del otro lado. El resultado es que el vapor de agua se va del lado caliente al frío. Pero mientras los costos de energía son menores, de todas maneras el uso continuo de calor es significativo.

Relacionado:  Empresas exhortan al Gobierno de Brasil a tomar medidas contra deforestación en la Amazonía

Pero NEWT se las arregló para crear una versión mucho más efectiva, utilizando nanopartículas de ingeniería, que pueden convertir la luz solar en calor. Al agregar estas nanopartículas a la membrana, los autores han logrado que esta se caliente por sí misma, de manera que no se necesitan tantas cantidades de energía para convertir el agua caliente. Se llama tecnología de «destilación solar por membrana activada por nanofotónica [o NESMD]».

En un experimento de prueba el equipo utilizó una cámara NESMD que cabe en la palma de una mano, con un grosor de unos pocos milímetros. Desde su puesta en marcha, con esta lograron obtener una tasa de producción de agua de aproximadamente 6 litros por metro cuadrado por hora.

La idea final es que la gente pueda adquirir paneles fabricados con en esta tecnología. «Dependiendo de la tasa de producción de agua necesaria, se podría calcular cuánta área de membrana hay que tener», dijo Li. «Por ejemplo, si se necesita 20 litros por hora, y los paneles producen 6 litros por hora por metro cuadrado, habría que adquirir un poco más de 3 metros cuadrados de paneles», concluye el científico.

Vía IFLScience

El Ciudadano