es Spanish

Calentamiento Global: arreglando los datos climáticos para ajustarlos a la política

Estamos en la encrucijada de la crisis más grave en la historia moderna. La guerra y la depresión económica constituyen la verdadera crisis, pero tanto los gobiernos como los medios de comunicación han centrado su atención en la devastación del medio ambiente resultante de las emisiones de CO2, que son señaladas como la mayor amenaza para la humanidad.

Un llamado informe de síntesis para los hacedores de políticas -previo a la Cumbre de Copenhague-, ha sido elaborado por PricewaterhouseCoopers LLP, en nombre de los ejecutivos de las empresas participantes en el evento. Este informe tiene muy poco que ver con la protección del medio ambiente. En gran parte se trata de obtener beneficios del programa, que utiliza el consenso del calentamiento global como una justificación.

A continuación presentamos la primera parte de un análisis especializado del economista, activista  y editor de Global Research, Michel Chossudovsky, sobre la controversia que subyace actualmente respecto al “consenso” acerca del Calentamiento Global, luego del escándalo de los e-mails, y los últimos espisodios que envuelven este tema, análisis que considera quiénes se beneficiarían con los acuerdos que se suscriban en Conpenhague.

Más de 15.000 personas se reunieron en Copenhague para la Conferencia de las Partes 15(COP15): la 15 ª Conferencia de las Partes en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC).

Las delegaciones oficiales de 192 naciones se mezclan con los “observadores” de las principales organizaciones empresariales. La Bussiness Roundtable, la Fundación Rockefeller, la Cámara de Comercio de EE.UU., la Cámara Internacional de Comercio, entre otros, están registrados como observadores de organizaciones no gubernamentales. (Instituciones financieras individuales y corporaciones multinacionales no están formalmente registradas. Serán participantes bajo el patrocinio de sus respectivas organizaciones empresariales de paragua, que tienen estatus de observador.)

Los representantes de organizaciones ambientales y de la sociedad civil también están presentes. Partes y los observadores

Los jefes de Estado y de gobierno entrarán a escena en la parte posterior del evento de la Cumbre. (Véase Lo esencial en Copenhague – COP15 de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de Copenhague 2009)

Cabe señalar que las decisiones clave y orientaciones de la COP 15 ya se habían abordado en la Cumbre Empresarial Mundial sobre el Cambio Climático (WBSCC), celebrada en mayo en Copenhague, seis meses antes de la COP15.

El WBSCC reunió a algunos de los ejecutivos de negocios más importantes del mundo y líderes mundiales, incluyendo Al Gore y el secretario general Ban Ki Moon. (La Cumbre Empresarial Mundial sobre el Cambio Climático, Incluye webcast)

Los resultados de estas consultas de alto nivel fueron transmitidos al Gobierno danés, así como a los Gobiernos de los Estados miembros participantes. Un llamado informe de síntesis para los hacedores de políticas ha sido elaborado por PricewaterhouseCoopers LLP, en nombre de los ejecutivos de las empresas participantes en el evento. Este informe tiene muy poco que ver con la protección del medio ambiente. En gran parte se trata de obtener beneficios del programa, que utiliza el consenso del calentamiento global como una justificación. (Para más detalles véase el Consejo Climático: La Cumbre Empresarial Mundial sobre el Cambio Climático)

“El propósito subyacente de la Cumbre fue abordar el doble reto del cambio climático y la crisis económica. Los participantes en la Cumbre consideraron cómo estos riesgos se pueden convertir en una oportunidad si las empresas y gobiernos trabajan juntos, y qué políticas, incentivos e inversiones son más eficazces para estimular el crecimiento bajo en carbono”. (Copenhagen Climate Council)

La agenda de la Cumbre del Clima de Copenhague (7-18 de diciembre de 2009), es mantenida tanto por los gobiernos, los ejecutivos de negocios y la comunidad de ONGs como “uno de los encuentros más importantes en la historia. A comenzado a ser visto como el acuerdo más complejo y vital que el mundo haya visto”.

Las emisiones de CO2 son proclamadas como la única y más importante amenaza para el futuro de la humanidad.

El objetivo de la Cumbre es, sobre cuestiones estrictamente ambientales. No se menciona la palabra “guerra” – por ejemplo, las guerras lideradas por EE.UU. y la OTAN y sus consecuencias devastadoras en el medio ambiente.

No se menciona el uso preventivo de armas nucleares como un instrumento de “pacificación”.

No se menciona, como parte de un debate de medio ambiente, la lluvia radiactiva como consecuencia de las “humanitarias” bombas nucleares del Pentágono. Las armas nucleares tácticas, según el dictamen científico encargado por el Pentágono son “seguras para la población civil adyacente”.

No se menciona la “guerra climática” o “técnicas de modificación ambiental” (técnicas de modificación ambiental) y la guerra climática.

No se menciona en el debate sobre cambio climático del proyecto de US Air Force 2025 titulado “Controlar el Tiempo” para uso militar. (Ver FAS, AF2025 v3c15-1 | El tiempo como un multiplicador de la fuerza | (Ch 1) véase también SPACE.com – los militares de EEUU quieren adueñarse del tiempo)

A pesar de existir un vasto cuerpo de conocimiento científico, la cuestión de las manipulaciones climáticas deliberadas para uso militar, ya no es parte de la agenda de la ONU sobre el cambio climático. Fue, sin embargo, parte de la agenda de la Cumbre de la Tierra de Río de 1992. (Véase Michel Chossudovsky, Guerra medioambiental y cambio climático, Global Research, 27 de noviembre de 2005, Véase también Michel Chossudovsky, Guerra Climática: ¡Cuidado con los experimentos de los militares de EE.UU. con la guerra climática, The Ecologist, diciembre de 2007)

El CO2 es la marca que describe la crisis a nivel mundial. Ninguna otra variable es contemplada.

Además, ninguna  política significativa de aire limpio en contra de las emisiones de CO2 puede ser formulada como un objetivo por derecho propio, porque la reducción de las emisiones de CO2 está subordinada al consenso del calentamiento global.

Las palabras “pobreza”, “desempleo” y “enfermedad” como consecuencia de una depresión económica mundial no son una cuestión de énfasis, porque las autoridades financieras establecen de manera inequívoca: “la recesión económica ha terminado”.

Y la guerra en el Medio Oriente y Asia Central no es una guerra, sino “una operación humanitaria dirigida contra los terroristas y los estados canallas”.

LA VERDADERA CRISIS

La Cumbre de Copenhague no sólo sirve a poderosos intereses corporativos, que tienen participación en el esquema multimillonario global del mercado del carbono, también sirve para desviar la atención pública de la devastación resultante de la “crisis real” que subyace al proceso de globalización económica y un beneficio impulsado de la guerra sin fronteras, que el Pentágono llama “la larga guerra”.

Estamos en la encrucijada de la crisis más grave en la historia moderna. La guerra y la depresión económica constituyen la verdadera crisis, pero tanto los gobiernos como los medios de comunicación han centrado su atención en la devastación del medio ambiente resultante de las emisiones de CO2, que son señaladas como la mayor amenaza para la humanidad.

El SISTEMA MULTIMILLONARIO DEL MERCADO DE CARBONO

El sistema de mercado de carbono es una multimillonaria bonanza creadora de dinero para el establishment financiero. Las apuestas son extremadamente altas y los diferentes lobbys de presión en favor de Wall Street ya se han posicionado a sí mismos.

Según un informe reciente, “El mercado de carbono podría llegar a doblar el tamaño del mercado de las enormes reservas petroleras según quienes comercian con emisiones de gases de efecto invernadero mediante el esquema de comercio de emisiones de la Unión Europea… La velocidad de ese crecimiento dependerá de si la cumbre de Copenhague da luz verde a una economía baja en carbono, pero Ager dice que sin importar lo que pase, esquemas como el ETS (Emission Trading Scheme), se expandirán por todo el mundo.” (Terry Macalister, El mercado del carbono podría valer el doble que el de petróleo en la próxima década, The Guardian, 28 de noviembre de 2009)

Los grandes conglomerados financieros, que participan en el comercio de derivados, incluidos JP Morgan Chase, Bank America Merrill Lynch, Barclays, Citi Bank, Nomura, Société Générale, Morgan Stanley y Goldman Sachs están activamente involucrados en el mercado de carbono. ( DATOS-Los bancos de inversión en el mercado de carbono | Reuters, 14 de septiembre de 2009)

La legitimidad del sistema de mercado de carbono se basa en la legitimidad del Consenso sobre Calentamiento Global, que considera a las emisiones de CO2 como la única amenaza para el medio ambiente. Y para Wall Street, el sistema del mercado de carbono es una conveniente y segura red de generación de dineros, permitiendo la transferencia de millones de dólares a los bolsillos de un puñado de conglomerados.

“Cada casa financiera importante en Nueva York y Londres ha puesto en marcha operaciones de comercio de carbono. Números muy grandes están bailando en sus cabezas, y los necesitan para sustituir a la “riqueza” que se evaporó en el reventón del mercado inmobiliario. Redshaw Louis, jefe de mercados  medioambientales del Barclays Capital, dijo al New York Times, “el carbono será, sobre todo, el mercado más grande del mundo.” Barclays cree que el actual mercado del carbono de 60 mil millones dólares podría aumentar a 1 billón dólares en una década. Hace cuatro años atrás, Redshaw, un ex comerciante de electricidad, no tenía a nadie con quien hablar sobre carbono”. (Mark Braly, El multimillonario mercado de carbono, RenewableEnergyWorld.com, 5 de marzo de 2008)

LA  BASE DE DATOS DEL CALENTAMIENTO GLOBAL

¿Es confiable la base de datos del Consenso del Calentamiento Global? Hay indicios de que tanto los conceptos y los datos de temperatura y emisiones de gases de efecto invernadero como el CO2 se han ajustado y adaptado al programa del Panel de Expertos de la ONU sobre el Cambio Climático.

Durante varios años, las reivindicaciones del Grupo de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (UNPCC), incluida la base de datos han sido cuestionadas. (Véase Dossier sobre Cambio Climático de Global Research: Archivo de más de 100 artículos)

Un análisis crítico del consenso del cambio climático ha sido transmitido en los informes de varios científicos prominentes.

Ha habido, en este sentido, un esfuerzo persistente para silenciar a los críticos como se informó en los escritos del meteorólogo del Masachusetts Institute of Tecnologies (MIT) Richard S. Lindzen (Véase Richard Lindzen, Clima de Temor: los alarmistas del calentamiento global intimidan a los científicos disidentes en el silencio., Global Research, 7 de abril de 2007)

Los científicos que disienten del alarmismo han visto desaparecer sus fondos de subvención, su trabajo ha sido ridiculizado, difamado y ellos mismos, como secuaces de los industriales, mercenarios científicos o cosas peores. En consecuencia, las mentiras sobre el cambio climático ganan credibilidad, incluso cuando van en contra de la ciencia que supuestamente sería su base. (Ibid)

Michel Chossudovsky*

www.globalresearch.ca

Traducción Renato Vélez

* Economista, editor de Global Research(Centro para la investigación de la Globalización),  ha escrito sobre la guerra en Yogoslavia, y después del ataque del 11 de septiembre destacó la relación entre  EE. UU. , Osama Bin Laden y Al Qaeda. Miembro activo del movimiento anti guerra en Canadá y frecuente colaborador de Le Monde Diplomatique, Third World Resurgence y Covert Action Quarterly.

Vea el reportaje de El Ciudadno TV sobre el tema:

El Ciudadano

www.elciudadano.cl

Facebook Comments

4,251,090FansMe gusta
174,550SeguidoresSeguir
292,319SeguidoresSeguir
16,500SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -

Más Leídos

- Advertisment -