Tecnología mexicana de exportación

Científicos transforman botellas de plástico en cobijas y frazadas

El proyecto busca ser una alternativa viable para apoyar la industria textil y disminuir el impacto ecológico

El Instituto Tecnológico de Aguascalientes , en México, inició una investigación de manera conjunta con la Universidad Autónoma de Guadalajara para obtener, a partir de botellas plásticas, fibra de poliéster.

El procedimiento empleado por los expertos de ambas casas de estudio consiste en recolectar y clasificar las botellas, eliminar las impurezas mediante un sistema de lavado, y una vez limpio el material, secarlo a fin de formar hojuelas mediante trituración.

En entrevista a medios, el doctor Juan Carlos Tapia Picazo, uno de los autores, explicó que al obtener las hojuelas el plástico es fundido, después se utiliza un sistema de bombeo con el objetivo de pasar al proceso de hilatura, que es donde se transforma el tereftalato de polietileno (PET) en filamento, es decir, en la fibra textil.

El proyecto del IT Aguascalientes busca ser una alternativa viable para apoyar la industria textil en la región, y ayudar en el impacto ecológico, pues el PET es uno de los principales contaminantes del ambiente, dado que no es un producto biodegradable, y constituye un problema desde el punto de vista ambiental.

En la actualidad, ya existen procesos de transformación de PET en fibras y se usan como relleno de colchones o almohadas, lo novedoso en la propuesta de las instituciones educativas es que a la fibra obtenida con esta tecnología se le podrá dar uso en la industria textil para la fabricación de cobertores o frazadas de características ligeras.

La primera etapa de la investigación consistió en diseñar el proceso. En la etapa piloto se construyó y diseñaron los equipos para obtener las fibras.

Por el momento, dijo el investigador, nos encontramos en la etapa piloto que concluirá cuando el equipo diseñado sea capaz de producir 500 kilos de fibra poliéster por día. Se considera que en escala industrial la producción alcanzará una tonelada diaria.

Con esta tecnología no se desperdicia la botella de PET, pues al evaluar sus propiedades químicas se mostró que con un kilo del material se pueden producir 900 gramos de fibra; es de decir, casi se obtiene un reuso completo del material.

«Además, las fibras textiles que ahora se producen a partir de PET son gruesas, nosotros las obtenemos delgadas, mediante el proceso de hilatura, le damos cualidades para poder confeccionar cobijas o playeras. En el mundo existe registro de haber sido utilizado dicho material en la elaboración de prendas de vestir», explicó el Tapia Picazo.

Esta tecnología mexicana se encuentra en etapa de ser patentada para asegurar los derechos de propiedad intelectual. Sin embargo, el principal usuario será la Cámara Textil del estado de Jalisco, que a través de un concurso de producción de fibras, conoció la propuesta del IT Aguascalientes.

Estudio británico encuentra microplásticos en todos los ríos, lagos y lagunas del Reino Unido

La lucha contra los residuos plásticos tiene dos grandes nuevos aliados


Comparte ✌️

Comenta 💬