Claudia De Pablo de Laraquete Sustentable, sobre proyecto Termoeléctrica Pirquenes: “Hay un conflicto de intereses terrible”

Laraquete es famoso por la piedra cruz y por ser un hermoso balneario provisto de una extensa playa

Laraquete es famoso por la piedra cruz y por ser un hermoso balneario provisto de una extensa playa. También por las tortillas de mariscos que se venden en la carretera y porque es una de las pocas caletas donde las embarcaciones todavía usan velas.

En marzo, El Ciudadano visitó esa localidad de la comuna de Arauco y conversamos con un dirigente de los buzos que nos contó cómo, debido a la contaminación, ya casi no hay nada qué pescar.

También entrevistamos a una de las voceras de la Agrupación Laraquete Sustentable, Claudia De Pablo, quien nos explicó las razones para oponerse al proyecto termoeléctrico Pirquenes, que se pretende instalar en esa zona de la Región del Bio Bio.

Todo comenzó porque el proyecto termoeléctrico Pirquenes ingresó –en enero de 2010- al Sistema de Evaluación con una simple Declaración de Impacto Ambiental (DIA) y no con un Estudio (EIA), como ameritaría cualquier planta que interviene en gran medida el lugar donde se emplaza. Algunos jóvenes, cansados de que a la provincia de Arauco se la considere el patio trasero de la Octava Región, se organizaron para revertir la situación. Para tal efecto crearon la Agrupación Laraquete Sustentable, que mediante la presión social ha logrado involucrar a más actores y al propio municipio de la comuna.

En junio de este año, el alcalde de Arauco, Mauricio Alarcón, recurrió a la Corte Suprema para apelar de la resolución de la Corte de Apelaciones de Concepción, la cual rechazó el recurso de protección que había interpuesto para que se declarara ilegal la decisión de la Comisión Evaluadora Ambiental de la Corema, que había dejado en suspenso la calificación del proyecto.

“NOS ESTÁN QUERIENDO COMPRAR”

Termoeléctrica Pirquenes es una unidad de 50 MW de potencia, dotada de caldera de lecho fluidizado circulante que utilizará como combustibles carbón y biomasa. Para ello se dispondrá de una cancha de manejo de carbón, biomasa y caliza, para una autonomía de tres días, las que se ubicarán al costado sur del mismo terreno de la central. La Central se instalará en un terreno de unas 7 hectáreas, ubicado a unos 3 kilómetros al sur de Laraquete, específicamente en el Complejo Industrial de Horcones. El sitio colinda en el lado oeste con la Forestal Carampangue, a unos 2 Km hacia el suroeste se encuentra el Complejo Industrial Celulosa Arauco y a 1,5 kilómetros hacia el noreste está la Población El Pinar, siendo ella la localidad habitada más cercana.

El gerente del proyecto Pirquenes, Claudio Ulloa, aseguró que esta termoeléctrica contará con un sistema de monitoreo on line para que las autoridades obtengan datos acerca de las descargas y emisiones de la central, y así puedan verificar si el proceso toma el resguardo desde el punto de vista operacional.

Polémica causó la declaración de la empresa respecto a que no existía en el lugar flora y fauna y que en Laraquete no había ningún desarrollo turístico. Y los concejales de la comuna consideraron una falta de respeto el ofrecimiento del uno por ciento de la inversión total, por lo que Arauco recibiría un millón de dólares. “Nos están queriendo comprar, pero nuestra gente no tiene precio”, precisó el concejal Roberto Sáez.

South World Business S.A., empresa titular, partió diciendo que iban a contratar a 350 funcionarios de la Provincia de Arauco, pero la Agrupación afirma que es mentira, puesto que en esa zona no existiría gente especializada para desarrollar las actividades que demanda la administración de una planta de este tipo. Por lo que es más probable que traerán a personas especializadas de otras ciudades, como Concepción o Santiago.

FRENAR EL PROCESO

En una declaración, Laraquete Sustentable manifiesta:

“Nuestra crítica apunta el problema de fondo: Chile como estado no posee una institucionalidad seria, técnica e imparcial que sostenga de manera eficiente el crecimiento económico, minero e industrial de nuestro país. Mientras ello no cambie, ninguna lucha ambiental estará ganada. Seguiremos siendo ciudadanos perdedores en el cruel juego de la democracia, democracia inoperante en nuestro caso. Ello porque no es aceptable que a pesar de la férrea oposición de la totalidad de las agrupaciones sociales de la comuna de Arauco contra la instalación de Termoeléctricas, existan políticos y empresarios que quieran imponer una forma de vida y de ‘crecimiento’ industrial basado en uno de los procesos más contaminantes y dañinos para el ser humano en la actualidad, la combustión del Carbón.

En segundo lugar está la oposición judicial, en la cual nunca hemos tenido esperanzas de salir victorioso; no es porque seamos pesimistas, sino ¡porque no se puede! Mucha gente, alimentada por lo que transmiten los medios, creen que a través de la justicia ordinaria podemos oponernos a proyectos contaminantes, lo cual es falso. Claros están los ejemplos de proyectos como Castilla, Campiche o Hidroaysén. El poder judicial no tiene la responsabilidad, ni la capacidad técnica para evaluar los proyectos. Solo se utilizan recursos judiciales para frenar y demorar el proceso.

Creemos que la solución del tema energético a nivel país no es un problema completamente de una región de Chile, sino que de un compromiso que afecte a todas. En el Bío Bío, hay cuatro termoeléctricas en Coronel, un parque eólico en Lebu y uno recién aprobado en Tubul, por lo que la Octava Región ya es un potencial energético. Recordemos que hay otras opciones que también pueden mejorar la matriz energética nacional, como la energía solar en el desierto por ejemplo, que, además de ser limpias, no alteran la vida de poblados cercanos.”

Además, el grupo ecológico y cultural Tamy Mapu, representado por Pablo Medina, entregó antecedentes en Contraloría para que se vele por la transparencia en torno al proceso, dados los lazos existentes entre el titular del proyecto, Paul Fontaine Benavides, y el Gobierno.

No obstante, este proyecto divide al oficialismo, pues es rechazado por el alcalde de Arauco y la ex intendenta Jacqueline van Rysselberghe (ambos de la UDI). En tanto, para el actual jefe de gobierno de la Región del Bío-Bío, Víctor Lobos (cercano a la UDI), existe una institucionalidad medioambiental que ha dado, a su juicio, muestras de independencia y asegura que hay razones jurídicas que le impiden abstenerse, por lo que tomará la decisión cuando escuche los argumentos a favor y en contra.

LARAQUETE SUSTENTABLE


Claudia de Pablo Pérez, egresada de Derecho en la Universidad del Desarrollo de Concepción, es una de las fundadoras de la agrupación ambientalista.

-¿Cuándo se formó Laraquete Sustentable?

-La agrupación se formó en abril o mayo de 2010; nos juntamos porque nos llegó a la casa el diario El Sur donde salía un proyecto que se quería hacer acá, de un consorcio coreano, que es el grupo de termoeléctricas más grande de Sudamérica y ahí nosotros nos asustamos, y como a los cinco días nos metimos a la página de la ex Corema y había entrado el proyecto Pirquenes de Rodrigo Danús.

Formamos la agrupación sabiendo que la comuna de Arauco es la más pasiva en ese sentido, nunca lucharon por la instalación de la Celulosa Arauco; tú comparas a la gente que vive alrededor de CMPC, que es la otra planta de celulosa en la región, a ellos se les compensa, se les abastece, aumentan los colegios, mejora la calidad de la educación, tienen banda ancha en Santa Juana; en cambio, acá Arauco sigue estancado; sabíamos que íbamos a tener que luchar con personas que ya está resignada a que la zona se transforme en cualquier momento en un parque industrial, y nos costó mucho sacar a la gente de las casas.

-¿Ustedes son un grupo de amigos?

-Claro, éramos un grupo de jóvenes pero abiertos a que entrara cualquier tipo de gente, de hecho ahora hay personas de todas las edades trabajando con nosotros, y empezamos de cero, con reuniones informativas, pedíamos las sedes sociales, las escuelas, porque tenemos el apoyo de la Municipalidad, y el director de la escuela donde yo vivo es un concejal, entonces siempre usamos la sala de la escuela para hacer reuniones. De repente llegaban cinco personas, otras veces 20, después 40, luego bajaba a 10, y así partimos, mostrando qué era la agrupación, qué era una termoeléctrica, cuáles eran los efectos adversos, pero también qué era lo bueno de la instalación de una termoeléctrica; para que ellos mismos se formaran una opinión. Haciendo reuniones en Carampangue, en Horcones, en los sectores más aledaños. Y la primera acción pública que hicimos fue una consulta ciudadana en el cuerpo de Bomberos. En ella, una persona votó a favor de la termoeléctrica y como 320 votaron en contra; efectuamos marchas hasta el lugar de emplazamiento del proyecto, realizamos protestas fuera de la Intendencia cada vez que sesionamos; la municipalidad siempre nos prestó dos buses y llevamos a gente y, mientras nosotros estábamos arriba en la sesión, otro grupo se manifestaba por fuera.

-¿Cómo lograron el apoyo de la municipalidad de Arauco?

– Al comienzo peleamos “n” con ellos porque les costó y se demoraron mucho en tomar posición, en empezar a trabajar con nosotros, que habíamos comenzado como siete meses antes; les pedíamos apoyo con los flyer, con los buses, financiamiento para comprar material. Ahora, el alcalde [Mauricio Alarcón, UDI] y los seis concejales están con nosotros, de hecho trabajamos juntos.

-¿La proyección de ustedes va más allá del asunto de esta termoeléctrica?

-Sí, no tiene sentido haber formado una agrupación para este fin nomás; hemos hecho tocatas, traído gente de Concepción y hemos juntado gente en el playa; en el verano nos reuníamos los sábados y domingos a limpiar la playa –que es enorme-, como para fomentar el turismo.

TERMOELÉCTRICA PIRQUENES

-¿A qué distancia del pueblo de Laraquete se emplazaría esta termoeléctrica?

-De donde yo vivo está a un kilómetro y medio, y lo otro es que este mismo titular presentó otro proyecto –también sólo con una DIA- que es el depósito de cenizas Las Trancas, que es donde se iban a depositar las cenizas de Coronel y la de Pirquenes, y ese depósito está más cerca de nuestra población, está a un kilómetro.

-¿Y está presentado como un proyecto distinto?

-Claro, que lo rechazaron, pero ya apelaron de nuevo para su aprobación.

-¿Cómo han argumentado para intentar detener el proyecto de la termoeléctrica?

-Nos enfocamos básicamente en la parte más débil que tenía la declaración de impacto ambiental (DIA) de este titular, que es el uso de napas subterráneas para la extracción de agua, que es lo que a nosotros más nos preocupa; y con la cantidad de agua que van a sacar en esta termoeléctrica para enfriar las torres, en tres meses nos quedamos sin agua, sobre todo por el cambio que hubo en las napas después del terremoto; este titular no hizo estudios ni pre ni post terremoto del uso de napas subterráneas.

AGUA Y TERREMOTO

-¿Nos puedes explicar el problema del agua?

-Lo que pasa es que en nuestra población el agua potable rural –ni siquiera es agua potable de la que hay en Concepción- que proviene de una planta de tratamiento arriba en el río Piedra Cruz, la tenemos desde hace aproximadamente 10 u 11 años; antes de eso nosotros usábamos agua del cerro y agua de puntera, de las napas, extraída a través de un motor. Entonces, cuando pusieron el agua potable no todos tenían la plata para financiarla, por lo que es muy poca gente la que tiene agua potable en la población y el resto usa o agua de cerro -que ya no sale casi nada, en verano es cero- y el resto tenemos punteras; en mi casa usamos más puntera que agua potable, porque ésta no tiene presión en las mañanas, entonces no te puedes duchar con el agua potable en las mañanas.

Entonces nosotros, como el Eula nos dijo: “Oiga, hagan un estudio del uso del agua a través de punteras, porque la parte de la DIA respecto del uso de napas subterráneas está súper pobre”. No hicieron estudios, después del 27 de febrero subió 1,5 metros el nivel del mar, entonces el agua empezó a salir como café, después no salía agua, nosotros estuvimos sin agua como un mes en nuestra población después del terremoto. Hicimos la encuesta y claro, yo no sabía que había tanta gente que usaba puntera; la fuimos a dejar, la presentamos en la Intendencia, y después de eso la opinión de los seremis cambió rotundamente, y le dieron la opción al titular para que ellos hicieran su refutación, y ellos señalan que el 90% tiene agua potable y que el resto usa agua de cerro y nadie usa puntera. Entonces yo creo que los seremis dijeron: “O Laraquete Sustentable está mintiendo o el titular está mintiendo”. Yo creo que mandaron gente ahora para revisar el estero, si efectivamente está seco, para entrevistar a algunos vecinos para ver qué tipo de agua usan, eso me imagino.

A ver el estero El Molino, venían a hablar con la gente para ver si efectivamente usaban punteras, yo creo que es porque lo que entregó Pirquenes se debe contradecir mucho con lo que entregamos nosotros antes; entonces yo creo que quieren venir a verificar ellos mismos quién es el que está mintiendo.

El informe de la empresa es un chiste, no tiene fundamentos, se están basando en una memoria que hizo una estudiante de la Universidad de Concepción que abarca solamente las napas de Horcones y ese lugar queda a ocho kilómetros de nuestra población, que no tiene nada que ver con las napas de nosotros.

ZONA SATURADA


-¿Por qué este proyecto se ingresó sólo con una Declaración de Impacto Ambiental (DIA)?

-Una simple DIA, porque estos tipos entraron cuatro días antes del cambio de legislación; con el cambio a la ley 19.300 del medioambiente todos dicen que es mucho más estricta la nueva normativa, y es mentira, esta nueva ley favorece mucho la entrada de declaraciones de impacto ambiental; pero sí a nosotros nos favorecía que hubiese entrado con la nueva ley porque se alargaban los artículos que exigían la entrada de un estudio, sobre todo la cercanía a poblaciones donde se iba a emplazar el proyecto, el desarrollo turístico de la zona, y la calidad ambiental del área -zona saturada-. Nosotros tenemos saturación de suelo, de aire y de mar por la Celulosa Arauco y por Harting Aromas, que es una planta de químicos que está contaminando todas las napas de Horcones, que no tiene agua potable, usa solamente agua de puntera; entonces si tú vas y haces una encuesta de la gente que tiene cáncer o que ha muerto de cáncer en Horcones, te vas a sorprender.

Celulosa Arauco lleva más de 40 años, pero Harting Aromas lleva como 10 y la forma también en que se emplazó en el sector y cómo se ha ido agrandando, no ha compensado a nadie; es terrible cómo vive la gente de Horcones; antes allí la gente vivía de la extracción de camarones y ya no se pueden sacar porque están todos contaminados.

La DIA está llena de errores, está de falencias, es incompleta; el mismo Eula a través de la Oema hizo un análisis de la declaración y ahí dice que es necesario un estudio de impacto ambiental (EIA) para aprobar un proyecto así.

-¿Si lo entran como EIA ahí empieza todo de nuevo?

-Claro, ahí vuelve a cero todo, porque están obligados a pedir asesoramiento externo para que hagan todos los estudios que se hicieron de uso de suelo, de uso de napas, de la calidad de aire, todo lo tiene que hacer gente externa, y eso sería un año por lo menos más de proceso.

CELULOSA ARAUCO

-¿No se han metido con la Celulosa Arauco?

-No. El conflicto más latente fue cuando se lanzó trementina al mar, ahí fue cuando más pelearon los pescadores; en Laraquete es súper poco lo que puedes pescar; antes salían y salían todos los fines de semana, esa caleta estaba siempre llena, ahora es un desierto. Pero nadie pelea contra la Celulosa porque es una causa perdida. La última vez que se hizo un estudio lo vino a hacer un particular, hace como 20 años –unos estudiantes de una universidad- y extrañamente, después de que obtuvieron el resultado, los becaron a Europa para que se fueran tres años a estudiar y a cambio de que ese estudio no saliera. Se rumorea que ha habido mucha gente que ha tratado de estudiar y de ver cómo ha afectado en la zona, cómo se han saturado los suelos y el mar sobre todo, pero nunca ha salido a la luz algo.

-También nos contaban que La Tierra en que vivimos de Sergio Nuño vino a grabar acá y el programa nunca salió al aire.

-Es que es obvio, de hecho Pablo Medina, que es el representante del grupo Tamy Mapu, tiene fotos aéreas de la mancha que tiene la planta a su alrededor, en el océano, y creo que él es biólogo-químico, y también ha peleado mucho contra la celulosa.

Y lo más importante que ha hecho y que lo expuso en la Intendencia, es la cantidad que hay de pentaclorofenol a donde se va a emplazar el proyecto; en el ex aserradero donde se hizo -que ya no está en uso hace mucho tiempo- hay masas y masas de aserrín, y ahí está concentrado en muchas cantidades esa sustancia que es muy cancerígena, y después de que los seremis vieron el estudio yo creo que se deben haber preocupado y los dueños de Pirquenes refutaron, hicieron un estudio ellos, y no tiene fundamentos su defensa, cero.

Sí, Pablo Medina ha ayudado «n» en ese sentido, pero también como que se ha alejado de nuestra defensa porque sabe que la cuestión no es técnica sino que es política, y que no les interesan todos los estudios que hemos hecho.

LOBBY Y CONFLICTO DE INTERESES

-¿Cuál es la empresa que está detrás de este proyecto?

-SW Business y el dueño es Paul Fontaine que es hermano del ministro de Economía [Juan Andrés] y que fue ex asesor económico de Piñera en su campaña. Hay un conflicto de intereses terrible… Y el otro dueño es Rodrigo Danús, que tiene un dominio comunicacional enorme. Nosotros creemos que Piñera le tiene que deber algún favor a Fontaine porque es obvio que ya la Declaración pasó a un tercer plano; si ustedes leyeran la que presentaron es como si la hubiese hecho un estudiante recién egresado.

-¿Creen que este proyecto tiene “santos en la corte”?

-Supimos de maquinaciones, de lobby y “tránsfugamente” se postergó la votación, incluso se suponía que después que nosotros exponíamos se cerraba la etapa de defensa, ya no había más tiempo para argumentos, el informe consolidado ya estaba y extrañamente le dieron la oportunidad al titular del proyecto para defenderse a los argumentos que nosotros habíamos dado.

Nos dimos cuenta que el proyecto ya está ensuciado y envenenado por pura presión y política; sabemos que Rodrigo Danús y el asesor jurídico de Paul Fontaine, van por lo menos una vez o dos veces al mes a la Corema a presionar al Seremi de Medioambiente.

-Muchos de estos proyectos al final se deciden por temas políticos…

-Como agrupación nos hemos sentado a conversar y sabemos que 90% de las posibilidades es que si la rechazan acá, en Santiago la van a aprobar igual; hay una decisión de gobierno atrás de aprobar todos los proyectos energéticos que se vengan. Barrancones, por un tema social o mediático, Piñera dijo que no, pero aprobaron los de Campiche Ventana, Castilla, que era el proyecto termoeléctrico más grande de Chile y de Sudamérica; entonces qué nos queda a nosotros siendo que Pirquenes es la termoeléctrica más chica entre la Séptima, Octava y Novena Región, imposible que no la aprueben… Entonces, nosotros luchamos para que ojalá ésta sea la última que hagan, si ya somos prácticamente el patio trasero de la Octava Región; una termoeléctrica no la van a ir a hacer a Lonco, a Pedro de Valdivia, a pesar de que Fontaine y Danús dicen que este proyecto no va a contaminar en nada porque “traemos la última tecnología, igual a las termoeléctricas que tienen en Manhattan”; siempre se defienden con los mismo, que los proyectos en Manhattan están en medio de la ciudad sin contaminar, bueno que la hagan entonces en medio de donde viven ellos; acá en Coronel ya hay tres termoeléctricas, después van a hacer la de Pirquenes, y dicen que no se van a agrandar, pero es raro, porque el tamaño del proyecto no se condice con el terreno que compraron, que es enorme, entonces mienten, es obvio que la van a agrandar de aquí a cuatro o cinco años más.

Más Info: Laraquete Limpio

Por Cristian Sotomayor Demuth

El Ciudadano


Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Comparte ✌️

Comenta 💬