Dignidad Ahora

Denuncian que empresa noruega busca vender en Chile pesticida prohibido por la UE por su efecto nocivo en los ecosistemas marinos

El compuesto que utiliza la empresa noruega Benchmark en su tratamiento estuvo en el escrutinio público en el pasado, debido a que su aprobación en Escocia fue obtenida a través de lobby.

El medio digital Interferencia publicó un reportaje sobre Benchmark, una empresa noruega especializada en productos genéticos para mejorar la sustentabilidad de los productores de alimentos. La empresa llegó a Chile el año pasado con su área especializada en tratamientos para animales, con el fin de vender su producto CleanTreat, un tratamiento para piojos de mar en salmones.

Pero el tratamiento de la división genética de Benchmark sufrió un fuerte revés en la Unión Europea UE), donde el pasado 9 de junio uno de sus ingredientes fue prohibido en su uso para la producción salmonera. Se trata del imidacloprid, un pesticida catalogado por el Parlamento Europeo como “un elemento peligroso para el medioambiente y muy tóxico para la vida acuática, con efectos a largo plazo”.

La resolución de la UE explica que  «existe cada vez más evidencia que el uso de imidacloprid tiene efectos devastadores en la biodiversidad, particularmente en los ríos y vías fluviales, afectando no sólo a crustáceos, moluscos y especies que no son objetivo (insectos), sino también organismos de la tierra, además de además de provocar una disminución en las poblaciones de aves”.

El compuesto que utiliza Benchmark en su tratamiento estuvo en el escrutinio público en el pasado. En Escocia, el medio de investigación The Ferret publicó un reportaje en el que mostró correos electrónicos que probaban que la directora de la agencia encargada de la fiscalización de la producción pesquera, Annabel Turpie, hizo lobby para conseguir la aprobación del tratamiento.

A propósito de ese episodio, el profesor de biología de la Universidad de Sussex, Dave Goulson, explicó a The Guardian que los químicos utilizados en el compuesto se asemejan al novichok, un agente nervioso desarrollado por la Unión Soviética y que es considerado como uno de los más mortales que existen. “Se necesita una mil millonésima parte de un gramo para dañar la vida acuática, por lo que incluso los rastros más pequeños tendrían un gran impacto en la vida marina», sentenció el experto.


Comparte 👍

Comenta 💬