El Día de la Salud en Coronel: Cuando la cuarentena es un sacrificio

130

“Hoy poner fin a las Zonas de Sacrificio es una medida de prevención tan importante como la declaración de cuarentena total.”

De acuerdo al Instituto Nacional de Derechos Humanos, el año 2019 inició con 116 conflictos ambientales a lo largo de Chile. Las catástrofes ambientales de Coronel y Quintero en el año 2018, sumado a la escasez de agua que afecta a las comunidades del norte y centro de Chile han hecho del medio ambiente y las Zonas de Sacrificio un tema de preocupación nacional. Reflejo de ello fueron los resultados de las encuestas realizadas en los primeros meses de la revuelta popular, los cuales arrojaban que reivindicaciones ambientales como la desprivatización del agua, la recuperación de los bienes comunes y la protección de los ecosistemas, contaban con gran aprobación de la ciudadanía y debían ser consideradas en la Nueva Constitución Política. Estas propuestas emanaron desde diversos colectivos socioambientales articulados en torno a la defensa del territorio, que denuncian la voracidad de este modelo, y por ello nos convocan a pensar en otro tipo de desarrollo. Concluyen: “El neoliberalismo y el extractivismo configuran un sistema de despojo totalmente incompatible con la sustentabilidad y el buen vivir”. 

Realidades en Sacrificio

El concepto Zonas de Sacrificio fue acuñado por el INDH el año 2014 en el informe “Territorios y Derechos Humanos” para referirse a aquellas localidades del país donde se vulnera el derecho a vivir en un ambiente libre de contaminación, y con ello, la violación de otros derechos fundamentales, como el derecho a la educación, al trabajo y a la salud. El mismo informe indica que según la OMS, en Chile existieron 4 mil muertes prematuras causadas por  la contaminación atmosférica producida por las emisiones industriales. La sociedad civil organizada en agrupaciones socioambientales y organismos no gubernamentales han denunciado con anterioridad la profunda precarización de la vida en las Zonas de Sacrificio; la degradación de los ecosistemas ha generado afecciones a la salud y el bienestar de las comunidades, conjugándose a la precarización de las condiciones de trabajo y salarios, desatando una pobreza multidimensional. 

Por su parte, el movimiento feminista ha nutrido el concepto de  Zonas de Sacrificio. Las lecturas del ecofeminismo señalan que el extractivismo presente en los territorios en sacrificio fortalece el sistema de dominación patriarcal, y con ello los roles y estereotipos de género, configurando espacios exacerbadamente masculinos. Los nuevos empleos son prioritariamente para hombres, mientras las mujeres  se ven  relegadas a las labores domésticas y de cuidados. Este análisis permite, en primer lugar, relevar la resistencia comunitaria en estos territorios donde la mujer ha tomado el rol de sostenedora de la vida y en primera línea de lucha contra el extractivismo. En segundo lugar, conocer la propuesta de defensa del territorio-cuerpo tal como se hace con el territorio-tierra, es decir, una nueva lectura del cuerpo humano como primer territorio de disputa y en resistencia, ya que se encuentra expuesto a las condiciones sanitarias creadas por las industrias y las autoridades gubernamentales. Sus principales reivindicaciones son el Buen Vivir y la garantía de condiciones mínimas para habitar dignamente estos territorios.

Sobre los hechos, una breve radiografía diría que las 5 comunas reconocidas como Zona de Sacrificio en Chile son territorios empobrecidos y de baja infraestructura sanitaria, se caracterizan por albergar grandes parques industriales que en ocasiones colindan con sectores residenciales a los cuales afectan a causa de eventos contaminantes frecuentes. Un factor común es la presencia de centrales termoeléctricas a carbón, responsables de emisiones de Dióxido de carbono (CO2) y Material Particulado (MP10) a la atmósfera. Actualmente la comuna de Huasco (2012) se encuentra declarada Zona Latente porque la concentración de MP10 en el aire supera el 80%. En el caso de Tocopilla (2008), Quintero-Puchuncaví (2015) y Coronel (2015), están se encuentran declaradas Zonas Saturadas debido a que la concentración de MP10 y MP2,5 en el aire sobrepasan la norma.

La Pandemia 

Hace unas semanas científicos italianos de las universidades de Bari y Bolonia investigaron la relación entre la contaminación del aire y la propagación del Coronavirus. Con el pasar de los días esta hipótesis ha sumado el importante respaldo de científicos británicos y académicos estadounidenses. El informe postula que el Covid-19 se aferraría al Material Particulado 2,5 lo que le permitiría mantenerse en suspensión en el aire hasta por 3 horas pudiendo ser inhalado por una o varias personas tiempo después de haber sido emitido. Esto podría explicar la asombrosa rapidez de la propagación de la pandemia en áreas urbanas como Wuhan en China, en regiones industrializadas del norte de Italia, y otras grandes ciudades donde se registran altos niveles polución aérea. Además, detalla que una vez decretada la cuarentena en estas zonas se redujo considerablemente la contaminación del aire y a la vez, el número de contagiados, ya que el virus encontró menos partículas para adherirse y menos receptores. Esto último nos hace ver que una declaración de cuarentena estricta en el país es tan urgente como tomar medidas para mejorar la calidad del aire.

Relacionado:  Covid-19: Parlamentarios piden conmutar penas a detenidos por manifestaciones sociales

Sobre esta evidencia científica es necesario preguntarnos ¿están las Zonas de Sacrificio preparadas para enfrentar esta emergencia sanitaria? ¿Qué lecturas podemos hacer de la Pandemia desde estos territorios? Coronel es Zona de Sacrificio, y desde Enero del 2019, Zona de prohibición para explotación de nuevas aguas subterráneas. Esta declaración fue recomendada por el Banco Mundial en el año 2011 en su informe “Diagnóstico del Recurso Hídrico en Chile”, donde establecía que los denominados acuíferos Coronel Norte y Coronel Sur, según la relación entre demanda y capacidad de recarga del recurso, se encontraría en una preocupante condición de sobreotorgamiento en el orden del 4.500%. O sea, que el abastecimiento de agua potable de los hogares de Coronel, que proviene principalmente desde el agua subterránea, estaría en riesgo debido a la alta demanda y gran cantidad de propietarios.

Según los números de MODATIMA 380.000 familias en Chile no pueden cumplir los repetitivos llamados a tomar las medidas preventivas para no contagiarse del COVID-19 debido a su precario acceso al agua potable, impidiéndoles lavarse las manos frecuentemente. Por otra parte, el Material Particulado suspendido en el aire tiene aproximadamente a 250.000 personas que habitan las comunas de Sacrificio en extrema vulnerabilidad ante la propagación del Coronavirus. La Pandemia ha hecho visible la cara más brutal de este modelo, y no debemos olvidar que las Zonas de Sacrificio forman parte de ella. Pero es la misma Pandemia la que también otorga la oportunidad de convencernos de que debemos pensar en otro tipo de desarrollo que contemple los principios del buen vivir, como la relación de respeto con los ecosistemas y la facultad de las comunidades a decidir sobre su territorio.

Ante la actual crisis sanitaria es necesario tomar todas las medidas preventivas para resguardar la salud y bienestar de la población. Hoy poner fin a las Zonas de Sacrificio es una medida de prevención tan importante como la declaración de cuarentena total, de esta forma contribuiremos a prevenir contagios y evitar saturar el precario sistema de salud chileno. Es justicia ambiental, pero también la protección de la vida de casi 250.000 hombres y mujeres que habitan en comunas que durante décadas han estado bajo la sombra de la contaminación. Para esto son necesarias las siguientes acciones con inmediatez:

  • -Revisar el cronograma de descarbonización y acelerar el cierre de las 27 centrales termoeléctricas a carbón que funcionan en Chile. Esto significaría una importante reducción de las emisiones contaminantes.
  • -Recuperar el agua para garantizar el acceso a cada ciudadano y ciudadana, especialmente durante la emergencia sanitaria. Para ello se necesita derogar el código de aguas que consagra el vital recurso a propietarios perpetuos.
  • -Políticas públicas para una institucionalidad ambiental robusta en la protección de los ecosistemas y promoción de energías renovables no convencionales (ERNC) como fuente esencial para el buen vivir y la sustentabilidad. 
  • Actualización de la norma de emisión de termoeléctricas y nuevas normas para agua, tierra y aire con el estándar OMS. 

Actualmente, en Chile hay 21 zonas declaradas Latente o Saturadas, y muchas de estas no cuentan con planes de descontaminación atmosférica o este aún no se encuentra en ejecución, lo que implica una grave vulneración al derecho a vivir en un ambiente libre de contaminación. 

La crisis sanitaria también es ambiental. 

________________________________________________________________________

Referencias

  • Feminismo Popular y Territorios en Resistencia: La lucha de las mujeres en la Zona de Sacrificio Quintero-Puchuncaví, 2019.
  • Mujeres en Defensa de Territorios. Reflexiones Feministas Frente al extractivismo, 2019.
  • Informe País: Estado del Medio Ambiente en Chile, 2018.
  • Conflictos por el Agua en Chile: Entre los Derechos Humanos y las Reglas del Mercado, 2010.

Linkografía 

Informe “Territorios y Derechos Humanos”, INDH, 2014.

https://www.indh.cl/wp-content/uploads/2014/12/Territorios-y-derechos-humanos-INDH-2014.pdf

“Zonas de Sacrificio”, Fundación Terram.

“Procedimiento para declaratoria de Zonas Latentes y Zonas Saturadas”, Ministerio del Medio Ambiente.

http://www.mma.gob.cl/transparencia/mma/doc/InstProceDeclaraModifDeregaZonaSaturadaLatenteAtmosf.pdf

“Listado de declaratorias de Zonas Saturadas y Zonas Latentes”, Ley Chile.

https://www.leychile.cl/Consulta/listado_n_sel?itemsporpagina=10&totalitems=27&npagina=2&_grupo_aporte=&agr=1020&sub=511&comp=&tipCat=

“Estudio en Italia plantea que contaminación del aire podría ayudar a la propagación del Covid-19”, Emol, 24 de Marzo de 2020.

https://www.emol.com/noticias/Tecnologia/2020/03/24/980888/Estudio-coronavirus-contagio-smog-contaminacion.html

Documento ”Chile. Diagnóstico de la gestión de recursos hídricos”, Banco Mundial, 2011.

http://documentos.bancomundial.org/curated/es/452181468216298391/pdf/633920ESW0SPAN0le0GRH0final0DR0REV-0doc.pdf

“Atlas Ambiental de Coronel”, Ecoronel.

http://www.ecoronel.cl/atlas-ambiental-de-coronel/medio-fisico/hidrografia/aguas-subterraneas/

Declaratoria “Coronel Zona de Prohibición de nuevas explotaciones de agua subterránea”, Diario Oficial de la República de Chile, 15 de Enero 2019.

https://www.diariooficial.interior.gob.cl/publicaciones/2019/01/15/42254/01/1524395.pdf

“Coronel es declarado Zona de Prohibición para nuevas explotaciones de agua subterránea”, Radio Don Matías.

“Encuesta: Un 80,7% está de acuerdo con cambiar la Constitución”. ADN Radio, 3 de Noviembre 2019.

https://www.adnradio.cl/nacional/2019/11/03/encuesta-un-807-esta-de-acuerdo-con-cambiar-la-constitucion-3974580.html

“Académicos advierten riesgo de un invierno con más contaminación pese a medidas restrictivas por COVID-19”, Universidad de Chile, 2 de Abril 2020.

https://www.uchile.cl/noticias/162288/academicos-advierten-riesgo-de-un-invierno-con-mas-contaminacion

“Termoeléctricas a Carbón en Chile. Demandas para acelerar la transición energética”, Chile Sustentable.

http://www.chilesustentable.net/wp-content/uploads/2017/09/Cartilla-Termoel%C3%A9ctricas-a-Carb%C3%B3n-7.pdf

Por Gonzalo Soto Godoy / Movimiento Salvemos Coronel