Honduras: Aparecen nuevos sospechosos del asesinato de Berta Cáceres

En Honduras se está realizando la primera audiencia de imputación de los cargos correspondientes a los cuatro autores intelectuales y materiales del asesinato de la activista social Berta Cáceres, quien fue asesinada el pasado 3 de marzo de este año. En las primeras indagaciones medios locales ya manejan la implicación de otros dos funcionarios del Gobierno hondureño y de un alto empresario.

Berta-caceres-en-vida-6-770x470

En primer orden, la Fiscalía ha presentado a Sergio Rodríguez, gerente en temas sociales de la empresa Desarrollos Energéticos S. A. (DESA), quien se presume que contactó a Douglas Bustillo para que éste contratara a un gatillero (asesino a sueldo) que efectuara el crimen.

Bustillo es un militar retirado y exjefe de seguridad de DESA, que incluso fue denunciado por Cáceres por haber sufrido de su parte amenazas e intimidaciones. Este, a su vez; contactó a Mariano Chávez, un militar activo de las Fuerzas Armadas de Honduras. Este último fue quien contactó a un pistolero, Edilson Duarte, otro militar retirado, que finalmente fue identificado como el autor material.

Según informa TeleSUR, en esta primera audiencia se evaluarán las pruebas presentadas por la Fiscalía, que se suponen son contundentes, por lo que se espera que el juez proceda a detener de inmediato a los tres autores intelectuales y al autor material. Se prevé que luego de sus detenciones se fije otra audiencia, pero esta vez para dictar sentencia a los acusados.

Medios locales difundieron algunas informaciones de que en el crimen también estárían implicados, como autores intelectuales, un diputado del Congreso Nacional de Honduras y un vicealcalde de unas de las comunidades que defendía la activista y un alto empresario.

Fuente: TeleSUR

 

4,224,469FansMe gusta
141,177SeguidoresSeguir
289,099SeguidoresSeguir
16,449SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

Declaran vacantes escaños de líderes catalanes en el Parlamento Europeo

Los diputados deben acudir a España y presentarse ante el Parlamento para prestar juramento ante la Carta Magna y no perder su puesto.
- Advertisment -

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -