La humanidad adelanta el día del apocalípsis ambiental (+VIDEO)

251

Según organizaciones defensoras del medio ambiente, a partir del próximo primero de agosto la humanidad vivirá «a crédito» con la naturaleza, tras haber consumido en 2018 la «totalidad de los recursos que el planeta puede renovar en un año».

«A este ritmo llegaremos a un momento en el que simplemente la naturaleza no aguantará más nuestro consumo y colapse. Ese será el día del apocalipsis», señaló Global Footprint Network en un informe.

Anualmente, esta organización calcula el día en el que la humanidad demanda de la naturaleza más de lo que ella misma es capaz de regenerar. Este año, la fecha se adelantó hasta el primero de agosto. «Este año nos gastaremos todos los recursos de carbón, madera, agua, comida, fibras y tierra en tan solo 212 días».

En 2017, el «Día de sobregiro», como se ha llamado a esta fecha, ocurrió el 8 de agosto, mientras que en 2015, la fecha marcada fue el 13 de agosto. Los cálculos comenzaron en 1970, cuando la fecha de sobregiro ocurrió el 29 de diciembre. Desde entonces, la devastación humana avanza sin freno.

Para hacer el cálculo, Global Footprint Network tiene en cuenta la huella de carbono, los recursos consumidos para la pesca, la ganadería y la agricultura, así como el uso del agua.

Mathis Wackernagel, director ejecutivo y cofundador de Global Footprint Network, le dijo al medio inglés The Guardian:Estamos tomando prestados los recursos futuros de la Tierra para operar nuestras economías en el presente. Esto puede funcionar por un tiempo, pero eventualmente nos sucederá lo que le sucede a cualquier país, compañía u hogar que se entierra cada vez más en deudas: colapsar”.

Relacionado:  España: Guardia Civil detiene banda criminal por trasladar más de 2.500 toneladas de residuos tóxicos a África

Los humanos ya estamos experimentando algunos efectos de ese colapso. De eso se trata el apocalipsis, del momento en que «corremos el velo» para ver nuestra inminente destrucción: escasez de agua, degradación de los suelos por una agroindustria extensiva, un clima cada vez más extremo y errático producto del calentamiento global causado por la quema excesiva de combustibles fósiles.