Un estudio noruego alerta sobre esta contaminación

Industria textil y artículos de lujo infectan de «lemma» los mares y ríos (+VIDEOS)

El 33% de la contaminación por eutrofización en los mares, ríos y lagos fue culpa de productos no alimenticios, como la fabricación de ropa y muebles

Durante los últimos 30 años, las aguas de los mares, ríos y lagos han sufrido un proceso acelerado de eutrofización como consecuencia de un mal manejo de las aguas residuales de la ciudad. Producto de ello, la lemna gibba se ha ido reproduciendo exponencialmente, formando una inmensa alfombra verde en estos ecosistemas.

Una investigación anoruega caba de revelar que la industria textil y artículos de lujo, característicos de las sociedades más ricas, son responsables de al menos 30% de la contaminación que crea zonas “muertas” en lagos, mares y ríos.

¿Qué es la lemma?

La historia usual empieza en los cultivos agrícolas, donde campesinos y, en mucho mayor medida, grandes empresas usan fertilizantes cuyos principales componentes son el nitrógeno, el fósforo y el potasio, que, en su mayoría, son absorbidos por las plantas para crecer sanas. Sin embargo, lo que las plantas no absorben se filtra hacia quebradas y ríos que, más tarde, llegan al océano.

Ese exceso de nutrientes hace que cierto tipo de algas crezcan a una velocidad descomunal. El resultado: una invasión incontrolable de algas que le quitan el oxígeno al agua, matando peces, otro tipo de plantas marinas y todo indicio de vida. Ese asesinato ambiental se llama “eutrofización”.

La ropa: el contaminante silencioso

Muchos países son conscientes del rol fundamental de la agricultura para solucionar este problema. Sin embargo, una investigación de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología acaba de demostrar que más del 30% de la eutrofización de mares y ríos es culpa de la producción de ropa y otros bienes de lujo, como muebles.

De acuerdo con la investigación publicada en la revista Nature Sustainability, en 2011, el 35% de la contaminación por eutrofización en los mares, y el 33% de este problema en ríos y lagos fue culpa de productos no alimenticios. Comparado con datos del año 2000, hubo un incremento del 28%.

“Normalmente pensamos en la producción de comida como la culpable detrás de la eutrofización. No obstante, si estamos tratando de entender y controlar en su totalidad este fenómeno, ignorar las contribuciones de otros bienes de consumo, como la ropa o los muebles, significa que solo estamos solucionando este problema de manera parcial”, señaló Helen Hamilton, quien dirigió la investigación.