Informe anual confirma dramáticos y acelerados cambios ambientales en el Ártico

Aunque 2017 no fue un año récord, de todas maneras hay evidencia de que el Ártico se está calentando al doble de la tasa promedio mundial. Los autores del informe reiteran que el camino a seguir es la mitigación del cambio climático, poniendo fin a nuestra dependencia de los combustibles fósiles y adoptando un futuro de energía limpia.

El nivel devastador del impacto climático en las regiones polares ha sido confirmado por el informe anual sobre el Ártico de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) de EEUU, que fue presentado en la conferencia anual de otoño de la Unión Geofísica Americana en Nueva Orleans.

Los autores de la agencia científica estadounidense concluyeron que aunque 2017 no fue un año récord, de todas maneras hay evidencia de que el Ártico se está calentando al doble de la tasa promedio mundial.

Los amplios cambios ambientales que surgen como resultado de este calentamiento están comenzando a definir “una nueva normalidad emergente” en la región, dice el informe. El año estuvo cerca de las temperaturas más cálidas jamás registradas, solo superadas por las de 2016.

También hubo temperaturas oceánicas superiores a la media, pérdida continua de hielo marino y diversos efectos negativos en las personas y los ecosistemas del Ártico.

Además de que las mediciones dieron el nivel más bajo de hielo marino en invierno (en el punto alto del invierno), los autores revelan que el hielo también se está adelgazando cada año.

“Los cambios rápidos y dramáticos que seguimos viendo en el Ártico presentan importantes desafíos y oportunidades”, dijo el Dr. Timothy Gallaudet, administrador interino de NOAA. “El reporte de este año es un poderoso argumento de por qué necesitamos observaciones sostenidas del Ártico a largo plazo, para respaldar las decisiones que tendremos que tomar para mejorar el bienestar económico de las comunidades árticas, la seguridad nacional, la salud ambiental y la seguridad alimentaria”.

El informe revisado por pares está compuesto por el trabajo de más de 80 científicos de 12 naciones y su objetivo es proporcionar la información más actualizada sobre el estado del Ártico hasta ahora.

Este año la publicación también incluye informes especiales sobre el impacto del calentamiento en las valiosas pesquerías del este del mar de Bering, los incendios forestales en el Ártico y el deshielo del permafrost, que compromete su infraestructura.

“El camino a seguir es claro: la mitigación del cambio climático es absolutamente vital. Necesitamos reducir las emisiones, poner fin a nuestra dependencia de los combustibles fósiles y adoptar un futuro de energía limpia, por el bien de nuestro planeta, su gente y la vida silvestre”, dijo David Aplin, director de administración de los programas estadounidenses para el Ártico de WWF.

El Ciudadano, vía The Independent

Compártelo

Comentarios