Metro de Turquía canjea botellas de plástico reciclables por boletos

Un proyecto de la alcaldía de Estambul, en Turquía, promueve el reciclaje de botellas de plástico, a través de un proyecto piloto que se puso en marcha en el sistema Metro de esta ciudad.

La iniciativa ha tenido buena acogida por los usuarios del servicio de transporte subterráneo. En tres estaciones se habilitó un distribuidor de tarjetas (medio de acceso) que recibe botellas de plástico a cambio.

De esta manera, promueven una conciencia ecológica y medioambiental en quienes utilizan el transporte masivo. En lugar de dinero, los usuarios insertan botellas de plástico en la máquina dispensadora de boletos.

Se trata de nuevas máquinas expendedoras de billetes diseñadas para detectar el material que se recicla y convierte en descuento para el trayecto de los usuarios.

Por tratarse de un proyecto que apenas inicia, este “canje ecológico” está disponible en apenas tres estaciones del metro de Estambul, con 25 máquinas disponibles para los usuarios, pero se perfila una masificación a futuro, de acuerdo con las autoridades locales. A finales de 2018, se espera tener al menos 100 de estas máquinas instaladas.

En primer lugar, la propuesta del Municipio Metropolitano de Estambul intenta “sensibilizar a la población sobre el reciclaje” y cambiar los malos hábitos en cuanto a los desechos sólidos. En segundo lugar, aboga por una mejor gestión de desperdicios, pues “Turquía se sitúa en el puesto 108 (de 180) del Índice de Desempeño Ambiental”.

De acuerdo con datos de la Fundación Copüne Sahip Cik (Ocúpate de tus desperdicios), el porcentaje de reciclaje en ese país es muy bajo: “solo 11 % de los 31 millones de toneladas de desechos que genera Turquía cada año se reciclan” y la meta es alcanzar una tasa de reciclaje de 35 % de aquí a cinco años.

Políticas ambientalistas

La iniciativa no solo se circunscribe en el sector transporte, ya que autoridades del actual Gobierno de Turquía se proyectan más ecológicos para 2019.

En ese sentido, el ministro turco de Medioambiente, Murat Kurum, anunció en noviembre pasado que las bolsas plásticas servirían como parte de pago a partir del próximo año.

El objetivo del funcionario es que cada ciudadano turco use una media de 10 bolsas de plástico para el año 2025. La cifra promedio actualmente es 440 bolsas de plástico al año.

Reciclaje orgánico

Otras formas de reciclaje en Turquía se han puesto en práctica a nivel orgánico, precisamente en un centro de gestión de residuos de Estambul, donde los empleados recuperan desperdicios orgánicos para crear fertilizantes.

Citado en un trabajo especial de la AFP, Ibrahim Halil Türkeri, responsable de reciclaje de la alcaldía de Estambul, considera que «unos desperdicios más limpios se tratarían en nuestros centros y se convertirían en materiales reciclados de mejor calidad«.

Al mismo tiempo, Ahmet Hamdi Zembil, ingeniero de ISTAC, una empresa de gestión de residuos de Estambul, que produce electricidad a partir del gas generado por la quema de desechos orgánicos, comenta: «El año pasado tratamos siete millones de toneladas de desperdicios y produjimos 400 millones de kilovatios hora de electricidad«.

La estrategia ambiental del Gobierno de Turquía pareciera estar copiando, en buena medida, la iniciativa de Indonesia, que desde octubre pasado motiva a los ciudadanos ofreciendo viajes en autobús a cambio de vasos y botellas de plástico.

Actualmente, Turquía se encuentra en el tercer lugar de los países que más producen desechos sólidos, precedido de Alemania y Francia.

(Video) Dos científicas inventan cómo descomponer el plástico para salvar los océanos

Greenpeace denuncia que 14 mil años demora en degradarse plástico de canasta básica chilena

4,224,202FansMe gusta
140,431SeguidoresSeguir
289,143SeguidoresSeguir
16,448SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

- Advertisment -

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -