Minera Los Pelambres, responsable de nuevo derrame tóxico en el río Choapa

Un derrame de 13 mil litros de concentrado de cobre cayó el pasado sábado 1 de agosto a las aguas del río Choapa

Un derrame de 13 mil litros de concentrado de cobre cayó el pasado sábado 1 de agosto a las aguas del río Choapa. El hecho, ocurrido a las 19:30 horas, se debió a una falla en una pieza del sistema de tubería auxiliar de la Minera Los Pelambres. La descarga se produjo en el kilómetro 37, en las cercanías de la localidad de Panguesillo, en la comuna de Salamanca, Cuarta Región. Con éste, suman 12 los derrames contaminantes que esta minera ha protagonizado desde agosto de 2008.

Nuevamente, la minera Los Pelambres es responsable de la contaminación del río Choapa; así demuestran una vez más que toda la verborrea sobre desarrollo sustentable -que como eco circense repite la autoridad-, es puro discurso sin consistencia, ya que queda al descubierto a través de estos eventos, que la actividad minera de Los Pelambres tiene mucho de letal y de sustentable nada.

Según declaración a la Radio Illapel, la Gobernadora del Choapa no quiso referirse al hecho; sin embargo, durante la tarde ella tuvo que hacerse presente en el terreno en cuestión -junto a los seremis de Minería y de Medio Ambiente-, ya que alrededor de 200 personas de la comuna de Salamanca se encuentran movilizadas y tienen cortado el camino a la altura de Panguesillo y Llimpo. Ellos fueron claros en exigir que la Gobernadora llegara hasta este lugar, puesto que, como primera autoridad provincial, es quien debe velar por el cumplimiento de las leyes de protección a los ciudadanos.

Alfonso Montenegro, vocero de la Junta de Vigilancia del río Choapa, declaró que una vez más la calidad de las aguas es de alto riesgo; esto tiene que ver con la vida en general, ya que con esta agua riegan las siembras que después van a dar a nuestras casas y son parte de nuestra alimentación; sin considerar, además, que la contaminación podría filtrarse a través de las napas subterráneas hasta el agua potable.

Este atentado a la vida afecta directamente a los camaroneros, cuya actividad laboral es realizada por algunos desde hace cuarenta años, declaró Marlene Villalón, presidenta de los Camaroneros; son 37 personas que trabajan en esto y eso significa que es esa misma cantidad de familias la que se ve directamente afectada en su subsistencia.

Por su parte, el vocero de la Minera, Miguel Sánchez -explicando lo injustificable-, dijo que se detuvo el envío de concentrado, refiriéndose al plan de contingencia, no aportando a las preguntas sobre una posible fatiga de material en el ducto, dadas las repetidas fallas de los últimos meses. Mientras, la ciudadanía sufre las consecuencias de la irresponsabilidad de quienes demuestran, de esta manera, que poco y nada les interesa la seguridad de la ciudadanía -cuando los intereses económicos son más importantes dentro de la escala valórica del capitalismo letal.

Oscar Toro, de Aguas del Valle, en declaración a las radioemisoras de la provincia, dijo que por lo menos el agua del radio urbano de Salamanca no revestía peligro en su consumo, no asegurando nada respecto a las aguas del sector rural.

Agapito Santander, Consejero Regional, quien es parte de la Comisión de Medioambiente, declaraba a mediodía de ayer que la autoridad regional competente es quien debe hacerse presente en terreno y no las Fuerzas Especiales de Carabineros. En este momento, mientras la autoridad se reúne a conversar con la comunidad, este contingente militarizado se encuentra en Salamanca en estado de alerta, por si no se llega a un acercamiento de posturas y los ciudadanos afectados deciden continuar las movilizaciones; entendiéndose que, la presencia de las fuerzas especiales, es la respuesta más clara que se tiene hasta el momento por parte de la autoridad.

En horas de anoche, aún la autoridad se encuentraba dialogando con la comunidad movilizada, en tanto ésta exige que la autoridad y la Minera hagan un reconocimiento público y social sobre la contaminación que provoca Los Pelambres. Dirigentes de la comunidad organizada, expresan que, si ni siquiera se puede controlar a Pelambres, una minera que ya está instalada hace muchos años, entonces ¿cómo van a poder hacerlo con la empresa Latinoamericana -filial Vale-, que tienen un largo prontuario de irregularidades en contra de la vida de los valles donde se han instalado?

Al parecer, el futuro ambiental del Valle del Choapa se encuentra agonizando, sin que aún surja una voz que desde la autoridad lo defienda. ¿Estaremos frente a la muerte de la coherencia y la razón humana; qué es lo que nos espera, qué respuesta le daremos a nuestras generaciones futuras?

Por Ana Leyton (desde El Choapa)

Fotografìas de Cristina Farías

El Ciudadano


Comparte 👍

Comenta 💬