Nuevo informe advierte de «la alta probabilidad de que la humanidad llegue a su fin» en 30 años

Un nuevo informe advirtió que en las próximas décadas existe un riesgo serio para la humanidad debido a la crisis climática. Los investigadores hablan de una «alta probabilidad de que la civilización humana llegue a su fin» en las próximas tres décadas, a menos que se tomen medidas urgentes.

El informe, publicado por el centro de investigación australiano ‘The Breakthrough National Center for Climate Restoration’, describe un escenario apocalíptico que podría ver condiciones «más allá del umbral de la supervivencia humana» en gran parte de nuestro planeta para 2050. Su análisis calcula el riesgo de seguridad existencial, relacionado con el clima en la Tierra, a través de un escenario de 30 años en el futuro.

El informe se rehúsa a restar importancia a su sombría evaluación de lo que podría suceder, advirtiendo de «un riesgo existencial para la civilización […] que conlleva grandes consecuencias negativas, permanentes e irreversibles, ya sea por la aniquilación de la vida inteligente o la reducción permanente y drástica de su potencial».

Los autores argumentan que ahora estamos en una situación única, sin un equivalente histórico preciso, con temperaturas que no se parecen a nada que hayamos experimentado y una población de casi 8 mil millones de personas. Esto requiere que trabajemos para evitar las posibles catástrofes en lugar de analizar las probabilidades, ya que aprender de los errores no es una opción cuando se trata de riesgos existenciales.

Teniendo esto en cuenta, proponen un «escenario 2050», plausible y aterrador, en el que la humanidad podría enfrentar un colapso irreversible en solo tres décadas.

Entre 2020 y 2030, los gobiernos fallan en actuar sobre la evidencia de que el Acuerdo de París no es suficiente para evitar que la temperatura de la Tierra aumente y habrá un calentamiento de al menos 3°C. Según lo proyectado por estudios anteriores, los niveles de dióxido de carbono han alcanzado 437 partes por millón, lo que no se ha visto en los últimos 20 millones de años. Actualmente, el planeta se calienta a 1,6°C .

En 2030 se alcanzan emisiones máximas, las que luego se reducen. Sin embargo, las retroalimentaciones del ciclo del carbono y el uso continuado de combustibles fósiles aumentan las temperaturas en 3°C hacia 2050.

En 2050 existe un consenso científico de que hemos alcanzado el punto de inflexión para las capas de hielo en Groenlandia y la Antártida Occidental antes de los 2°C de calentamiento y, para el permafrost generalizado, antes de 2,5°C. Se desarrolla un escenario global de invernadero en que las temperaturas no pueden sino aumentar en 1°C, aún si detenemos las emisiones de inmediato.

En este punto el impacto en los humanos está fuera de escala. El 55% de la población mundial se expone a más de 20 días anuales de condiciones de calor letal, más allá del que podemos sobrevivir. América del Norte sufre fenómenos meteorológicos extremos, incluidos incendios forestales, sequías y olas de calor. Los monzones en China escasean, los grandes ríos de Asia prácticamente se secan y las precipitaciones en América Central se reducen a la mitad.

Las condiciones de calor mortal en África occidental se extienden a más de 100 días al año y la energía no da abasto para que los países más pobres tengan suficientes ambientes enfriados artificialmente, por lo tanto las poblaciones dejan de ser viables. La producción de alimentos se ve gravemente afectada e inadecuada para alimentar a la población mundial. Más de mil millones de personas son desplazadas.

Las consecuencias repercuten en la seguridad nacional, ya que la escala de los desafíos relacionados, como los brotes de enfermedades pandémicas, son abrumadoras. Los conflictos armados por los recursos pueden convertirse en una realidad y pueden escalar hacia una guerra nuclear.

Los autores dicen que en el peor de los casos, se estima una escala de destrucción que está más allá de lo que pueden modelar, con una «alta probabilidad de que la civilización humana llegue a su fin».

Exponer estas posibilidades, terribles para nuestro futuro próximo, no tiene un ánimo de crear terror o angustia, sino de recordar y recomendar a las naciones que «examinen con urgencia el papel que puede desempeñar la seguridad nacional en la provisión de liderazgo y capacidad para movilizar mano de obra y recursos a corto plazo, a nivel de toda la sociedad, de una escala sin precedentes en tiempos de paz, para construir un sistema industrial de cero emisiones y reducir el carbono para proteger la civilización humana«, enfatizan los autores.

Es factible. El informe más reciente del Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC) establece un futuro más luminoso y esperanzador, si limitamos el calentamiento global a 1,5°C en lugar de los 2°C del Acuerdo de París. Hay formas de prevenir un negro futuro para nuestros hijos: solo debemos actuar ahora.

Fuente: IFLScience

4,223,414FansMe gusta
139,469SeguidoresSeguir
289,176SeguidoresSeguir
16,448SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

- Advertisment -

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -