Proyecto Embalse Punilla: El Río Ñuble en peligro

Se consiguió, al menos momentáneamente, parar la construcción de HidroAysén y sigue la lucha por parar el proyecto hidroeléctrico en el Río Maipo

Por CVN

Publicado en

Chile / Medio Ambiente / Regiones

0 0


Se consiguió, al menos momentáneamente, parar la construcción de HidroAysén y sigue la lucha por parar el proyecto hidroeléctrico en el Río Maipo.

Pero no es  la única cruzada a favor de los ríos libres que por desgracia, o por suerte, está viviendo nuestro país.

1087_525978_4566505997120_1912531007_n

El Río Ñuble, ubicado en la Región del Biobío, se encuentra amenazado por el proyecto Embalse Punilla,  que significaría la construcción de una represa en los límites entre las comunas de San Fabián y Coihueco. Según los datos publicados, su levantamiento correrá a cargo de empresas privadas y, ubicada a 15 kilómetros río arriba del pueblo de San Fabián, tendrá una altura de 136, 5 metros y supondrá la inundación de 1.700 hectáreas, 650 de bosques nativos, la laguna Chayacal y otros lugares de interés natural y turístico, además del desplazamiento de cerca de 40 familias.

esquema-punilla

Los objetivos del embalse son, según el Estudio de Impacto Ambiental (EIA), la extracción de agua de regadío y especialmente la generación hidroeléctrica, que sería de 94 MW.

Sin embargo, según han informado las agrupaciones opositoras a la construcción de la represa, las deficiencias llevadas a cabo en su proyección y aprobación son numerosas. A destacar:

{destacado-1}

En primer lugar, “No existe propuesta concreta de reasentamiento de las comunidades afectadas (Los Sauces, El Roble, Chayacal, Punilla, Camán); ni conectividad con comunidades sobre la cota del embalse.

En segundo, “este se ubicará dentro de la Reserva Mundial de la Biosfera nevados de Chillán Laguna del Laja, declarada por UNESCO en 2011, afectando a especies en peligro de extinción como el Huemul”.

Además, “No existe un informe que asegure la ausencia de daños en el muro del embalse ante un movimiento telúrico.” SERNAGEOMIN se excluyó de participar en el EIA, y tras el terremoto en 2011 se observó que el área de ubicación del muro es inestable geológicamente.

Con respecto al riesgo vulcanológico, este tampoco ha sido considerado en la evaluación ambiental, estando ubicado el muro a menos de 25 km del Volcán Chillán, activo y uno de los que más riesgo de erupción presenta del país.

El EIA, que puede consultar acá, tampoco especifica por dónde irá el tendido eléctrico.

La comunidad, cuyo principal potencial productivo es el turismo, critica que con este proyecto, unido al de la central Ñuble de Pasada, se está hipotecando su futuro.

Y el del su ecosistema.

En las informaciones difundidas por las agrupaciones opositoras al proyecto, denuncian que “los chilenos consumimos a nivel domiciliario únicamente el 15% de energía que se produce en Chile. Más del doble de esa cifra, el 34%, es consumida por la gran minería, en beneficio de intereses privados que rinden muy poco tributo a Chile.”

Denuncian la ilógica práctica de que sea el SEIA (servicio de evaluación de impacto ambiental) el que controle su construcción cuando este es dependiente del gobierno; “¿Qué hacemos como ciudadanos cuando aquel que te agrede es el mismo encargado de protegerte de los abusos?”

“A ver si alguna vez
Nos agrupamos todos 
Y nos ponemos firmes
Como gallinas que defienden sus pollos”

Nicanor Parra, Sanfabianino

A. Vallés/ El Ciudadano

Más info acá

 

 

 

Compártelo

Comentarios