Raúl Söhr: Energías renovables y su relación con el conflicto en Magallanes

Ante más de un centenar de personas expuso, en el Instituto de Ecología Política (IEP), el periodista y analista político Raúl Sohr sobre temas energéticos del momento

Por Cesarius

22/01/2011

0 0


Ante más de un centenar de personas expuso, en el Instituto de Ecología Política (IEP), el periodista y analista político Raúl Sohr sobre temas energéticos del momento. La crisis del petróleo, el conflicto en Magallanes y la necesidad de utilización de energías limpias y renovables fueron tópicos que analizó el miércoles pasado.

La charla, que se dio en el patio del IEP, donde las temáticas energéticas y ecológicas son inseparables. Ante ello, Söhr relató lo que pudo observar estando en Islas Malvinas, donde se da un ejemplo de comunidad energética limpia, según dice.

Islas Malvinas, hace 20 años atrás, funcionaban exclusivamente con energía con base en petróleo, mediante el generador eléctrico de la Isla. La dependencia energética “era estratégicamente incómoda debido a la situación geográfica del archipiélago”, afirmó el periodista. Actualmente, la situación es radicalmente diferente, según explicó, habiendo terminado con la dependencia de petróleo. Las Malvinas tienen seis aerogeneradores que logran producir el 40% del total soporte eléctrico para las Islas.

Raúl Söhr hace una comparación de la situación de Malvinas con la Región de Magallanes chilena, donde las condiciones climáticas son iguales e incluso mejores en términos eólicos. Dentro de esta ámbito, criticó la política energética del gobierno en Magallanes, donde con anterioridad se sabía la necesidad de subir el precio del gas pero no se dieron procesos concertados con la ciudadanía. En ese aspecto se podía perfectamente suplementar parte del consumo energético con nuevas formas de energía no contaminante que habrían suplido las necesidades de los habitantes de la región.

Sin embargo, para el analista, las zonas extremas del país son olvidadas para inversiones debido a la lógica centralista del país, que a la vez es la lógica neoliberal chilena, “el modelo de negocio es disfuncional para resolver el problema energético”, recalcó.

La necesidad de energías alternativas en Chile va más allá de una lógica ambientalista, sino de la capacidad de volverse independientes energéticamente. A pesar de su escasa población, Chile necesita generar la energía en su gran mayoría de materias primas importadas como carbón o gas.

Finalmente, Raúl Söhr, refutó la idea instalada por empresarios y el Gobierno de que el crecimiento demográfico implica un crecimiento energético, dado que en realidad en Chile la mayor parte de la inversión en energía es para satisfacer las necesidades de la industria minera. El periodista citó el ejemplo de Dinamarca, país que redujo su consumo energético, solamente con políticas de optimización y de ahorro energético en sus industrias.

Por Gustavo Peralta Vargas

El Ciudadano

Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Comparte ✌️

Relacionados

Comenta 💬