Shell y Exxon conocen desde 1980 el impacto negativo del calentamiento global y se han mantenido en silencio

Las gigantes petroleras Shell y Exxon se toman muy en serio lo que se denomina «secreto empresarial», aun y cuando comprometa al medio ambiente y a la supervivencia de la especie humana. Estas dos empresas conocen desde 1980 el impacto negativo que conlleva el calentamiento global y lo han mantenido en secreto desde entonces.

Un informe revelado por The Guardian – referido a su vez por RT- confirma que ambas firmas realizaron hace 38 años investigaciones científicas internas que pronosticaban las consecuencias planetarias de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) liberadas por los combustibles fósiles.

«En 1982, la petrolera Exxon predijo –sin nunca divulgarlo– que para el 2060 los niveles de dióxido de carbono llegarían a unas 560 partes por millón, lo que elevaría las temperaturas globales en al menos dos grados centígrados por encima de las registradas en la llamada era preindustrial», cita la nota del medio ruso.

En 1988, un documento similar, pero esta vez de la empresa Shell, pronosticó que el CO2 podría duplicarse para 2030.

The Guardian dice que ninguna de las dos petroleras quiso reconocer que sus productos se relacionaran con el calentamiento global, «aunque las investigación confirmaba esa conexión».

El informe indica que Shell también estaba al tanto sobre el crecimiento del nivel del mar en al menos un metro y sobre el posible derretimiento de la Antártida Occidental, fenómeno que traería una catástrofe.

Estos científicos que trabajaron para Shell advertían también sobre la destrucción de ecosistemas enteros por el aumento de la temperatura. Todo esto sin divulgarlo y advertirlo.

Calentamiento global podría generar escasez de hortalizas

Las revolución de las criptomonedas intensifica el calentamiento global

4,208,119FansMe gusta
130,257SeguidoresSeguir
289,350SeguidoresSeguir
16,413SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

Detectan un aditivo en chicles y mayonesa que puede causar cáncer

El consumo del aditivo dióxido de titanio, ha aumentado considerablemente en la última década, y ya ha sido vinculado a varias enfermedades.
- Advertisment -

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -