Una enorme impresora 3D construye casas ecológicas a bajo costo

El objetivo de este invento es dar solución a la escasez de vivienda, que se está transformando en un problema de dimensiones mundiales, especialmente en los países menos desarrollados.

 

big delta 2

Según la ONU, en los próximos años de aquí a 2030 se necesitaría un promedio de 100.000 casas diarias para satisfacer la demanda de vivienda, porque se estima que 4 mil millones de personas tendrán que vivir con ingresos menores a 3 mil dólares anuales, informa Cienciaxplora.

En virtud de este problema, una compañía italiana llamada WASP (World’s Advanced Saving Project) desarrolló una impresora 3D que mide 12 metros de altura a la que han bautizado BigDelta. El objetivo de este invento es dar solución a la escasez de vivienda, que se está transformando en un problema de dimensiones mundiales, especialmente en los países menos desarrollados.

La estructura de los científicos y expertos en tecnología del Centro Sviluppo Progetti (Rávena, Italia) sintetiza dos aspectos: economía y ecología, en un diseño que propone una alternativa a los costos que representa la producción de cemento. Además del ahorro en construcción, el mantenimiento que requieren las casas de adobe es mucho menor que en otro tipo de viviendas.

BigDelta funciona como una impresora 3D de filamentos, pero a escala gigante. Sus creadores afirman que es fácil de transportar y de ensamblar. Consiste en un armazón sobre el que se apoya una gran boquilla de impresión que va formando capas de paredes y techos en un movimiento espiral.

31

Los materiales usados son arcilla, agua y fibras naturales. La forma de las casas se basa en diseños tradicionales y la manera en que la impresora las construye, está inspirada en una especie de avispa que hace nidos de barro.

“Hemos demostrado que nuestra idea no era solo un sueño”, declaró el director de WASP, Massimo Moretti, en el lanzamiento del proyecto, informa el sitio de Wasp. “Es posible crear viviendas sostenibles y de bajo costo utilizando la tecnología de las impresoras 3D”.

BigDelta es fruto de tres años de estudios sobre materialidad, transporte y energía. “No se trata sólo de la casa… Necesitamos que el desarrollo de la máquina sea coherente con nuestra idea original: una impresora que expulse material y se alimente por el sol, el viento y el agua; que se adapte a cualquier tipo de ambiente y se pueda transportar y armar fácilmente”, concluye Moretti.

 

El Ciudadano


Comparte ✌️

Comenta 💬