Ley de Radios Comunitarias en Chile: sube el volumen de las voces ciudadanas

En un comunicado público, Radio Tierra y Corporación La Morada analizan el proyecto de ley que crea los Servicios Comunitarios y Ciudadanos de Radiodifusión


Autor: Wari
05/09/2009

En un comunicado público, Radio Tierra y Corporación La Morada analizan el proyecto de ley que crea los Servicios Comunitarios y Ciudadanos de Radiodifusión. Desde su perspectiva, la propuesta -que ya fue aprobada por la Cámara de Diputados-, no elimina completamente la inequidad en el acceso a un bien público como son las bandas sonoras.

La Morada y Radio Tierra hacen un llamado al Senado para que legisle fomentando la presencia de nuevos actores sociales en la radiofonía, en especial de las mujeres. Además, las firmantes propician que el debate se realice en un marco de respeto a las expresiones radiales de las comunidades organizadas y demandan que finalicen las acciones de hostilización en su contra.

La Cámara de Diputados aprobó por amplia mayoría el proyecto de ley que crea los Servicios Comunitarios y Ciudadanos de Radiodifusión de Libre Recepción, cuyo texto legal es precedido por el Mensaje de la Presidenta Bachelet que enfatiza la necesidad de potenciar y promover los medios de comunicación que permitan la expresión de la ciudadanía.

El texto aprobado, en primer trámite, otorga a las radios comunitarias un estatuto jurídico propio, les amplía su cobertura y les permite ciertas formas de publicidad, reconociendo así, la importancia de las organizaciones sociales y de estas emisoras como un espacio privilegiado para la manifestación de las necesidades, visiones y sueños de la gente que no tiene acceso a los medios de comunicación tradicionales. En este sentido es un paso adelante en el fomento y promoción del derecho a la comunicación.

No obstante, el proyecto establece una reserva de espectro para las radios comunitarias que representa menos del 10 por ciento del espacio disponible y que perpetúa los privilegios de las radioemisoras comerciales que mantienen el control de más del 90 por ciento del espectro radioeléctrico a través del cual se transportan las señales radiales.

A excepción de Santiago y otras regiones donde se ampliará esta norma, la segmentación entre el 107.1 y 107.9 de la Frecuencia Modulada será el rango exclusivo de operación para los servicios de radiodifusión comunitaria. Esta situación debilita los alcances de la ley y nos deja por debajo de los estándares internacionales en esta materia. Dichos estandares cuentan con herramientas de defensoría y promoción en América Latina, que fueron ampliamente expuestos en la reciente visita a Chile de la Relatora de Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Es preciso recordar que en Chile las radios comunitarias han jugado un rol importantísimo para la expresión de sectores marginados, estigmatizados o invisibilizados por los medios tradicionales, así como de las personas de zonas geográficamente aisladas y de comunidades de interés, como los pueblos originarios, las mujeres, los movimientos ecologistas o de defensa de los usuarios y consumidores, por nombrar sólo algunas organizaciones que usan este medio para difundir sus planteamientos. Por lo mismo creemos que es crucial debatir sobre los aspectos más relevantes de este proyecto y avanzar así en el cumplimiento de los acuerdos internacionales firmados por Chile en el terreno de la libertad de expresión y de la democratización de las comunicaciones.

En el último tiempo se ha producido la persecución de varias radios comunitarias por supuesta ilegalidad en sus transmisiones. Por mandato del Ministerio Público, la policía de Investigaciones ha realizado operativos para desarticular emisoras de la comunidad por transmitir sin concesión. Denunciamos este hecho y solicitamos el cese de estas persecuciones de modo de propiciar un debate de altura.

Le corresponde al Senado revisar el proyecto en segundo trámite legislativo. Como organización ciudadana de mujeres que gestiona un medio radial, hacemos un llamado a los legisladores a profundizar el diálogo con la sociedad civil; hay allí un acumulado de experiencia práctica a la que echar mano para promover e impulsar un tercer sector de las comunicaciones con legislaciones que contengan políticas afirmativas para el fomento de la asociatividad y de la participación de la ciudadanía, especialmente de las mujeres.

Como asociación de mujeres que gestiona un medio radial en la banda AM, La Morada ha sido afectada por la ausencia de una política clara por parte de Estado para facilitar la expresión de la diversidad ciudadana y garantizar el derecho a la comunicación de las personas; esperamos que este proyecto de ley sea un paso adelante para abrir la discusión de fondo en torno a la equidad de acceso a las frecuencias sonoras por parte de la ciudadanía.

Tanto el proyecto de radios comunitarias como los presentados para el tránsito a la TV digital terrestre, en discusión en el Parlamento, deben ser la base para un gran debate ciudadano que perfeccione y enriquezca sus contenidos, considerando los planteamientos de la sociedad civil para que enfrentemos el Bicentenario con un sistema de medios a la altura de los desafíos que plantean las nuevas tecnologías de la información en las modernas sociedades democráticas.

Santiago, 3 septiembre 2009

Radio Tierra/Corporación La Morada


Comenta

Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Relacionados