Argentinos recurren a comedores comunitarios por inflación y crisis

Actualmente, estos espacios reciben a 25 familias que se refugian para comer ante el elevado costo de la canasta alimentaria

Argentina. Cada día más personas recurren en Argentina a los comedores comunitarios, frente a la agudización de la situación económica y en la búsqueda de una alternativa ante el elevado costo de la canasta alimentaria, constituyéndose estos espacios en refugios necesarios en medio de la crisis.

Lee más: Medidas de Milei en Argentina «no se negocian», sentencia ministro

En el partido de Moreno de la provincia de Buenos Aires se erige un faro de solidaridad llamado Génesis, un comedor y merendero popular dirigido por siete mujeres, quienes asisten a más de una veintena de familias, en medio del complicado panorama actual marcado por la alta inflación y la caída del empleo que atraviesa el país sudamericano.

El comedor empezó como una iniciativa que garantizara la alimentación en el barrio Manzanares durante la pandemia del nuevo coronavirus, pero ahora ha prolongado su existencia.

La líder de la iniciativa, Laura Marino, comentó durante una visita de Xinhua a las instalaciones del comedor, que el espacio recibe a unas 120 personas por día, lo que significa un aumento de la concurrencia a partir de diciembre pasado, como consecuencia de la escalada inflacionaria.

«Nosotros teníamos más o menos entre 10 y 15 familias estables, después de la pandemia fue quedando eso», comentó la también integrante de la organización Libres del SurMarino.

«Ya a mediados de diciembre, antes de las fiestas (navideñas), empezamos a multiplicar de 10 familias fijas a tener 20 y ahora llegamos a las 25»

Laura Marino
Líder de la iniciativa

Te compartimos: Mieli va por dolarización en Argentina, «se están alcanzando resultados»

A decir de Marino, la caída de la actividad económica en Argentina, estimada en un 2.5 por ciento a fines del año pasado, sumado a la actual política de reducción del gasto público, ha causado una merma en el empleo, así como recortes en los recursos destinados a los comedores comunitarios.

Para la entrevistada, esta situación compromete de manera doble el funcionamiento de los comedores comunitarios, ya que no sólo es mayor la afluencia de personas que buscan ayuda, sino que también hay una disminución progresiva de los recursos disponibles para estos espacios.

En este contexto, la creatividad de las líderes de la iniciativa ha sido fundamental, sobre todo para afrontar la escasez de recursos.

La colaboración estrecha con la comunidad también ha sido fundamental, a través de intercambios y redes de apoyo vecinal, lo que ha constituido un componente esencial para superar los actuales desafíos.

«Tenemos que tratar de suplir nosotras mismas las cosas que necesitamos para poder darle a la gente lo que necesita, lo básico, porque tampoco llevan una abundancia de cosas, llevan algo para comer y nada más»

Agregó, «de 10 kilos (de comida) bajamos a siete y tenemos que tratar de que esta cantidad se multiplique, para que la gente hoy pueda llevar lo que necesita, lo mínimo».

Respecto a la merienda, la entrevistada narró que el azúcar, por ejemplo, la tienen que comprar, lo mismo que «la levadura, la grasa, la harina» o bien tienen que «hacer trueques con algún vecino, con alguna compañera que trabaja acá».

Con el recrudecimiento de la situación económica en Argentina, varios comedores comunitarios han tenido que cerrar sus puertas, lo que significa dejar a muchas familias sin acceso a una fuente alternativa de alimentos.

Debido a esta situación, Génesis ha extendido su apoyo con la acogida a familias procedentes de barrios vecinos.

En la actualidad, el espacio abarca a hogares de cuatro barrios colindantes, lo que significa una respuesta en medio de la creciente necesidad.

Frente a los actuales embates, la líder comunitaria se refirió a la tradición de solidaridad de estos espacios, donde no sólo se lucha por proveer alimentos, sino también por servir de apoyo a la comunidad en tiempos difíciles.

«Es un compromiso que nosotros tenemos con la gente, es algo que sale del corazón. Yo tengo que hacerlo porque sé que la gente está esperando la merienda de hoy»

Complementó la importancia de la iniciativa, al señalar que estos ciudadanos «están esperanzados» de que ese día «van a tener un plato de cena y un plato de merienda».

Foto: X

Recuerda suscribirte a nuestro boletín

📲 https://bit.ly/3tgVlS0
💬 https://t.me/ciudadanomx
📰 elciudadano.com

Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones