Sputnik habló con su madre

Conozca el caso del feminicidio de una adolescente en México que se ocultó como suicidio

La muerte de Fernanda Sánchez Velarde, una joven madre de 18 años, estuvo impune hasta el primer domingo de abril de 2021, con la primera audiencia contra su esposo, que fue acusado de su feminicidio

Nada ha sido sencillo para Magda Velarde desde el 4 de enero de 2014, cuando su hija de 18 años, madre de un niño de un año y medio y embarazada de su segundo hijo, fue hallada sin vida. Debido a la importancia del proceso que fue abierto en el distrito judicial de Cuautitlán Izcalli, en el Estado de México, el área conurbada a la capital mexicana, la mujer prefiere no entrar en el análisis de los detalles que están siendo juzgados.

Sin embargo, la madre de Fernanda aseguró que aunque ella misma acudió a denunciar que su hija había sido asesinada, su caso fue caratulado como un suicidio y se mantuvo así hasta hace poco más de cuatro años, cuando fue reclasificado como feminicidio.

«La reclasificación del delito fue a raíz del caminar mío, y aunque desde hace tiempo ellos manejaban que iba a haber órdenes de aprehensión contra el responsable del feminicidio de mi hija, no se concretaban», dijo Velarde en diálogo con Sputnik.

Sin embargo, hasta el regocijo de saber que se habían cumplido las órdenes de aprehensión contra el presunto responsable tuvo un dejo amargo. Después de haber sido mantenido durante cuatro años como un suicidio, las órdenes fueron giradas originalmente por el delito de «homicidio», el cual inhibe la verdadera comprensión del crimen cometido, que tiene una cuota importante en el abuso de confianza ejercido por el agresor, que era la pareja sentimental de la víctima.

Sin embargo, explicó Magda Velarde, el Juez de la causa enmendó este error al argumentar que el caso de Fernanda reúne prácticamente todos los puntos que la legislación mexicana mandata a investigar bajo la perspectiva de género que brinda el feminicidio, según el artículo 325 del Código Penal federal.

La expectativa de la madre de la víctima con este proceso es obtener una sentencia de pena máxima para el presunto culpable de la muerte violenta de su hija, una madre adolescente de un bebe de casi dos años, que estaba embazada entonces de su segundo hijo con el señalado. El próximo 3 de mayo de 2021 está programada la realización de la siguiente audiencia del caso, para la presentación de pruebas y alegatos que antecede a la sentencia.

Huérfanos de la violencia

El dolor de Magda se incrementó en 2017, cuando sus dos otros hijos fueron raptados en una fiesta, torturados y asesinados. Aunque este caso también esta judicializado por homicidio, la madre de las tres víctimas señaló a Sputnik que es importante ir «paso a paso».

Como consecuencia de estas muertes violentas, la mujer ha quedado a cargo de dos de sus tres nietos de su hijo asesinado recientemente, le fue comunicado que le será devuelta la custodia del hijo de Fernanda, que ahora tiene casi 9 años, del que tenía más de dos años sin tener noticias.

«Cuando intenté meter la denuncia por la guardia y custodia del hijo de Fernanda, el Ministerio Público de Cuautitlán Izcalli lo entregó al acusado y su familia», explicó la fuente.Velarde detalló que aunque se firmó en la sede judicial un acuerdo de custodia compartida (entre la familia de Fernanda, cuyo caso seguía considerado un suicidio hasta el momento, y la de quien es actualmente acusado de su muerte y fue su esposo) que debían entregarse al niño cada 15 días, Magda Velarde pasó más de dos años sin ver al único pedacito de su hija que se mantiene vivo.

Es un dilema común entre las familias que sufren el feminicidio, que los procesos en torno a la custodia de los hijos de las víctimas corren por carriles aparte de los penales que atienden al crimen permitiendo que, como en el caso del hijo de Fernanda, su hijo quede a cargo de la familia del hombre que está señalado como agresor y causante de la violencia, que suelen proyectar también hacia estos niños.

«Nuestras autoridades no deberían entregar a los niños que han quedado huérfanos por feminicidio en las manos del presunto culpable. Deberían dejarlo en un lugar seguro, dónde no reciban violencia como el mío, que cualquier persona le pegaba y lo maltrataba», explico la abuela del niño referido.La fuente señaló que debido a los sucesivos traumas y a los maltratos, su nieto tiene problemas de salud física, emocional y mental, por lo que no sabe cuánto tiempo ni cómo se lograra su recuperación.»Yo tuve que entregar a mi nieto a fuerza a los tres años y si viera cómo me lo entregan ahorita. Esto no es justicia para estos niños, son invisibles para las autoridades», concluyó.

Fuente: Sputnik

Continúa leyendo…Aumentan feminicidios 297% en la Sierra Norte en 2020


Comparte 👍

Comenta 💬