María Luisa Bombal

Los años hicieron que su literatura fuese conocida

La creadora de la última niebla y la amortajada. La de los cuentos, la que amó profundamente la vida, aun sufriendo en ella

Por Flor Coca

Publicado en

Artes / México / Portada / Puebla

0 0


María Luisa Bombal

Pasaron muchos años para que la escritora chilena fuese reconocida por sus magníficos escritos.

Leer sus libros es meterte en un mundo de fantasía que difícilmente imaginarías. Sabías que uno de los secretos mejor guardados del mar es que en el fondo existe un volcán que siempre está enviando su lava incandescente hacia la superficie. ¿Serán las olas el resultado de esa lava? Pero no es el único secreto del inmenso mar. Hay también un barco pirata, “El Terrible” que, en su travesía, perdió el mar y acabó en el fondo de él, tratando de encontrarlo y de buscar el cielo y las estrellas, que también se habían perdido.

La autora de este cuento llamado Lo Secreto es María Luisa Bombal, nacida el 8 de junio de 1910 en Viña del Mar, Chile. Su familia se traslada a Paris cuando ella tiene 8 años, solo falta el padre, que ha muerto. Allí, con su madre y sus hermanas, estudia y vive la vida. La Sorbona le abre sus puertas para estudiar Letras. 

Ella siempre tomó la vida con la misma pasión con la que escribió. Al regresar a su natal Chile, la esperan su madre, sus hermanas y un amigo de la familia, un adinerado hombre llamado Eulogio Sánchez, del que se enamora con una pasión impetuosa a sus 21 años. El no parece sentir lo mismo que ella, ya que poco a poco se va retirando de la escritora. Pero no será fácil, ella se presenta en una reunión en casa de su Eulogio y con una pistola que encuentra al azar en la casa de él, se dispara. Por fortuna sale ilesa y sale de su país para ir a encontrarse con uno de sus grandes amigos, el escritor Pablo Neruda, quien en ese entonces se encuentra en Buenos Aires como Cónsul de su país. Allí, María Luisa se adhiere al movimiento de escritores de la revista Sur. Ella comienza su carrera como escritora dos años después de llegar a Argentina, en 1935. Tiene 25 años y escribe dos novelas La última niebla y la amortajada. 

Leyendo la última niebla que es la historia de una mujer que se casa con un primo, el que recuerda todos los días de su vida a la esposa muerta. Ella, la ahora nueva esposa vive una vida monótona, carente de amor y sin sorpresas, cuando en un viaje a la ciudad saliendo en la madrugada, encuentra a quien se convierte para siempre en su obsesión amorosa. Un hombre que sale de un parque y del que nunca sabe ni siquiera su nombre, pero lleva impregnado su aroma toda su vida. Es ese su amor al que ella recuerda y vive para saber cuando regresará. Junto con Amortajada, las dos son consideradas las mejores novelas de María Luisa Bombal.  10 años después, nuevamente se encuentra con su gran amor, Eulogio Sánchez, quien acaba de contraer matrimonio, lo que llena de ira a la escritora que no deja de seguirlo para acabar con él y dice, con su mala suerte. Es a principio de ese año, 1941 que se encuentran cara a cara y ella, armada de una pistola, dispara contra él. Es solo una herida leve la que recibe el aviador. Y ella, después de ese día, pasa cuatro meses en la cárcel, de la que sale al declarársele trastornada. Luisa no encuentra consuelo para su pasión y opta por irse nuevamente de Chile y tratar de olvidar. Vuela hacia Estados Unidos, país en el que conoce a un francés, Fal de Saint Phalle con quien se casa y tiene una hija, Brigitte.

Al escribir, María Luisa desborda su imaginación y nos regala historias extraordinarias. En otro de sus cuentos, Trenzas, el cuento comienza con un recuento de las famosas trenzas de mujeres que todavía son recordadas. Esas cabelleras que tanto significaron en la historia, como la de Melisanda. Trenzas que descubren una historia de amor. 

“Trenzas que, al inclinarse imprudentes, un atardecer de otoño, descolgárosle torreón abajo, sobre los hombros fuertes del propio hermano del Rey… su marido”. Y la historia de dos hermanas. La menor, dueña de una hermosa cabellera roja, que dejaba lucir en una trenza emociones que era admirada por todos y que muere, cuando muere el bosque en un incendio, sin que nadie pueda salvarla. Así que las trenzas son las protagonistas de la leyenda.

Y el árbol, el que da vida a una mujer que solo se siente alegre y a veces feliz, cuando la sombra del árbol la cobija todas las mañanas en el vestidor de su cuarto. Esposa de un hombre viejo que no la ama, pide a gritos cariño y lo encuentra en un gomero, ese vetusto árbol que no solo le da sombra, sino que a través de él vive la lluvia, el aire, el calor. El árbol le transmite todas esas sensaciones.  Y cuando el gomero es derribado, su vida, como el árbol se viene abajo, al descubrir la triste realidad de esa estrecha calle en la que no pensaba, porque tenía al gran árbol cobijándola y dejándola sentir las emociones que comparaba con las obras de los grandes maestros de la música: Chopin, Mozart, Beethoven, que ya no estarán junto a ella. Brígida ha quedado sola, mirando su triste escenario, el que verá todos los días.

Cuando muere su esposo, María Luisa se va a Argentina y regresa a Chile en 1973. El alcohol que había sido su refugio en otras ocasiones, vuelve. Ella se queda sola, acompañada solo de sus penas y muere en un hospital sin compañía.

“A veces me parece que estoy muerta, pero si estoy muerta, porqué sufro tanto”, diría alguna vez la gran escritora. María Luisa Bombal, la creadora de la última niebla y la amortajada. La de los cuentos, la que amó profundamente la vida, aun sufriendo en ella.

Primavera de 2022

Leer también: El poeta que soñó con un mundo al revés

Ilustración: Iván Castillo

Recuerda suscribirte a nuestro boletín

📲 bit.ly/2T7KNTl
📰 elciudadano.com


   


Comparte ✌️

Comenta 💬