El mirador de Los Fuertes

«No veo que eso arroje resultados confiables», opina Barbosa sobre elecciones online en la BUAP

Que las puertas de la BUAP se mantengan cerradas impedirá realizar de manera presencial las elecciones para rector, programadas para septiembre

Las autoridades de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) anunciaron que no regresarán a clases presenciales en agosto, como harán la mayoría de instituciones educativas a lo largo y ancho del país.

Que las puertas de la BUAP se mantengan cerradas no afectará solamente la impartición de clases o las actividades académicas de la institución; también impedirá realizar de manera presencial las elecciones para rector, programadas para septiembre.

“No se me hace que un procedimiento de voto tan alto como es el de toda la comunidad universitaria deba de ser tomado por Zoom. No lo veo. No veo que eso arroje resultados confiables”, respondió el gobernador de Puebla, Miguel Barbosa, cuando fue inquirido sobre los comicios universitarios.

El cierre total de la universidad ha sido la justificación de la que se ha valido el rector saliente, Alfonso Esparza Ortiz, para ocultarse de los medios de comunicación luego de las acusaciones de presunta malversación de fondos por parte de la Auditoría Superior del Estado.

En primera instancia, la defensa de Esparza fue frontal y se apoyó en los miembros del Consorcio Universitario (integrado por Tecnológico de Monterrey en Puebla, la Universidad Iberoamericana, la UPAEP, la Umad y la UDLAP); además del Consejo Universitario de la BUAP, que de inmediato aludió a un ataque a la autonomía de la discusión.

Con este mismo discurso, el rector Esparza se unió, a principios de 2020, a las manifestaciones de estudiantes en repudio al asesinato de tres universitarios y un chofer en Huejotzingo. El problema fue que la comunidad estudiantil rechazó sus acciones al grito de “Esparza, escucha, esta no es tu lucha”, repetido durante varios minutos frente al Palacio Municipal el día de la mega marcha.

A esto siguieron las tomas de las unidades educativas de la BUAP por parte de los alumnos; pero llegó la pandemia y la Universidad tuvo que ser desalojada en su totalidad, situación que se mantiene hasta el día de hoy, salvo por algunas actividades catalogadas como esenciales, entre las que, vale señalar, no entra la sucesión en la rectoría.

Grajales levanta la mano

Este proceso electoral tiene una nueva candidata, aunque su nombre había sonado desde hace meses. La secretaria General de la BUAP, Guadalupe Grajales, hizo pública su aspiración para contender en septiembre.

Grajales quiere ser la primera rectora en la historia de la BUAP, aunque la favorita de Alfonso Esparza, según varios columnistas de política, es la investigadora Lilia Cedillo.

Puedes leer: Un paso adelante y uno atrás, la BUAP se resiste a la transparencia

Newsletter


Comparte 👍

Comenta 💬