Se cumplen ocho días del plantón permanente:

Se suma comunidad Otomí a lucha del pueblo cholulteca contra Bonafont

“Solo hay un camino contra el abuso, la resistencia y la rebeldía” afirmó comunidad Otomí que este lunes se sumó a la protesta por el despojo del agua de la empresa Bonafont emprendida por pueblos nahuas de la región Cholulteca.

Por Kara Castillo

Cuando se cumplen ocho días del plantón permanente frente a la empresa francesa —que se instaló en el municipio de Cuanalá, punto estratégico donde la calidad y la cantidad de agua es la mejor de la zona donde se explotan veneros del Iztaccíhuatl—cientos de personas se movilizaron para denunciar la concesión de la firma que ha devenido el despojo del agua de la región cuyos pozos y ameyales disminuyen visiblemente su volumen.

La movilización salió desde temprana hora de hoy lunes del plantón en defensa del Río Metlapanapa hacia el plantón permanente fuera de Bonafont en Cuanalá. El contingente de centenas de personas a las que se unió también la organización de la Unión Popular de Vendedores Ambulantes “28 de Octubre” (UPVA) marcharon por cuatro kilómetros detrás de una bandera zapatista y la de México sobre la carretera federal México-Puebla.

“¡Queremos frijoles, queremos maíz, queremos a Bonanfot, fuera del país!”, gritaron mujeres integrantes de la comisión representativa de pueblos otomíes durante la asamblea pública que se llevó a cabo en el plantón permanente instalado frente a la empresa; luego de ofrecer un sentido discurso sobre el saqueo histórico a los pueblos originarios de parte de “poderosos”.

Mariela, representante de la comitiva de mujeres otomíes, denunció que pueblos indígenas han sufrido sin parar saqueos territoriales incluyendo el saqueo del agua. Acusó que el agua es tratada como mercancía y como un mecanismo de enriquecimiento para las compañías transnacionales, antes que como condición de vida, como es considerada en las comunidades.

“Las comunidades indígenas nos hemos visto en la necesidad de defender el agua que necesitamos, frente a decisiones gubernamentales que no consideran ni nuestras necesidades y que pasan encima de nuestros derechos”.

Explicó que integrantes del pueblo otomí el pasado 12 de octubre tomaron la sede del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI) en la Ciudad de México. “Escogimos esa fecha para recordarles a todos que los pueblos indígenas no tenemos nada que celebrar ante el olvido de las autoridades. Protestamos por eso, por el olvido y la discriminación sistemática en la que estamos hundidos. Ahora estamos aquí, en solidaridad con esta lucha”.

“Luchamos por la vida, sépanlo”

Durante la asamblea pública, pobladoras y pobladores de los Pueblos Unidos de Almoloya, Tlautla, Colonia José Ángeles, Ometoxtla, Zacatepec, Cuanalá, Nextetelco, Coronango, Tepalcatepec, Cuachayotla, Cuapan, Xoxtla y Cuautlancingo, ofrecieron sus testimonios sobre la disminución de agua en sus pozos.

“El mal gobierno y ellos, los del dinero, hacen sus negociaciones y para nosotros son las consecuencias. No es posible que en un lugar donde abunda el agua tengamos sequía… los más afectados han sido los de la colonia Los Ángeles, sus pozos han bajado su nivel hasta 40 metros!!”, denunció Gloria de la comunidad de Cuanalá en su turno al micrófono.

Decenas de pobladores denunciaron al frente del plantón el “saqueo criminal del agua” de parte de la transnacional Bonafont, parte del corporativo Danone, que extrae más de un millón y medio de litros de agua diarios, afectando gravemente la salud, la agricultura, la producción de alimentos e ingresos y sobre la forma de vivir de los pueblos.

“Nosotros luchamos por el agua, es decir, luchamos por la vida, sépanlo”, sostuvo la primera oradora que conmovió al auditorio.

“El agua es un derecho humano que debe estar garantizado para todos y todas. Para nosotros, los pueblos originarios, el agua es la vida, no una mercancía; es sagrada, es alegría, fiesta, salud y comunidad. Para los empresarios y gobiernos el agua es dinero, explotación, saqueo, poder y muerte”.

Compártelo

Comentarios