La trayectoria de Gustavo Lagos: el ‘experto’ de las mineras y los grandes medios

Fiel a lo que ha sido su rol de promoción de los intereses de la gran minería privada, el académico Gustavo Lagos salió a apoyar el pre-acuerdo entre SQM y Codelco. Se trata de una estrategia repetida que lo ha consagrado en los medios como el único experto minero en Chile, omitiendo a otros analistas. Acá relatamos como se fabrica un ‘experto’, qué redes va construyendo y la ocasión en que con datos duros el ‘académico neutro’ fue desmentido en público.

La trayectoria de Gustavo Lagos: el ‘experto’ de las mineras y los grandes medios

Autor: Mauricio Becerra

Gustavo Lagos cumple un rol y opera, más o menos así:

La industria minera necesita alguna aprobación ambiental de un proyecto, un relajo en alguna normativa o instalar en la opinión pública la idea de que el Estado es ineficiente para explotar los recursos naturales y que se debe dejar cancha abierta a la inversión de mineras privadas. Estas ideas han sido elaboradas en instancias como el Consejo Minero o la Sociedad Nacional de Minería (Sonami), por lo que resulta poco elegante que sus voceros -pese a que instalan dichas perspectivas en la agenda pública y la promueven con cabilderos- sean también sus difusores en los medios.

Por eso requieren de un portavoz que no aparezca ligado en forma directa con las compañías mineras y que además tenga autoridad epistemológica para hablar de temas que les interesa colocar en la agenda. Este actor, como parte de una estrategia mayor, cumple el rol de ser un refuerzo argumentativo a la hora de promover sus intereses en las políticas públicas.

Se contornea así la figura del ‘experto’.

Para concursar como experto los pergaminos académicos son la principal carta de presentación. Y en el caso de Gustavo Lagos Cruz-Coke haber escrito ‘El litio, un nuevo recurso para Chile’ (1986), primer libro que promovió la explotación del actualmente valorado recurso minero, le otorga autoridad en la materia. Si a ello sumamos que es docente de la Escuela de Ingeniería de la Pontificia Universidad Católica y ha publicado decenas de artículos en revistas científicas, el personaje funciona muy bien en este diseño.

La filósofa Donna Haraway nos puede ayudar a entender sobre el rol del ‘experto’, que surge en las sociedades del capitalismo avanzado. Resalta la figura ideal del ‘testigo modesto’, como pretensión de los científicos que se dicen objetivos frente a los fenómenos que analizan, sin estar contaminadas sus conclusiones con sesgos de clase, raza, intereses económicos o posición política. La filósofa norteamericana distingue que la emergencia de estos ‘expertos’ es un gesto fundador de separación de lo técnico y lo político, como si fuesen estancos separados (1).

Gustavo Lagos así ocupa el rol del experto, siendo un personaje que supuestamente asiste a los hechos de manera invisible y que no mancha sus observaciones con sesgos o intereses, lo que lo constituye en autoridad y con la capacidad de determinar los estándares de objetividad en minería. Haraway añade sobre esta pretensión de auto-invisibilidad como “una forma de modestia que recompensa a sus practicantes con poder social y epistemológico”. Esto permite que dicha posición enunciativa sea vista como una “virtud que garantiza que el testigo modesto sea el ventrílocuo legítimo y autorizado del mundo de los objetos, sin añadir nada de sus meras opiniones, de su corporeidad parcial. De esta manera recibe el extraordinario poder de establecer los hechos”.

El personaje del ‘experto’ ha sido creado.

Luego viene su consagración por los grandes medios masivos.

Y aquí se opera con las vieja técnica de la repetición. Según decía Joseph Goebbels, ministro de Propaganda de Alemania nazi, un mensaje repetido hasta la saciedad por distintos canales, se vuelve real. Así, en las últimas décadas hemos tenido al ‘experto’ Gustavo Lagos en La Tercera por la mañana diciéndonos que Chile debe cerrar su plantas refinadoras de metales; poco después, en el matinal noticioso de TVN aplaudiendo el acuerdo con SQM. Ya entrada la tarde en radio ADN descartando la Empresa Nacional del Litio; o en CNN criticando el bono por término de conflicto al finalizar las huelgas de los mineros. A seguir en una columna de El Mercurio explicándonos por qué no conviene hacer una licitación abierta y sí hacer un trato directo entre Codelco y SQM; y, para rematar la jornada, será entrevistado por el noticiero nocturno de Chilevisión, para volver a decirnos que el pre-acuerdo entre Codelco y SQM es el mejor trato que se podía hacer.

Para las audiencias no advertidas, Lagos aparece como un actor neutro con capacidad de analizar imparcialmente los hechos, que no habla desde intereses particulares y reflexiona con equilibrio. Su juicio de experto sería así como el juicio final y definitivo de una controversia.

Sin embargo, una revisión de su trayectoria permite dar cuenta de el supuesto ‘académico neutro’ ha aprovechado dicha posición social para tejer una red de intereses que lo tuvieron como ingeniero de SQM entre los años 2005 y 2010; y en forma paralela en la conformación de centros de estudio o de asesoría técnica orientados para las grandes compañías mineras.

NUEVA MINERÍA: EL THINK TANKS QUE NO FUE

Hijo del abogado Gustavo Lagos, quien fuera ministro de Justicia de Eduardo Frei Montalva; y de la ex directora de la Dibam, Marta Cruz-Coke, Gustavo Lagos es hermano de Marta Lagos, fundadora de la encuestadora MORI y Latinbarómetro. Desde 1990 a 1993, Lagos fue Director Ejecutivo del Centro de Estudios del Cobre y la Minería, CESCO, creada en 1984 por investigadores del campo de la época, quienes una vez en el gobierno Patricio Aylwin, integraron varios cargos relacionados con dicha industria.

Según comenta el economista Julián Alcayaga, “el rol de CESCO comienza a aclararse cuando desde el inicio del gobierno de la Concertación, en 1990, los integrantes de CESCO comienzan a ocupar puestos claves en la definición de la política minera del gobierno de Alywin, gobierno que precisamente, contrariamente a lo que se había prometido, abre ancha las puertas a la inversión extranjera en la minería, olvidando derogar la ley minera, y aprobando una serie de leyes en favor de las mineras extranjeras”.

En las últimas décadas CESCO se ha especializado en la realización de eventos para la industria minera, tanto en Chile como el extranjero; además de la conformación de expertos en la materia que empujan las políticas públicas hacia la desindustrialización del sector y la privatización de los recursos. A partir de 2007, comenzaron a promover la enajenación de Codelco del patrimonio público.

Lagos en su currículum da cuenta de que se desempeñó como Ingeniero en CESCO entre los años 2000 y 2010.

En la misma época trabajó para SQM como ingeniero en SQM entre los años 2005 y 2010, tiempo que compatibilizó con sus actividades como académico en Ingeniería de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

Tras salir de CESCO, Lagos fue convidado a participar del Centro de Estudios Nueva Minería, empresa creada en 2006 por los ex diputados UDI, Cristián Leay y Ernesto Silva, la cual buscó convertirse en el think tank de referencia del sector minero, que lo reclutó para conformar su consejo asesor.

Otros miembros de dicho consejo eran el ex-senador UDI Carlos Bombal, el ex-ministro de Hacienda Felipe Larraín Bascuñán, el abogado y asesor de la minera Barrick, José Antonio Urrutia Riesco, el ex presidente ejecutivo de Codelco, Marcos Lima Aravena, la abogada Laura Novoa Vásquez, y el ex ministro de Minería, Jorge Rodríguez Grossi (DC).

Un reportaje de Ciper, publicado en 2015 dio cuenta de que Anglo American, Collahuasi y SQM fueron algunas de las empresas que pagaron hasta 500 UF semestrales a Nueva Minería para acceder a los desayunos privados a los que se invitaba a ministros o candidatos presidenciales para discutir junto a un grupo de ejecutivos y miembros del consejo asesor las distintas inquietudes del sector minero. Nueva Minería era considerada en los reportes de sustentabilidad de dichas mineras como “entidades colaboradoras”.

Cuando el Servicio de Impuestos Internos (SII) se querelló contra SQM, como una de las entidades que emitieron boletas ideológicamente falsas para el financiamiento irregular de la política entre los años 2009 y 2010, apareció el nombre de Nueva Minería en una de las declaraciones.

La contadora del ex presidente UDI, Pablo Longueira, declaró: “quiero señalar que la señora Titi Valdivieso no sólo me contactó para emitir la boleta de honorarios a la sociedad Soquimich, sino que también por otras empresas como Pesquera El Golfo S.A. y Centro de Estudios Nueva Minería en los años 2009 y 2010, a las cuales nunca presté servicios ni las conocí”.

Sin embargo, el negocio no resultó ya que los estudios presentados no aportaban mucho saber nuevo, por lo que las mineras prefirieron cancelar sus membresías en dicha instancia. Los informes fueron descritos por un ejecutivo como “genéricos”.

LOS TRABAJOS DEL DICTUS-UC PARA SQM

En forma paralela Lagos ha mantenido su carrera académica en la Facultad de Ingeniería de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Entre los años 1994-2000 y 2001-2002, ha sido director del Centro de Minería de dicho centro educativo, participando también en la conformación de agencias de asesoría para las compañías mineras.

La relación entre la Universidad Católica y SQM se fue forjando a partir del encargo de informes pedidos por la minera al DICTUS. La Dirección de Investigaciones Científicas y Tecnológicas (DICTUS) fue creada en 1947 al alero del Instituto de Investigación en Materiales de la PUC, integrada en la Facultad de Ingeniería.

Según informó Ciper en 2016, varios de los derechos de agua obtenidos por SQM para sus operaciones fueron aprobados después de informes elaborados por el DICTUS para ser entregados ante la Dirección General de Aguas (DGA). La mayor parte de ellos -según detalló Ciper- fueron realizados cuando el DICTUS era dirigido por Hernán de Solminihac, quien posteriormente sería ministro de Obras Públicas y de Minería en el primer gobierno de Sebastián Piñera, época en que se aprobó el proyecto Pampa Hermosa, presentado por SQM para explotar yodo en el Salar de Llamara. El ex director del DICTUS es hermano de quien se desempeñaba en la subgerencia general de SQM, Patricio de Solminihac, y quien después sería gerente general.

Pampa Hermosa es un proyecto de explotación de yodo del Salar de Llamara, localizado en la comuna de Pozo Almonte, Región de Tarapacá, y que comenzó su expansión en 2016, incorporando cinco hectáreas del salar, con una superficie de 199,2 km², para su intervención.

Para tramitar dicho permiso, SQM se valió de informes realizados por DICTUS UC para solicitar una veintena de derechos de agua y poder captar agua subterránea y superficial en 35 pozos por un caudal de 773,8 l/s. en la zona colindante a la Pampa del Tamarugal, acuífero que ha tenido en las últimas décadas una pérdida de sus reservas de agua.

El historiador Alejandro Carrasco Luna, autor de ‘SOQUIMICH. El negocio del litio y el financiamiento irregular de la política (1968-2017)’, cuenta que los derechos de agua obtenidos por SQM para sus operaciones en el salar de Llamara se valieron de cinco informes encargados al DICTUS UC, durante los años 1996, 2006 y 2009. Estos informes omitieron que la demanda de agua pedida por la empresa del ex-yerno de Pinochet, superaba el volumen de agua sustentable de los caudales de la zona, como el río Loa y el acuífero de la Pampa del Tamarugal, algo que la DGA recién constató en 2012.

Gustavo Lagos ha trabajado en el DICTUS-UC, organizando la conformación de consultoras dedicadas a asesorar a compañías mineras. En 2018 creó la consultora Minlab al alero del DICTUS-UC, integrando a varios profesores.

Según informó El Mercurio, Minlab estaba “orientado a analizar, evaluar y proponer diseños y soluciones para la industria minera chilena y global en el ámbito estratégico, analizando escenarios de política, mercados, sustentabilidad, productivos, tecnológicos y laborales”.

La asesoría de DICTUS-UC a SQM se ha mantenido. En la Memoria de 2021 del departamento de investigación, aparecen las mineras Albemarle y SQM como proyectos que asesoraron durante ese año.

CUANDO EL EXPERTO QUEDÓ SIN ARGUMENTOS

Pese a los conocidos conflictos de interés de Gustavo Lagos, sigue desempeñando el rol de gurú de los medios para hablar de minería y su opinión, vendida como ‘experta’ y de un ‘académico neutro’ no es contrastada en los medios masivos, instalándose como la única con autoridad científica en la materia.

Sin embargo, en Chile hay más analistas en minería, cuyos cálculos y análisis contrastan con datos y cifras duras los argumentos desplegados por Lagos. Sin embargo, ellos no son los llamados por los periodistas de los grandes medios a la hora de elegir una ‘voz experta’.

Es el caso del economista Julián Alcayaga, autor del ‘Manual del Defensor del Cobre Chileno’, quien lleva décadas siguiendo las políticas mineras y es invitado frecuente a eventos relativos a dicho ámbito económico. Según él mismo nos contó, en dos ocasiones fue invitado a debatir con Lagos, instancias en que el experto preferido de los medios no llegó.

Fueron los eventos del Sindicato Andina, que organizó un seminario sobre el cobre, y otro hecho por los estudiantes de Ingeniería de la Universidad de Chile, quienes también prepararon un foro sobre temas mineros.

En ambas ocasiones, pese a ser invitado y estar en el anuncio de los encuentros, Lagos literalmente se corrió.

De igual modo, Alcayaga tuvo la oportunidad de desmantelar el discurso de Lagos. Y no fue en un foro estudiantil ni sindical, sino que en un medio masivo.

Ocurrió cuando ambos fueron convidados por radio Biobío en 2011 para discutir sobre la propuesta de Codelco de comprar el 49% de Disputada Las Condes.

“Me llaman de radio Biobío. Fui a la radio y me encuentro con él. Me vio, abrió tremendos ojos, pero ya no podía irse de ahí. Creo que no le habían avisado de mi presencia”- recuerda Alcayaga.

El programa era conducido por Nibaldo Mosciatti y Margarita Hantke.

Alcayaga recuerda que en la ocasión “cada cosa que decía sobre el asunto de la Disputada, se la desmentí inmediatamente. Yo me preparo y respaldo lo que digo, esa vez me basaba en informes del Comité de Inversiones Extranjeras y andaba con varios documentos que daban cuenta de mis aseveraciones- recalca Alcayaga- así que a Lagos le fue mal ahí, habló muy poco”.

El punto de discusión esa vez fue el precio que Codelco tenía que pagar por la Disputada. Alcayaga argumentaba que el valor no era mayor a 3 mil 800 millones de dólares y no los 9 mil millones que Angloamerican cobraba.

Lagos -obviamente- defendía el cálculo de la empresa.

“Le dije en su cara que sus cálculos omitían importantes datos -rememora Alcayaga- porque las inversiones que había hecho Angloamerican eran más bajas de las que se decía. Saqué en el momento la cifra exacta de lo que debía pagarse, pero él seguía defendiendo la cifra de Angloamerican. Así que tuve que sacar los documentos y ponerlos sobre la mesa, lo que lo dejó sin sustento y tuvo que quedarse callado”.

Pese a haber demostrado con argumentos que el precio de Angloamerican estaba inflado, Alcayaga no volvió a ser convidado a la radio de los Mosciatti. “Después de ese encuentro nunca más me invitaron. Y tampoco me publicaron más las columnas”- nos cuenta.

Recientemente, Lagos salió a desempeñar su rol de ‘experto neutral’ ante los medios en la actual controversia por la renovación de la concesión de explotación del litio a SQM hasta el año 2060. Fue invitado a noticiarios radiales, matinales de televisión y entrevistas nocturnas.

La cobertura -como tantas otras veces- ha sido generosa.

Mauricio Becerra R.

El Ciudadano

NOTAS

(1) Donna Haraway. Testigo-Modesto@Segundo_Milenio.HombreHembra©_Conoce_ Oncorratón®: feminismo y tecnociencia. Barcelona: UOC (Colección Nuevas Tecnologías y Sociedad), 2004 (Haraway, Donna. The Haraway Reader. New York, Routledge, 2004. p. 223-250)


Comenta



Busca en El Ciudadano