Ancianos italianos buscan sobrevivir a la pandemia y a sus propias soledades

Las personas mayores se entristecen y avanzan rápidamente hacia la depresión, que a esta edad es una catástrofe
Publicado en

Mundo / Salud

0 0


Cuentan las crónicas de la prensa que en Italia están naciendo todos los días nuevas soledades.

Se hizo pública la historia de una mujer que cada tarde visita a su padre y a su madre, que permanecen encerrados, en cuarentena, dentro de su departamento del barrio Gallaratese, en Milán. La hija pone las compras en el tapete de la puerta, toca el timbre y se va.

“El contacto es demasiado arriesgado. A mi madre le gustaría abrazarme, pero no se puede, entonces, lo evito. Es doloroso, pero lo evito”, reseñó el diario La RepubblicaIt. 

Las parejas de ancianos, como ésta, a pesar de acompañarse mutuamente, se entristecen y avanzan rápidamente hacia la depresión, que a esa edad es una catástrofe. 

Resultado de imagen de Ancianos italianos en balcones
Ancianos italianos buscan sobrevivir a la pandemia y a sus propias soledades. Foto referencial: Head Topics.

Otra historia dramática la protagoniza Rori, una dama de 74 años que ha tenido un tumor y habla de sí misma como “una sobreviviente del Titanic”.

Dijo que “todas las referencias de mi vida han caído. Peso 39 kilos, no es que tenga grandes esperanzas si llega el coronavirus”

Antes de todo esto, salió “a combinar negocios con negocios, a moverse, que es esencial para su cuerpo, y conocer a alguien para tomar un café.». 

Ahora ella va de compras, con un solo tapabocas “que ha estado reciclando durante días y días porque solo tengo eso”, y se pregunta a sí misma “¿pero no puede trabajar por turnos para personas frágiles? Danos un carril preferencial…“.

“Yo disfruto del sol y del viento mirando por la ventana como todos los demás y tengo que caminar, de lo contrario la columna está bloqueada. Y me resisto hasta que llegue el golpe, porque estoy sola y muy afligida”.

Resultado de imagen de Ancianos italianos en balcones
Cuentan las crónicas de la prensa que en Italia están naciendo todos los días nuevas soledades. Foto: Dóriga Digital.

Rori resiste sobreviviendo a muchas cosas, ahora aferrada a la vida, así como una ventana cerca de la plaza de Damiano Chiesa, en el área de Simplon, cerca de la antigua Feria donde solo intentan construir un hospital para pacientes con Covid-19.

Al igual que ella, muchas personas mayores intentan resistir en esta tierra, evitando leer los obituarios y, a veces, incluso contestar el teléfono, para evadir  las malas noticias que deprimen pero siguen siendo las mismas, que se fueron, en su mayoría solos.

Dicen que para sobrevivir debes conectarte a la casa como lo hizo Lorenzo Radice con su madre Lelia y la cuidadora Maureen. 

Ellos no son los únicos que han hecho esta elección, otros han decidido organizarse. Otras veces, el cuidador huye, por miedo más que cualquier otra cosa, los niños se desesperan o se autoexilian, «la madre no puede estar sola», los Rsa son inaccesibles, ya nadie está hospitalizado y muchos han tenido muertes por coronavirus.

Resultado de imagen de Ancianos italianos en apartamentos
Las personas mayores se entristecen y avanzan rápidamente hacia la depresión, que a esta edad es una catástrofe. Foto: AARP.

Paola, otra italiana que vive en Seregno con su esposo y su madre de 96 años, dice que “Mi vida ahora está aquí, contigo. No he estado fuera durante un mes, antes de que al menos hubiera un paseo en cochecito «. Sin embargo, pequeñas cosas respiraban, veían el mundo, aunque solo fuera una rebanada de Brianza. 

“El riesgo es demasiado alto, puede encontrarse con alguien que quiere decir adiós, en los países es así, nos conocemos y paramos para hablar, pero no puedo permitir que mi madre se enferme. Tampoco quiero que termine en un hospital, es demasiado frágil, demasiado delicado. Tampoco quiero que muera sola”.

La municipalidad de Milán ha organizado el servicio Milano Aiuta, disponible con una llamada al 020202. Ochocientas personas, hasta ahora, han pedido ayuda para ir de compras, ir a la farmacia o estar acompañados por el médico. 

Luego está el ATS metropolitano, que brinda asistencia auditiva y psicológica al 02 85782797, y los operadores telefonean a los ancianos ya registrados en los diversos centros de reuniones que ahora están cerrados, para averiguar cómo se encuentran.

También intentan construir una red para enganchar a aquellos que no saben estas cosas, o piensan que pueden hacerlo, a veces al vecindario o al bloque de pisos, o la parroquia.

La prensa italiana también reseñó el caso de Via Farini, un anciano que  deambulaba, solo, con su bolsa de compras vacía, y les decía a los que conocía «todo está cerrado, todo está cerrado», las tiendas siempre están bloqueadas, la cola del supermercado está inalcanzable, están bloqueados sus ojos también, luego desapareció por una puerta.

Tina Trombini, de 96 años, es otra anciana confinada en su casa con la cuidadora Maria Zanni. “Por suerte está ella. No tengo ganas de salir, tendría muchos problemas bajando y subiendo las escaleras”. 

María: “Yo tampoco salgo, nunca querría traer la infección a la casa. Mi hija viene con las compras, ahora está buscando los tapabocas para nosotros dos, pero no puede encontrarlas”. 

Tina: “¿Cómo está afuera? ¿Cómo es Milán? Ya no sé, miramos televisión y nos asustamos”. 

María: “La televisión informa pero también es un gran riesgo para los viejos. Te da mucha ansiedad”.

Por lo tanto, hay cuidadores virtuosos, además de aquellos que huyen o se aprovechan de ello. Root dice que tiene suerte, por muy afortunada que pueda ser tener una madre con Alzheimer. 

«Salgo una vez por semana a comprar y a la farmacia. La cuidadora ya no sale, en esto ha demostrado ser muy responsable. Los deja descansando en su habitación, luego regresa con nosotros a las áreas comunes».

Pero existe el problema de los servicios de Ast, como el fisioterapeuta que «vino tres veces por semana, luego el servicio fue suspendido, debería reanudarse esta semana». 

Pero para decir las dificultades, vino sin una máscara, «así que se lo di, tengo algunos de ellos a un lado». 

Luego está la enfermera que va a verificar la presión y la saturación, el servicio no se suspende, uno se imagina el esfuerzo que estas estructuras de atención domiciliaria hacen para mantenerse en pie. 

“Hago todo lo posible para evitar que mi madre muera. No puedo hacer nada más que eso, pero he hecho tanto por ella en los últimos años que lamentaría verla desaparecer debido a un virus”, aseveró Root.

Otras noticias de interés:

Compártelo

Comentarios