«Tenemos evidencia de que el Vaticano tenía conocimiento del encubrimiento» de abuso sexual a más de 1.000 niños en Pensilvania, dice Shapiro

La Procuraduría de Pensilvania (EE.UU.) posee pruebas de la complicidad del Vaticano en el encubrimiento de abusos sexuales a menores que presuntamente fueron perpetrados durante décadas por cientos de sacerdotes en ese estado.

Según la declaración del fiscal general, Josh Shapiro «23 miembros de un gran jurado se reunieron por dos años y sacaron a la luz más de 300 sacerdotes depredadores y más de 1.000 víctimas —niños— en Pensilvania. Encontraron que no solo hubo un abuso sexual generalizado con violaciones de niños, sino que había un encubrimiento sistemático que llegaba hasta el Vaticano«, aseveró Shapiro en entrevista con NBC.

Agregó que desde que se creó la línea telefónica especializada en abusos perpetrados por clérigos en Pensilvania se ha recibido más de 700 llamadas.

«Los líderes de la Iglesia mentían a los feligreses los domingos y protegían a estos depredadores de las autoridades, pero documentaban todo y lo colocaban en archivos secretos a tan solo pocos metros de los obispos», afirmó Shapiro.

El fiscal del estado de Pensilvania aseguró que líderes religiosos mentían a los feligreses los domingos y protegían a estos depredadores de las autoridades.

El fiscal general calificó este proceder como «inexplicable» y aseguró que se cuenta con los medios para probarlo.

«Tenemos evidencia de que el Vaticano tenía conocimiento del encubrimiento», aseveró el funcionario. Aclaró, no obstante, que no se han encontrado nexos con el actual sumo pontífice: «No puedo hablar específicamente respecto al papa Francisco», subrayó.

Respecto a las declaraciones previas de un obispo de que la Iglesia de hoy «no es la que se describe en el informe», Shapiro fue contundente. «La violación de niños en 1970 es lo mismo que la violación de niños en 2018 […] no lo toleraremos«, acotó.

«Los seminarios eran criaderos de Pedófilos»

Durante una entrevista con la Agencia EFE, uno de los más de 1.000 menores que sufrieron abusos por parte de sacerdotes pederastas en Pensilvania aseguró que «los seminarios» que llegó a conocer eran «criaderos de pedófilos«.

John Delaney tiene ahora 48 años y reconoce que los abusos que sufrió por parte de un cura llamado James Brzyski le perjudicaron muy considerablemente: «Se llevó mi infancia, y eso es algo que no se puede recuperar. Me convenció de que mis padres sabían lo que estaba haciendo y lo aprobaban».

Familiares de víctimas de abusos durante la rueda de prensa del fiscal general de Pensilvania, Josh Shapiro, donde se dio a conocer el informe. The Washington Post

Los abusos tuvieron lugar a partir de 1980, en una parroquia de Filadelfia, en la que Brzyski escogía a los monaguillos que le asistirían en la misa. «Fui uno de los escogidos: a los 10 años me tocó, a los 11 ya me había violado», contó Delaney.

Poco después tuvo problemas de alcoholismo y drogadicción, y abandonó Filadelfia para alejarse de sus recuerdos.

«Me mudé hace más de 11 años. Era demasiado. No podía pasar por delante de la iglesia, tenía demasiados recuerdos», señaló Delaney.

Brzyski fue hallado muerto en un motel de Texas en 2017, y nunca fue condenado. «Lo habían trasladado previamente de tres parroquias, con sigilo, pese a que sabían que abusaba de niños y era un pedófilo confeso«, aclara Delaney, que denuncia que «los pederastas se encuentran en un lugar seguro dentro de la Iglesia»

Delaney explica que los sacerdotes «tienen acceso a niños» y gozan de la confianza de la gente. «Los pederastas se esconden tras sus sotanas y saben que la Iglesia los va a proteger si se meten en problemas», concluyó.

 

Continúa leyendo…

Papa Francisco condena “atrocidades” de sacerdotes en Pensilvania

La horrorosa historia de los sacerdotes que usaron crucifijos para cometer abusos sexuales

 

 

 

 

4,207,033FansMe gusta
129,939SeguidoresSeguir
289,413SeguidoresSeguir
16,413SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

Edición Impresa El Ciudadano