Trump defiende el uso de la bandera confederada y dice que es “un símbolo de orgullo” del sur de EE.UU.

El presidente estadounidense niega que este emblema, considerada un símbolo de la esclavitud y la opresión, sea ofensivo

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, no para de generar polémica y en una entrevista emitida este domingo se negó a decir que la bandera confederada era un símbolo ofensivo, argumentando que es un motivo de orgullo para la gente que ama el sur del país.

Durante una entrevista con el programa Fox News Sunday, el presidente republicano, fue preguntado si la bandera – considerada un símbolo de la esclavitud y la opresión por la mayoría de los estadounidenses, era ofensiva-, y respondió: “Depende de a quién te refieras, de cuándo estés hablando”, respondió Trump.

Cuando la gente tiene con orgullo sus banderas confederadas no están hablando de racismo. Ellos aman su bandera, que representa el sur. Les gusta el sur… Digo que es la libertad de muchas cosas, pero es la libertad de expresión”.

 Un cartel de la campaña del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, entre dos banderas confederadas, en Sandston, Virginia, EEUU,. Imagen : Reuteres

El Pentágono excluye la bandera confederada

Un memorando firmado por el secretario de Defensa Mark Esper, enumera los tipos de banderas que se pueden exhibir en las instalaciones militares, y la bandera confederada, roja, de franjas azules en forma de X y estrellas blancas, no se encuentra entre ellas, lo que impide su exhibición sin señalar una prohibición.

La razón de no nombrar una bandera prohibida específica fue garantizar que la política de todo el departamento sea apolítica y resista posibles desafíos políticos de libertad de expresión», dijo el funcionario.

Las banderas aceptadas y enumeradas incluyen la de Estados Unidos, las de los estados, las oficiales de unidad militar y las de organizaciones como la Liga Nacional de Familias, también conocida como la bandera POW/MIA.

«Siempre debemos permanecer enfocados en lo que nos une, nuestro juramento a la Constitución y nuestro deber compartido de defender la nación», dice el memorando de Esper. «Las banderas que enarbolamos deben estar de acuerdo con los imperativos militares del buen orden y la disciplina, tratar a toda nuestra gente con dignidad y respeto y rechazar los símbolos divisivos», agregó Esper.

Simpatizantes de la Confederación defienden la bandera y los monumentos confederados, en una manifestación, en Carolina del Norte, Estados Unidos, el 11 de julio de 2020.
Simpatizantes de la Confederación defienden la bandera y los monumentos confederados, en una manifestación, en Carolina del Norte, Estados Unidos. Foto: AFP.

Una bandera polémica

La primera atribución de la bandera confederada fue en el sur del país, con estados como Alabama, Kentucky, Louisiana, Tennessee y Carolina del Sur, entre otros, que se consideraron como una nación no reconocida y que lucharon por separarse de Estados Unidos.

Sin embargo, para comprender la controversia en torno a la bandera es necesario retroceder hasta la Guerra Civil.

Fue izada por los estados separatistas, que defendieron la continuación de la esclavitud y que perdieron la Guerra Civil o Guerra de Secesión ocurrida entre 1861 y 1865 frente a los unionistas. Por eso, este símbolo se identifica con un pasado relacionado con el racismo.

Elevar esta bandera puede ser ofensivo para muchos estadounidenses, que lo consideran un recordatorio de la esclavitud . En contraposición, los partidarios señalan que la bandera representa un legado histórico sobre el patrimonio y la cultura del sur de la nación, que junto con las bases militares de EE. UU., que llevan el nombre de los generales confederados y las estatuas que los honran, sirven como monumentos a las víctimas de la Guerra Civil.

Pero ese argumento es fuertemente rechazado por sus críticos, que comparan incluso la utilización de la bandera confederada en Estados Unidos, como si en Alemania se defendiera la exhibición de la bandera Nazi.

De hecho, el Ku Klux Klan, fundado en el siglo XIX y conocido por sus actos de violencia contra afroamericanos, utilizó activamente esa bandera, que en la actualidad sigue siendo usada como símbolo de la supremacía blanca.

La exhibición de este símbolo ha reavivado viejas heridas aún más con la llegada de Donald Trump a la escena política. El mandatario ha sido acusado de instar intencionalmente tensiones raciales, como parte de su campaña de reelección.

Estas escenas fueron vistas a lo largo del país en medio de la nueva ola de protestas contra el racismo, generada tras la muerte del afroamericano George Floyd, a manos de un agente de la Policía.

Con información de Reuters y France 24.

Sigue leyendo:

Compártelo

Comentarios