Jefe de Inteligencia ruso sostiene que todas las reservas de Novichok en su país fueron destruidas

Todas las existencias de este agente nervioso en territorio ruso fueron eliminadas en conformidad con los protocolos de la OPAQ, asegura Serguéi Naryshkin
Publicado en

Mundo / Rusia

0 0


El director del Servicio de Inteligencia Exterior de Rusia, Serguéi Naryshkin, ha calificado de «desinformación» las declaraciones sobre las supuestas reservas del agente nervioso Novichok en Rusia, y ha recordado que todas sus existencias fueron destruidas en conformidad con los protocolos de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ).

«Fueron destruidas de acuerdo con los protocolos y regulaciones de la OPAQ. Y esto se registró de la forma establecida», aseguró Naryshkin en declaraciones a la prensa. «Por lo tanto, decir que hay producción o existencias antiguas de agentes de guerra química en Rusia es, por supuesto, una desinformación», agregó.

«En el cuerpo de Navalny no había sustancias tóxicas»

Sobre el opositor ruso Alexéi Navalny, hospitalizado en Alemania, Naryshkin subrayó que, tras realizar investigaciones exhaustivas de acuerdo con los protocolos «más estrictos», los médicos rusos de la ciudad de Omsk, que -recordó- «salvaron la vida» del activista, no encontraron «signos de la presencia de sustancias tóxicas» en su cuerpo.

Según enfatizó el jefe del Servicio de Inteligencia Exterior, en el momento de salir del territorio ruso a bordo de un avión ambulancia, en el cuerpo de Navalny «no había sustancias tóxicas, venenosas».

¿Qué le pasó a Navalny?

El 20 de agosto, el opositor ruso se sintió mal durante un vuelo a Moscú. El avión aterrizó de emergencia en la ciudad rusa de Omsk, donde Navalny fue hospitalizado en estado grave y tuvo que ser conectado a un respirador.

Antes de embarcar, Navalny bebió té en el aeropuerto de Tomsk por lo que sus partidarios sugirieron que podría estar envenenado, versión que compartió la familia del opositor. Sin embargo, los médicos del hospital de emergencias de Omsk afirmaron no haber encontrado ningún rastro de veneno en el organismo del paciente, siendo el trastorno metabólico el diagnóstico principal que manejaron.

Navalny fue ingresado en el hospital ruso en un coma de origen desconocido, y casi de inmediato los especialistas decidieron inducirle a un coma médico.Durante los dos siguientes días los médicos hicieron todo lo necesario para salvar la vida del político y lograron estabilizar su condición. Tras ello, a petición de la familia, el opositor fue trasladado a Alemania, al hospital Charité de Berlín, donde el diagnóstico inicial fue que sufrió una intoxicación con una sustancia del grupo de los inhibidores de la colinesterasa.

En respuesta, los médicos del hospital de emergencias de Omsk indicaron que, cuando el opositor fue ingresado, no presentaba un cuadro clínico específico de ese grupo de sustancias. Por otra parte, desde el Ministerio del Interior de Rusia regional confirmaron que no se habían encontrado sustancias potentes o narcóticas en los análisis a Navalny durante sus inspecciones.

Varias fuentes del país germano, incluido el Laboratorio de las Fuerzas Armadas Alemanas, afirmaron que Navalny fue envenenado con un agente nervioso del grupo Novichok, alegando que una sustancia de este tipo solo puede estar al alcance de las autoridades rusas. Moscú, por su parte, niega estas acusaciones y pide a la parte alemana los materiales relacionados con el caso para poder analizarlos.

«Olvídense del Novichok»

Al mismo tiempo, el periódico Die Zeit informó el miércoles que el «Gobierno alemán ya no tiene dudas» de que detrás del presunto envenenamiento de Navalny está un «servicio especial ruso dirigido por el Kremlin» que utilizaría un nuevo tipo de agente químico nervioso del grupo Novichok más peligroso y mortal que las variantes previamente conocidas. Según el rotativo, Navalny tenía que morir en el avión, pero sobrevivió gracias a una «serie de circunstancias felices», como la decisión del piloto de aterrizar en Omsk y las acciones de los médicos rusos, que le inyectaron el antídoto atropina.

Las acusaciones del periódico alemán fueron rechazadas por uno de los creadores del Novichok, Leonid Rink. «Es una auténtica tontería. Por supuesto, conozco todas las variedades del Novichok. Pero la afirmación [de Die Zeit] no tiene nada que ver con el mecanismo de acción, con el hecho de que deberían aparecer síntomas. No los hay. […] Olvídense del Novichok», aseveró.

Cortesía de RT

Te podría interesar

Etiquetas

Comentarios