Miami reimpone el uso de la mascarilla ante alarmante repunte de la nueva cepa Delta

"Las mascarillas se exigen a empleados y visitantes en todos los espacios interiores públicos del condado, para protegernos" de un posible contagio de la variante Delta, señaló alcaldesa de Miami-Dade, Daniella Levine Cava.

El condado de Miami-Dade, en el sureste de Florida, reimpuso la obligación de llevar mascarilla en las instalaciones gubernamentales ante el alarmante repunte del covid-19 en el estado, medida que deberán cumplir empleados y visitantes.

«Las mascarillas se exigen (a partir de este miércoles) a empleados y visitantes en todos los espacios interiores públicos del condado, para protegernos» de un posible contagio de la variante delta, señaló en rueda de prensa Daniella Levine Cava, alcaldesa de Miami-Dade, publicó la agencia EFE.

Mascarilla y distancia, un mantra para Miami-Dade | Principal | Edición USA  | Agencia EFE
El estado de Florida registra un repunte de casos semanales con la alarmante cifra de 73.199 nuevos contagios en la semana del 16 al 22 de julio, un aumento de 60% respecto de la anterior (45.584 casos), más que ningún otro estado del país. Foto: EFE.

También es obligatorio su uso en los servicios de transporte público y aeropuertos bajo las regulaciones federales, añadió Levine Cava, quien alertó sobre el «enorme y alarmante» aumento de los casos de coronavirus en nuestra comunidad y el país.

Repunte grave de Covid-19

Ante la gravedad del repunte de casos de coronavirus y una sola información semanal de su incidencia por el gobierno del republicano Ron DeSantis, la jefa del Departamento de Agricultura y Servicios al Consumidor de Florida, la demócrata Nikki Fried, dijo en rueda de prensa que ofrecerá frecuentes reportes sobre el covid-19 ante la demanda de información.

El estado de Florida registra un repunte de casos semanales con la alarmante cifra de 73.199 nuevos contagios en la semana del 16 al 22 de julio, un aumento de 60% respecto de la anterior (45.584 casos), más que ningún otro estado del país, según datos del Departamento de Salud de Florida (FHD, en inglés) publicados el pasado viernes.

La tasa de positividad en el estado alcanzó 15.1%, con un promedio de 10.000 nuevos contagios diarios para un acumulado total de cerca de 2,5 millones de casos desde el inicio de la pandemia el primero de marzo de 2020, según el FHD, que ahora solo informa de la incidencia del covid-19 una vez por semana.

Incidencia y hospitalizaciones por covid-19 dispara las alarmas en Florida
El gobernador de DeSantis se niega a implantar medidas de prevención obligatorias como el uso de mascarilla, incluido en colegios, y el uso de la distancia social.

Esta semana la cadena de hospitales AdventHealth, la mayor del centro de Florida, elevó el nivel de emergencia a rojo debido al aumento veloz de pacientes con covid-19.

Por su parte, Carlos Migoya, director general del mayor sistema de hospitales del sur de Florida Jackson Health, señaló que ahora al menos 10% de los pacientes que dieron positivo al covid-19 han contraído la cepa que se originó en Colombia.

Así las cosas, el gobernador de DeSantis se niega sin embargo a implementar medidas de prevención obligatorias como el uso de mascarilla, incluido en colegios, y el uso de la distancia social.

La variante Delta y América Latina

En América Latina, de manera especial en Ecuador, por su parte, se extendió por otros 30 días el estado de excepción en la provincia fronteriza con Perú y la ciudad de Guayaquil (suroeste), afectadas por la variante delta del coronavirus.

El presidente Guillermo Lasso resolvió renovar el estado de excepción hasta el próximo 27 de agosto debido a la calamidad pública producida por la detección de casos de la variante delta y delta plus, de acuerdo con un decreto firmado el miércoles.

El Comité de Operaciones de Emergencia (COE) nacional, encargado del manejo de la pandemia, había solicitado la víspera ampliar el estado de excepción -decretado en principio el 14 de julio- tras la identificación de un total de 85 casos de la variante delta en seis de las 24 provincias ecuatorianas.

La más afectada es El Oro (sur y fronteriza con Perú) con 59 casos. En esa provincia se mantendrá un toque de queda de 10 horas entre lunes y jueves, y de 12 horas de viernes a domingo. Además de la reducción del aforo a 25% en todos los establecimientos.

El decreto precisa que las personas que hayan completado el esquema de vacunación contra la Covid-19 podrán exceptuarse de las limitaciones a la libertad de tránsito.

En Guayaquil se limitará la concentración de personas a 75% en lugares al aire libre y a 50% en espacios cerrados y en el transporte público. Esa ciudad fue hace un año uno de los primeros focos de la pandemia en Latinoamérica y sufrió el colapso de sus sistemas sanitario y funerario.

Para controlar la propagación de la variante delta, la nación -que mantiene cerradas sus fronteras terrestres- también impuso a los viajeros procedentes de India y Brasil un aislamiento de 10 días además de presentar el resultado negativo de examen PCR.

En Ecuador, con 17,7 millones de habitantes, la Covid-19 deja más 484.700 contagios (2.738 por cada 100.000 personas) y cerca de 31.500 muertos, entre confirmados y probables, desde que la presencia de la pandemia fue declarada en su territorio, en febrero de 2020.

En el país, según un conteo de la AFP, 2,2 millones de personas han recibido la vacunación completa, mientras que otras 6,1 millones tienen la primera dosis.

(Con información de EFE y AFP)

Otras noticias de interés:


Comparte 👍

Comenta 💬