Obispos: «Las estructuras que facilitaron los abusos en la Iglesia deben ser destruídas»

El arzobispo de Dublín, Diarmuid Martin, señaló que «no es suficiente decir lo siento» ante los abusos sexuales cometidos por integrantes de la Iglesia Católica. Afirmó que «las estructuras que permitieron o facilitaron los abusos deben ser destruidas y destruidas para siempre».

Tras el demoledor informe sobre más de los 300 sacerdotes pederastas en Pensilvania (Estados Unidos), miembros de la Pontifica Comisión para la Protección de los menores (institución autónoma vinculada con la Santa Sede) solicitaron reforzar las acciones contra los abusos en la Iglesia. Algunos de los miembros de esta comisión consideran que falta mucho trabajo por hacer.

El padre Hans Zollner, a pesar de que defiende la actuación del papa Francisco, valora que «hay que reforzar todo el trabajo de prevención, las conferencias episcopales y las diócesis». «Hay que responsabilizar a los obispos para que no se encubran los abusos», señaló.

El sacerdote afirma que, desde hace tiempo ya existe la obligación de denunciar estos casos, sin embargo, no ha sido hasta agosto de este año que se denunciaron 300 supuestos casos de «sacerdotes depredadores» sexuales en seis diócesis.

También recomendó la revisión del Derecho Canónico ya que «hasta ahora es muy vago respecto a la definición de este tipo de crímenes y las correspondientes penas».

No hay tiempo que perder

Por otra parte, el presidente de esta comisión, Sean Patrick O’Malley, deseó la implantación de «procedimientos más claros para los casos que involucren obispos», así como «tomar medidas rápidas y decisivas con respecto a estos asuntos de importancia crítica«.

«Debemos proceder rápidamente y con un propósito. No hay tiempo que perder», aseguró en una reciente carta, tras publicarse el informe de los abusos en Pensilvania.

Además, el periodista Andrea Tornielli, autor de libros junto al papa Francisco y coordinador de la página del diario La Stampa, Vatican Insider, también ha pedido cambios advirtiendo que el problema está en»la mentalidad». «Si no se entiende que no hay que ocultar o encubrir, las normas o leyes, no bastan» ha dicho.

«No es suficiente decir lo siento»

La Iglesia católica irlandesa encubrió durante décadas los abusos sexuales cometidos por sacerdotes. Para ello contó con la colaboración de la Policía, que nunca se molestó en cumplir con su deber.

Tras conocer el informe que ha identificado a unos 1.000 menores víctimas, el Papa tiene planeado ir los próximos 25 y 26 de agosto a Irlanda para reunirse con los menores víctimas de abusos por parte del clero.

Ante las críticas recibidas, la página especializada en información del Vaticano, El Sismógrafo, informó que el Papa preparará, tras su viaje a Irlanda, un documento para los obispos de todo el mundo con indicaciones normativas.

La horrorosa historia de los sacerdotes que usaron crucifijos para cometer abusos sexuales

4,204,427FansMe gusta
128,951SeguidoresSeguir
289,440SeguidoresSeguir
16,409SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

Edición Impresa El Ciudadano