es Spanish

Resurgimiento del califato es una amenaza religiosa para Siria

Las pretensiones de la banda takfirí EIIL y del Frente Al-Nusra (autoproclamado Frente Fath Al-Sham) de reconstruir el califato con ayuda de varios países del occidente constituye una amenaza religiosa para  el pueblo sirio.

Bashar al-Asad, presidente de Siria advierte que estos intentos de califato están destinados a que los extremistas vuelvan a la nación y utilizar el califato como una estrategia para penetrar fuerzas occidentales con nombres diversos. Recordó que la guerra en la nación árabe se debe a causas internas y externa. 

“Les llaman terroristas hoy, pero les utilizarán, tal vez, en diez años vayan a utilizarlos en otro lugar y bajo un nombre diferente, pero no es más que un cambio de marca. Son una herramienta para el Occidente”, expresó el mandatario sirio.

Al-Asad ratificó que su país destruyó todas sus armas químicas en 2013 y denunció que el Occidente acusa a Damasco de utilizarlas cuando los terroristas están siendo derrotados por fuerzas militares.

“Las invenciones sobre las armas químicas son parte de la línea política destinada a ir en contra del Gobierno de Siria (…) Esta historia con las armas químicas solo es un pretexto para la intervención militar directa y para llevar a cabo ataques contra el Ejército sirio; ya sucedió muchas veces, y cuando los terroristas controlados por ellos sufren una derrota, escuchamos en cada ocasión cuentos sobre las armas químicas”, detalló el mandatario sirio.

En cuanto a los eventos suscitados al norte de Siria, el presidente aseguró que Damasco restablecerá el control por la fuerza si los terroristas no se rinden y agregó que existen dos vías para detener la ocupación en esa la región, bien sea desde la reconciliación con la que se recuperó varias zonas; o a través del ataque a terroristas.

Destacó que EE.UU. pidió a Turquía tomar el norte para «crear de nuevo caos» y afirmó: “Todos estos territorios se encuentran bajo el control de EE.UU., y de nadie más”, precisó.

Califato

De acuerdo a los expertos del Islam, el «califato» es el proceso de elección de un líder religioso y político de los musulmanes en el mundo. El califa («sucesor»), también al sistema de gobierno  y que no fue establecido después de la muerte de Mahoma en los primeros años del Islam, cuya razón originó la división que permanece actualmente entre sunitas y chiitas.

Los chiitas creían que la sucesión luego de la muerte de Mahoma debía seguir la línea familiar (en la persona del sobrino y yerno del profeta Alí, mientras que los sunitas señalan que el poder debía obtenerlo la figura del califa (el primero de ellos fue Abu Bakr, cercano compañero de Mahoma).

 

4,226,330FansMe gusta
153,424SeguidoresSeguir
288,623SeguidoresSeguir
16,457SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -

Más Leídos

- Advertisment -