Dignidad Ahora

Primer crimen fuera del planeta: ¿Quién juzga a la astronauta que cometió delito en el espacio?

Robo de identidad y acceso indebido a registros financieros privados

El primer crimen cometido en el espacio pudo haber ocurrido recientemente a bordo de la Estación Espacial Internacional, informó The New York Times esta semana


La astronauta de la NASA Anne McClain fue acusada por su esposa, Summer Worden, de iniciar sesión en la cuenta bancaria personal de Worden desde una computadora afiliada a la agencia espacial que está a bordo de la Estación Espacial Internacional (EEI).

Esta supuesta invasión espacial de la privacidad está siendo investigada por la Oficina del Inspector General de la NASA, pues McClain se convierte así en la primera estadounidense en ser acusada de cometer un crimen desde el espacio.

McClain, quien estuvo a bordo de la EEI desde diciembre de 2018 hasta junio de 2019, reconoció que accedió a la cuenta bancaria de Worden. También reconoció que anteriormente había usado la misma contraseña para acceder a la cuenta desde la Tierra, y asegurarse de que hubiera suficiente dinero para mantener a su hijo. En un comunicado en Twitter, McClain negó haber actuado mal.

«No hay ninguna verdad inequívoca en estas afirmaciones», tuiteó McClain. Ella y su cónyuge se casaron en 2014 y solicitaron el divorcio en 2018. El hecho ocurrió justo cuando se encontraban en medio de una «separación dolorosa y personal que ahora desafortunadamente está en los medios».

Ante este hecho, la NASA se limitó a elogiar la carrera de McClain y se negó a opinar sobre las acusaciones. «La teniente coronel Anne McClain tiene una exitosa carrera militar, realizó misiones de combate en Irak y es uno de los principales astronautas de la NASA», dijeron funcionarios de la NASA en un comunicado a Space.

La pareja libra una batalla de custodia por su hijo desde hace dos años. Foto: Web

En el texto agregan que McClain «hizo un gran trabajo en su misión más reciente de la NASA a bordo de la Estación Espacial Internacional. Al igual que con todos sus empleados, la NASA no hace comentarios sobre asuntos personales».

La acusación de Worden

McClain se graduó en West Point y mantiene su rango de teniente coronel en el Ejército. En tanto, su expareja, Summer Worden, es una ex oficial de inteligencia de la Fuerza Aérea, informó CBS News.

Worden acusa a McClain de acceder a su cuenta bancaria, sin permiso, desde la Estación Espacial Internacional. “Estaba bastante horrorizada de que ella llegara tan lejos. Sabía que ella no estaba bien «, dijo Worden a The New York Times (TNYT).

Explicó que sospechaba de la situación desde antes de descubrirlo, pues su entonces esposa conocía los detalles de sus gastos desde el espacio y por ello hizo que el banco rastreara de dónde provenían los inicios de sesión en su cuenta, informó CBS News.

Worden presentó una queja ante la Comisión Federal de Comercio. Su familia presentó una queja contra McClain ante la Oficina del Inspector General de la NASA, que acusó a la astronauta de robo de identidad y de acceso indebido a los registros financieros privados de Worden, informó TNYT.

La astronauta es investigada por la Oficina del Inspector General de la NASA. Foto: NASA

La respuesta de McClain

«No hay ninguna verdad inequívoca en estas afirmaciones», tuiteó McClain. «Hemos pasado por una dolorosa separación personal que ahora lamentablemente está en los medios de comunicación. Agradezco la gran cantidad de apoyo y me reservaré comentarios hasta después de la investigación«, añadió.

McClain, que está de vuelta en la Tierra, se sometió a una entrevista bajo juramento con el inspector general. «Ella niega enérgicamente que haya hecho algo indebido«, dijo el abogado de McClain, Rusty Hardin.

Hardin dijo que la astronauta «está cooperando totalmente» y alegó que su protegida alega que solo actúo como siempre lo había hecho durante el resto de su relación.

En el centro de la disputa hay una batalla de custodia de dos años por su hijo, que ha hecho que el divorcio de la pareja sea aún más desagradable de lo habitual.

Si bien la pareja aún estaba casada en 2018, McClain acudió a los tribunales para tratar de obtener los derechos compartidos de crianza y «el derecho exclusivo de designar la residencia principal del niño», si ella y Worden no podían ponerse de acuerdo.

La NASA se limitó a elogiar la carrera de McClain y se negó a opinar sobre las acusaciones. Foto. NASA

Asimismo, la astronauta le dijo a la corte que su esposa tenía un “temperamento explosivo” y había estado tomando malas decisiones financieras. Por su parte, Worden estaba furiosa porque no quería que su esposa separada afirmara ser la madre de su hijo, informó TNYT.

Worden solicitó el divorcio en 2018 después de que McClain la acusó de asalto, cargo que luego fue desestimado.

Unos meses más tarde, McClain partió al espacio en una misión extendida y poco después, Worden comenzó a sospechar que su esposa separada estaba husmeando en sus finanzas.

McClain obtuvo su título en West Point en ingeniería mecánica / aeronáutica y luego fue a Inglaterra para obtener una maestría en ingeniería aeroespacial y relaciones internacionales.

Una lista compilada por la NASA mostró que McClain está entre los 12 astronautas que podrían convertirse en la primera mujer en la Luna en 2024, informó Stars and Stripes.

Anne McClain está entre los 12 astronautas que podrían convertirse en la primera mujer en la Luna en 2024. Foto: Web

¿Existe alguna ley espacial?

Este presunto delito da lugar a la pregunta: ¿qué derecho penal, si corresponde, se aplica en el espacio ultraterrestre? La respuesta breve es la siguiente: las naciones fundadoras de la EEI planearon tal contingencia, estableciendo un marco legal que otorga a cada nación jurisdicción sobre sus respectivas partes de la estación.

En otras palabras, un supuesto delito cometido por un astronauta estadounidense -que usa una computadora de la NASA- y cuya víctima también es estadounidense, sería procesado por las autoridades estadounidenses pertinentes en la Tierra.

La respuesta larga es más complicada y está destinada a serlo aún más con el advenimiento del turismo espacial, la militarización espacial y la actividad comercial. La actividad humana ha aumentado en el espacio, con al menos 50 naciones actualmente dedicadas a actividades espaciales.

El espacio, como la alta mar, se considera res communis: «pertenece a todos y a nadie, y ningún país puede reclamarlo».

Pero eso no significa que la alta mar y el espacio ultraterrestre estén libres de leyes nacionales. El derecho internacional permite a los países ejercer su jurisdicción fuera de su territorio de varias maneras, incluso a través del principio de nacionalidad, que abarca los delitos cometidos por los ciudadanos de un país fuera de sus fronteras, y el principio de universalidad, que permite a los países enjuiciar a cualquier persona por delitos graves contra el derecho internacional, como la piratería

El espacio ultraterrestre no está libre de leyes nacionales. Foto: NASA

El espacio se rige por cinco tratados internacionales clave, conocidos informalmente como el Tratado del Espacio Exterior, el Acuerdo de Rescate, la Convención de Responsabilidad, la Convención de Registro y el Acuerdo de la Luna (sus nombres formales son más largos). Todos están bajo los auspicios de la Oficina de Asuntos del Espacio Ultraterrestre de las Naciones Unidas.

El Tratado del Espacio Exterior es uno de los más relevantes a la hora de tratar presuntos delitos en el espacio.

En términos generales, el Tratado requiere que la exploración y el uso del espacio ultraterrestre sean libres, en interés de todos los países, y no sujetos a ningún reclamo de soberanía nacional. La Luna y otros cuerpos deben usarse solo con fines pacíficos. Las naciones son responsables de las actividades espaciales nacionales y son responsables del daño causado por sus objetos espaciales.

En cuanto a la cuestión de quién procesa los delitos espaciales, la respuesta breve es que un delincuente espacial generalmente estaría sujeto a la ley del país del que es ciudadano, o el país a bordo de cuya nave espacial registrada se cometió el delito, porque el tratado otorga a ese país autoridad «sobre cualquier personal del mismo».

Sin embargo, el término «personal» no está definido, y esto plantea preguntas sobre cuál podría ser el caso para los ciudadanos privados, como, por ejemplo, un turista espacial australiano que vuela a bordo de una nave espacial registrada en Estados Unidos.

La Estación Espacial Internacional tiene su propio acuerdo intergubernamental. Foto: NASA

Nacionalidad activa y nacionalidad pasiva

La Estación Espacial Internacional tiene su propio acuerdo intergubernamental, firmado por los países socios del proyecto, que establece expresamente la jurisdicción basada en la nacionalidad sobre el delito.

El pacto establece que “Canadá, los Estados socios europeos, Japón, Rusia y Estados Unidos pueden ejercer jurisdicción penal sobre el personal en o sobre cualquier elemento de vuelo que sean sus respectivos nacionales”.

Como se informa que McClain es ciudadana estadounidense, esto significa que la ley penal de EE. UU. se aplicará a su conducta. Esto también se conoce como jurisdicción de «nacionalidad activa» y se simplifica por el hecho de que su presunta víctima también es ciudadana estadounidense.

Si la víctima de un delito cometido en la EEI era un ciudadano de una nación asociada diferente, y si Estados Unidos no brindaba seguridad de que procesaría al autor, se aplicaría la ley penal de la otra nación. Esto se conoce como jurisdicción de «nacionalidad pasiva». También existe la posibilidad de que si el delito tuvo lugar en la sección de la estación espacial de un país socio, se aplique su ley penal.

El turismo espacial es una de las grandes apuestas de la NASA para los próximos años. Foto: Web

¿Y cuando se trate de turismo espacial?

Para otros vuelos espaciales que no están a bordo de la EEI, las cosas se vuelven aún más complicadas, por varias razones. El marco del tratado sobre derecho penal en el espacio depende en gran medida de la nacionalidad. Esto complica la situación si un presunto criminal tiene doble nacionalidad.

Desde 2001, cuando Dennis Tito se convirtió en el primer turista espacial, solo siete ciudadanos privados han pagado para ir al espacio.

Sin embargo, es poco probable que los futuros turistas espaciales estén a bordo de la EEI, por lo que ese acuerdo intergubernamental no se aplicará. Es muy probable que se aplique la ley penal del país de registro del avión espacial, pero esto podría ser problemático si los países cuyos ciudadanos están a bordo también intentan reclamar jurisdicción.

Otra cuestión es dónde comienza el espacio. La atmósfera de la Tierra no tiene un límite sólido, lo que dificulta determinar si la ley aérea o la ley espacial deberían aplicarse a una altitud dada, y si se puede considerar que los vuelos con destino al espacio han violado el espacio aéreo de otro país.

Finalmente, para crímenes realmente graves como el genocidio, crímenes contra la humanidad o crímenes de guerra, la jurisdicción de la Corte Penal Internacional también puede extenderse al espacio ultraterrestre. Si bien algunas personas ya ven el espacio como una arena militar, solo podemos esperar que esta jurisdicción teórica nunca se aplique en la práctica.


Comparte 👍

Comenta 💬