es Spanish

¿Quién provocó un infierno en la Amazonía? Estos son los principales responsables

La administración de Jair Bolsonaro ha sido bastante explícito al decir que no está interesado en regular los agronegocios, al punto que colocó a importantes funcionarios de ese sector en puestos clave de su Gobierno


Los incendios que devastan desde hace al menos 20 días a la región de la Amazonía han consumido cientos de miles de hectáreas, no solamente en Brasil, sino también en Bolivia y Paraguay. Hay, incluso, algunas fuentes que hablan de millones de hectáreas afectadas entre los tres países.

La agencia BBC Mundo asegura que se ven perjudicadas más de 40.000 especies de plantas, 1.300 tipos de aves y 426 de mamíferos que conviven en la selva tropical más grande del mundo con 6,7 millones de kilómetros cuadrados.

La mayor afectación se vive en Brasil, donde la respuesta del Gobierno Federal ha sido prácticamente nula. El presidente Jair Bolsonaro se ha tomado la situación como un chiste de mal gusto, haciendo bromas sobre la tragedia, culpando a las ONG, desviando la atención a otros temas, avivando conflictos diplomáticos y negándose a recibir financiamiento y ayuda extranjera.

Pero, ¿qué motiva al Mandatario ultraderechista a no darle importancia a esta catástrofe, a defender a las transnacionales que deforestan medio bosque amazónico por intereses capitalistas y a desprestigiar la lucha de ambientalistas y pueblos indígenas que defienden ese territorio ancestral?

La respuesta es muy sencilla: el miedo a las represalias que podría obtener de parte de su homólogo estadounidense, el magnate y multimillonario Donald Trump.

Bolsonaro es llamado en la región suramericana el “Trump del trópico”, dada las ideas y políticas similares que comparten. Foto: Agencias

Una investigación de The Intercept, firmada por Ryan Grim, reveló que dos empresas brasileñas propiedad de un donante principal de Trump y del líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, son significativamente responsables de la destrucción continua de la selva amazónica que ha desencadenado los incendios y captado la atención del mundo entero.

Las compañías han arrebatado el control de la tierra, la deforestaron y ayudaron a construir una polémica carretera hasta su nueva terminal, para facilitar el cultivo y la exportación de granos y soja.

Esa terminal de embarque en Miritituba, en el estado de Pará, permite a los productores cargar soja en barcazas, que luego navegarán a un puerto más grande antes de que la carga se exporte a otros continentes.

La terminal está dirigida por Hidrovias do Brasil, una compañía propiedad en gran parte de Blackstone, una importante empresa de inversión de Estados Unidos.

Otra compañía de Blackstone, Pátria Investimentos, posee más del 50 % de Hidrovias, mientras que Blackstone posee directamente una participación adicional de aproximadamente 10 %.

El cofundador y CEO de Blackstone, Stephen Schwarzman, es un aliado cercano de Trump y ha donado millones de dólares a McConnell en los últimos años.

El desarrollo de la carretera en sí causa deforestación, debido a que se hace para incrementar las zonas de cultivo. Foto: Agencias

La polémica carretera B.R.-163

El puerto y la carretera fueron objeto de una investigación de 2016 por The Intercept Brasil. Hidrovias anunció ese año que pronto comenzaría a exportar soya en camiones desde el estado de Mato Grosso a través de la carretera B.R.-163. El camino estaba en gran parte sin pavimentar en ese momento, pero la compañía dijo que planeaba continuar mejorando y desarrollándolo.

Meses atrás, el Gobierno de Bolsonaro anunció que Hidrovias se asociaría en la privatización y el desarrollo de cientos de millas del B.R.-163. El desarrollo de la carretera en sí causa deforestación, pero, al mismo tiempo permite la transformación esta región de la Amazonía en una zona de cultivo.

El medio británico recuerda que durante las décadas de 1970 y 1980, la tasa de deforestación se desaceleró en esta región, ya que una coalición de comunidades indígenas y otros defensores de la sostenibilidad de los bosques lucharon contra la invasión.

El progreso comenzó a retroceder en 2014, cuando la política giró a la ultraderecha en Brasil, después del golpe de Estado que derrocó a la presidenta Dilma Rousseff, del Partido de los Trabajadores, en 2016.

El gobierno de facto de Michel Temer nombró al magnate de la soja Blairo Maggi, exgobernador de Mato Grosso, como ministro de Agricultura y se agudizó la deforestación.

El anuncio provocó el rechazo de defensores e indígenas. En marzo de 2017, Hidrovias admitió que su negocio se había ralentizado por el aumento de los bloqueos en la B.R. 163, pero recientemente aseguró que, gracias a una fuerte inversión, planeaba duplicar su capacidad de envío de granos a 13 millones de toneladas.

Portada de la revista Fortune en 2007 con la imagen de Stephen Schwarzman en la portada como “El Nuevo Rey de Wall Street”

Schwarzman y Blackstone

Schwarzman, fundador de Blackstone, posee aproximadamente una quinta parte de la compañía, lo que lo convierte en uno de los hombres más ricos del mundo. En 2018, le pagaron al menos $ 568 millones, lo que fue, de hecho, una caída desde los $ 786 millones que ganó el año anterior.

Ha sido generoso con McConnell y Trump. En 2016 donó $ 2.5 millones al Fondo de Liderazgo del Senado, el Super PAC de McConnell y puso a Jim Breyer, el cuñado multimillonario de McConnell, en la junta de Blackstone. Dos años después, Schwarzman aportó $ 8 millones al Super PAC de McConnell.

Los empleados de Blackstone han dado más de $ 10 millones a McConnell y su Super PAC a lo largo de los años, lo que los convierte en la mayor fuente de financiamiento directo sobre la carrera de McConnell. La campaña del Senado de McConnell declinó hacer comentarios para The Intercept.

Schwarzman es un amigo cercano y asesor de Trump, y se desempeñó como presidente de su Foro Estratégico y de Políticas hasta que se desmoronó tras la manifestación neonazi de Charlottesville, en la que Trump elogió a “personas muy buenas, de ambos lados”.

En diciembre de 2017, cuando se estaban resolviendo los detalles finales de la reducción de impuestos del Partido Republicano, Schwarzman organizó una recaudación de fondos de $ 100.000 por plato para Trump. Algunos de los compañeros de cena del presidente se quejaron de la factura de impuestos, y días después, Trump recortó la tasa de porcentaje más alta en el paquete final de 39.6 a 37.

Los Intocables, de Donald Trump

En los últimos meses, la familia Sackler, cuyos miembros fundaron y son dueños de la compañía farmacéutica Purdue Pharma, se han convertido en parias por su papel en facilitar la crisis de opioides y la muerte de decenas de miles de personas.

Las contribuciones de Schwarzman a la destrucción del Amazonas pueden en última instancia hacer que sea tan intocable socialmente como los Sacklers, dada la magnitud de las consecuencias de la destrucción de la selva tropical.

Schwarzman organizó una recaudación de fondos de $ 100.000 por plato para Trump. Foto: Agencias

En defensa del proyecto, un portavoz de Blackstone señaló que había sido aprobado por la Corporación Financiera Internacional (CFI), afiliada del Banco Mundial, que determinó que el proyecto, de hecho, reduciría las emisiones de carbono.

“Hidrovias siempre ha trabajado dentro de los más altos estándares ambientales, sociales y de gobierno (“ESG”), evaluados constantemente por auditorías de agencias multilaterales internacionales, como el Banco Mundial – IFC. Además, Hidrovias mantiene todas las licencias ambientales requeridas por las autoridades competentes”, declaró el portavoz.

Pero resulta que la CFI ha financiado algunos proyectos destructivos para el medio ambiente, por lo que su respaldo en sí mismo no es particularmente convincente.

Aún así, en sus propios términos, el estudio de la CFI cuestiona la sostenibilidad del proyecto. “El transporte de soja o grano por vía fluvial es, de hecho, un método de transporte que requiere menos carbono”, señaló correctamente la CFI en su informe. Pero, continuó, “esa evaluación no tiene en cuenta la realidad de que la construcción del puerto de Miritituba, cerca de las áreas aún intactas de la selva amazónica, probablemente reducirá los costos de transporte para los agricultores y, por lo tanto, acelerará la conversión de hábitats en áreas agrícolas, particularmente para la producción de soja”.

El fuego en la Amazonía se ha consumido cientos de miles de hectáreas, solamente en Brasil. Foto. Agencias

Todo ello se hace con el patrocinio de la administración de Bolsonaro, quien ha sido bastante explícito al decir que no está interesado en regular los agronegocios, al punto que colocó a importantes funcionarios de ese sector en puestos clave de su Gobierno, mientras que destituye a los detractores en las agencias reguladoras.

Además, Bolsonaro tiene planes de pavimentar significativamente más carreteras en la Amazonía que de otra manera hubieran sido intransitables durante gran parte del año, un proyecto que seráposible gracias al financiamiento internacional.

Por supuesto, Hidrovias también participa en la pavimentación de B.R.-163 y otros proyectos de desarrollo en la región. Esos proyectos, como la pavimentación de la carretera, tienen consecuencias indirectas adicionales, aunque completamente predecibles, ya que estimulan caminos laterales que hacen que las áreas de la Amazonía anteriormente difíciles de alcanzar sean accesibles para la minería, la tala o la deforestación.

Un portavoz de Blackstone señaló que el fondo solo posee el 9,3 por ciento de Hidrovias. Pero eso ignora el 55,8 % de Hidrovias que es propiedad de Pátria Investimentos. En el sitio web de Hidrovias, Pátria se describe como una empresa “en asociación con Blackstone”, y se sabe que en la industria financiera es una empresa Blackstone.

Por todo esto, Blackstone parece seguir siendo un gran defensor de Bolsonaro. Recordemos que el Presidente brasileño viajó a Nueva York en mayo para ser honrado en una gala patrocinada por Refinitiv, una compañía de propiedad mayoritaria de Blackstone.

Imagen aérea de cultivos de soja en el medio de la región amazónica de Santarem, en Brasil. Foto: Greenpeace.

Los agronegocios

El esfuerzo por transformar el Amazonas en una fuente de ingresos de agronegocios es esencial para entender el conflicto, y está relacionado con los incendios que hoy se descontrolan. Bolsonaro plantea desde su campaña que el Amazonas se entregue a los agronegocios, motivo por el cual ha defraudado rápidamente a las agencias responsables de protegerlo y ha empoderado a los líderes de agronegocios. Así, los acaparadores de tierras se han envalentonado.

“Con Bolsonaro, las invasiones son peores y continuarán empeorando”, dijo Francisco Umanari, un jefe de Apurinã de 42 años, a Alexander Zaitchik, para una historia reciente en The Intercept. “Su proyecto para el Amazonas es el agronegocio. A menos que sea detenido, atropellará nuestros derechos y permitirá una invasión gigante del bosque. El acaparamiento de tierras no es nuevo, pero se ha convertido en una cuestión de vida o muerte”.

Los incendios en el Amazonas han estado produciendo una devastación sin precedentes, muchos de ellos encendidos por agricultores y otros por quienes buscan limpiar la tierra para el cultivo o el pastoreo.

Bolsonaro inicialmente descartó los incendios como indignos de una atención seria. Incluso, meses atrás, despidió a un científico jefe del gobierno por un informe sobre la rápida escalada de la deforestación bajo la administración de Bolsonaro, alegando que los números fueron inventados.

Comenzando con la dictadura militar en Brasil, cuando los agronegocios estaban totalmente empoderados, aproximadamente una quinta parte de la selva fue destruida. Si el Amazonas pierde otra quinta parte de su masa, corre el riesgo de un fenómeno conocido como “muerte regresiva”, donde el bosque se vuelve tan seco que un ciclo vicioso y en cascada se hace cargo, y se convierte “fuera del alcance de cualquier posterior intervención humana o arrepentimiento “.

Bolsonaro desea transformar el Amazonas en una fuente de ingresos de agronegocios, un aspecto clave para entender el conflicto. Foto. Web

En la región amazónica, donde ha habido un número récord de incendios, es la selva tropical más grande del mundo. Absorbe una cantidad significativa de dióxido de carbono, un importante contribuyente a reducir los efectos del calentamiento global.

El Amazonas es tan denso en vegetación que produce algo así como una quinta parte del suministro de oxígeno del mundo, reseña el medio británico. La humedad que se evapora es importante en las tierras agrícolas no solo en América del Sur, sino también en el medio oeste de Estados Unidos, donde cae a la tierra en forma de lluvia.

En definitiva, la protección de la Amazonía, 60 % de la cual se encuentra en Brasil, es crucial para la existencia continua de la civilización tal como la conocemos.

Facebook Comments

4,251,339FansMe gusta
174,800SeguidoresSeguir
292,361SeguidoresSeguir
16,500SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -

Más Leídos

- Advertisment -