¿Quieres una visa estadounidense? Debes darnos tus redes sociales para espiarte primero

¿Medida de protección o invasión a la privacidad?

visa

Las personas que viajen como turistas, para trabajar o estudiar deberán proporcionar el nombre de sus usuarios de Instagram, Twitter, Facebook, Linkedin, MySpace, Pinterest, Twitter, YoutubeGoogle+ y hasta correos electrónicos y números de teléfono


Actualmente, las personas que no tienen la nacionalidad ni permiso de residencia permanente tienen que solicitar una visa para poder ingresar a Estados Unidos. El Gobierno norteamericano, con base en el perfil de cada persona, decide si emitir la visa o negar la entrada al solicitante.

Ahora, la administración de Donald Trump decidió aumentar los controles y a partir del 1 de junio se le pide a casi todos los solicitantes que proporcione sus datos en redes sociales.

Las personas que viajen a EE. UU. como turistas, a trabajar o a estudiar deberán proporcionar el nombre de usuario de sus cuentas en Instagram, Twitter, Facebook, LinkedIn, MySpace, Pinterest, Twitter, YoutubeGoogle.

Además de las redes sociales, también deben proporcionar sus direcciones de correo electrónico y números de teléfono que han utilizado en los últimos cinco años.

Como si esto fuera poco, los solicitantes deben incluir el estatus de viajes internacionales y deportación, en caso de que se haya tenido. También deben aclarar al Gobierno si algún familiar estuvo involucrado en actividades delictivas como terrorismo.

Los ciudadanos de casi 40 países a los que EE. UU. normalmente les permite entrar sin visa no se ven afectados por el requisito. Entre esas naciones figuran Australia, Reino Unido, Canadá, Francia, Alemania, Japón, Corea del Sur y Chile.

Además, los visitantes con visas diplomáticas y de funcionarios también están exentos.

Desde 2017, Donald Trump busca tener acceso a los datos en redes sociales de todos los que ingresan a EE. UU. Foto: Web.

Para Washington, se trata de un requisito que permitirá examinar de manera más efectiva a quienes ingresen al país, mientras que los defensores de la privacidad consideran una invasión innecesaria que hará poco por proteger la seguridad nacional estadounidense.

La medida no es nueva, fue anunciada por primera vez en marzo de 2017, e implementada durante siete meses a 700.000 solicitantes de visa que requerían una investigación adicional por haber viajado a otros lugares del mundo de mayoría musulmana que, según Washington, están controlados por grupos terroristas. 

Las autoridades estiman que la revisión de las redes afectará aproximadamente a 14,7 millones de personas que ingresan a la nación anualmente. De este número, unos 14 millones son solicitantes de  visas de no inmigrantes, mientras el resto busca inmigrar de forma permanente. 

El abogado de inmigración Greg Siskind compartió una captura de pantalla con la pregunta sobre redes sociales.

Revisión extrema para otorgar la visa

Según Washington, el objetivo no es solo ayudar en la identificación del solicitante, sino también investigar mejor su elegibilidad. La postura de Trump, desde cuando era candidato a la presidencia siempre ha sido la  de promover la “revisión extrema” de los inmigrantes, tal y como reseña BBC Mundo.

Por su parte, el Departamento de Estado indicó que se trata de una actualización en los formularios para incluir información adicional en los parámetros de “identificadores de redes sociales”.

“La seguridad nacional es nuestra principal prioridad a la hora de adjudicar solicitudes de visa. Cada posible viajero o inmigrante se somete a una exhaustiva evaluación de seguridad. Trabajamos constantemente para encontrar mecanismos que mejoren nuestros procesos de selección y así proteger a nuestros ciudadanos, al tiempo que apoyamos los viajes legítimos. Ya solicitamos cierta información de contacto, historial de viaje, información de miembros de familia y direcciones anteriores a todos. La recopilación de esta información adicional fortalecerá nuestro proceso para investigarlos y confirmar su identidad“, indicó el Departamento de Estado.

Sin embargo, el Gobierno estadounidense advirtió que “cualquier persona que mienta sobre su uso de las redes sociales podría enfrentar graves consecuencias de inmigración”.

Polémica en Estados Unidos

La decisión ha generado mucha polémica en esa nación, pues todo aquel que quiera viajar a Estados Unidos tendrá que estar muy seguro del contenido que postea en redes, ya que será sometido a un exhaustivo examen por parte del Departamento de Estado.

La recolección de los datos ha alarmado a organizaciones y abogados expertos en materia de privacidad, quienes expresaron su consternación respecto a la manera en que el Departamento usaría la información.

También les preocupa que el monitoreo pueda absorber información de ciudadanos estadounidenses que se comunican a través de las redes sociales con los inmigrantes, en posible contravención de la primera enmienda de la Constitución de Estados Unidos, y consideran además que podría invitar a la discriminación étnica.

 “Sin duda, esto tendrá un efecto espeluznante en la libertad de expresión que se ejerce todos los días en redes sociales”, dijo Faiz Shakir, director nacional de políticas de la Unión de Libertades Civiles de Estados Unidos (ACLU, por su sigla en inglés).

“Este enfoque de recolección total de datos no es efectivo a la hora de proteger la seguridad nacional y es un ejemplo más de la agenda antimigración de Trump”, alertó en un comunicado.

 “Este intento por recolectar una cantidad masiva de información acerca de la actividad en redes sociales de millones de solicitantes de visa es otro plan poco efectivo y muy problemático del gobierno de Trump”, afirmó  Hina Shamsi, directora del Proyecto de Seguridad Nacional de la ACLU.

Infringirá derechos de los inmigrantes y los ciudadanos estadounidenses, al afectar la libertad de expresión y de asociación, particularmente porque las personas ahora deberán preguntarse si un funcionario del Gobierno confundirá o malinterpretará lo que dicen en línea”, subrayó.

Por su parte, Anil Kalhan, profesor de Derecho en la Universidad Drexel, quien trabaja en inmigración y derechos humanos internacionales, indicó que el nuevo requisito “es innecesariamente invasivo y excede lo ridículo”.

Un informe del Centro Brennan para la Justicia afirmó que el Departamento de Seguridad Nacional ha ampliado los programas de monitoreo y análisis de datos en redes sociales, a pesar de las pocas evidencias de que los estadounidenses realmente estarán más seguros al chequear los perfiles de todos sus visitantes.

De hecho, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por su sigla en inglés) piensa gastar cerca de 100 millones de dólares para la monitorizacion de la actividad en redes sociales de los visitantes a ese país.

Espionaje a través de Facebook

En sus filtraciones, WikiLeaks ha revelado cómo el Gobierno estadounidense puede acceder a las computadoras o utilizar las redes sociales como Facebook para espiar a los usuarios.

El gigante de los medios sociales se vio envuelto en una controversia el año pasado, cuando se convirtió en objeto de varios escándalos en torno a la privacidad de los datos de sus usuarios.

Facebook, fue investigada en Estados Unidos por haber filtrado información de más de 50 millones de cuentas a la empresa inglesa Cambridge Analytica, la cual trabajó para la campaña de Donald Trump. 

De ese modo, se cree que la red social creada por Mark Zuckerberg compartió sin autorización la información privada de sus propios usuarios para venderla a la empresa británica, la cual, a su vez, la utilizó para desarrollar un software destinado a predecir las decisiones de los votantes e influir en ellas.

Los términos y condiciones legales que los usuarios de Facebook aceptan al inscribirse en esta comunidad estipulan que cada individuo debe ceder la propiedad exclusiva y perpetua de toda la información e imágenes que publique en la página.

“Usted le otorga a Facebook el derecho irrevocable, perpetuo, no exclusivo, transferible y mundial (con la autorización de acordar una licencia secundaria) de utilizar, copiar, publicar, difundir, almacenar, ejecutar, transmitir, escanear, modificar, editar, traducir, adaptar, redistribuir cualquier contenido depositado en el portal”, señala uno de los párrafos de la Licencia y Términos de uso de la red social.

Precisamente, esta medida le permite a Facebook entregar libremente información a gobiernos del mundo, especialmente aquellos interesados en espiar la vida privada de sus ciudadanos.

 La compañía admitió en un informe que Estados Unidos es el país que más solicitudes realiza  para que se  facilite información personal sobre sus usuarios.

Aunque Zuckerberg afirma que su compañía no espía a los usuarios, en 2013 Edward Snowden -exanalista de inteligencia de la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA, por su sigla en inglés)- reveló datos que confirman lo contrario: Facebook, entre otras empresas desarrolladoras de productos de tecnología informática avanzada, está involucrada con el programa de vigilancia electrónica de alto secreto (Top Secret) PRISM.

De acuerdo con la filtración de Snowden, gracias a la red de vigilancia que posee la NSA, el Gobierno estadounidense tiene acceso a aproximadamente al 75 % del tráfico de Internet en ese país.

En abril del 2018, el propio Zuckerberg declaró ante el Congreso y varios legisladores le preguntaron cómo Facebook  iba a proter a los usuarios del mismo Gobierno estadounidense.

Mark Zuckerberg admitió ante el Congreso que facilita datos de los usuarios de Facebook al Gobierno de Estados Unidos. Foto: Web.

Mazie Hirono, una senadora del estado de Hawaii, se refirió a las “revisiones extremas” que el Servicio de Ciudadanía e Inmigración y el Servicio de Inmigración y Control Aduanas de Estados Unidos procederían a hacer a las personas que desean inmigrar al país de forma legal con una visa, analizando sus redes sociales.

La senadora planteó que el objetivo de esta medida es que la información pública en redes sociales como Facebook  sirva para determinar la posibilidad de que un inmigrante pueda “convertirse en un miembro contribuyente a la sociedad” o en un peligro.

Por tal motivo, Hirono le preguntó a Zuckerberg: ¿Piensa Facebook colaborar con esta iniciativa de revisión extrema y así ayudar al Gobierno de Trump a concentrarse en encontrar a personas para deportar?

El creador de Facebook dijo no saber mucho al respecto y contestó: “No creo que hemos tenido conversaciones específicas sobre eso”.

Sin embargo, cuando Hirono reformuló la pregunta, Zuckerberg admitió que “Facebook colabora con las autoridades en dos casos”.

“Uno es si nos damos cuenta de una amenaza de riesgo inminente, en aquel momento nos comunicaremos proactivamente con las autoridades. El otro es cuando las autoridades se comunican con nosotros y tienen una orden judicial válida. En esos casos, si la solicitud es demasiado amplia o creemos que no es una solicitud legal, nos detendremos de forma agresiva”.

Lo cierto es que quedó en evidencia que Washington ya tiene acceso a los datos, información e interacciones de los usuarios en la red social, y que ahora todo aquel que solicite una visa norteamericana está expuesto.

Te interesa leer:

Compártelo

Comentarios