es Spanish

Nicolás Maduro es un hueso duro de roer para el magnate ultraderechista

Trump descarga su frustración en sus asesores: No pueden con Maduro

James Mattis, Rex Tillerson, John Kelly, H.R. McMaster, John Bolton y Mike Pompeo son algunos de los hombres de ‘confianza’ del magnate estadounidense que lo han defraudado en su deseo frustrado de invadir militarmente el país suramericano, que posee las reservas probadas de petróleo más grandes del mundo


La obsesión de Donald Trump por el petróleo y las riquezas energéticas de Venezuela ha sido una de las novelas más mediáticas en los primeros ocho meses de este año. Todo comenzó con su desconocimiento a Nicolás Maduro como presidente, el 10 de enero, mientras que su más reciente medida fue el decreto ejecutivo que firmó el 5 de agosto para aplicar un embargo total al país suramericano.

Entra ambas fechas también pretendió imponer un “presidente interino” el 23 de enero, en la figura de Juan Guaidó, intentó ingresar materiales bélicos desde Cúcuta, en la frontera colombiana, el 23 de febrero; fue cómplice de un frustrado intento de golpe de Estado el 30 de abril, se apropió de sedes diplomáticas venezolanas en suelo estadounidense -en clara violación del derecho internacional y de la Convención de Ginebra- y ha impuesto sanciones tras sanciones durante todo el año.

No obstante, una situación que también ha derivado de su deseo de hacer de Venezuela una colonia gringa han sido los constantes encontronazos, diferencias y discusiones que ha tenido con miembros cercanos de su gabinete y asesores de seguridad, precisamente por el tema Venezuela.

El Mandatario sostuvo hace unos días una reunión en la que sugirió imponer un bloqueo marítimo sobre Venezuela. Foto: Reuters

¿Bloqueo marítimo?

El conflicto más reciente fue develado por el portal de noticias Axios, con sede en Arlington, Virginia, en una nota firmada por Jonathan Swan. En una reunión con funcionarios de seguridad nacional, Trump sugirió que EE. UU. debería anclar buques de la Armada a lo largo de las costas venezolanas, para evitar que embarcaciones con bienes entren y salgan de ese país.

Axios atribuye la información a cinco funcionarios actuales y exfuncionarios que escucharon directamente al presidente Trump sugerir esa idea o que han sido informado sobre sus comentarios, hasta ese entonces, privados.

Esta noticia coincide con la idea de un bloqueo marítimo que Trump ha estado planteando periódica y hasta públicamente durante al menos año y medio. Incluso, a principios de agosto respondió “Sí, lo estoy” a un periodista que le preguntó si estaba considerando esa medida sobre Venezuela.

Aunque públicamente no ha ofrecido detalles de la idea, sí lo ha hecho en privado, según cuentan los funcionarios anónimos citados por Axios, quienes aseguran que el Pentágono no se ha tomado en serio esta idea extrema, en gran parte porque creen que “no es práctica, no tiene base legal y absorbería los recursos de una Armada que ya está extendida para contrarrestar a China e Irán”.

“Literalmente dijo que deberíamos sacar los barcos e imponer un embargo marítimo (…) Evitar que todo entre”, aseveró una de las fuentes que escuchó los comentarios del presidente.

“Supongo que está pensando en la crisis de los misiles con Cuba (…) Pero Cuba es una isla y Venezuela posee una costa enorme. Además, con Cuba sabíamos qué estábamos tratando de evitar que ingresara. ¿Pero ahora de qué estamos hablando? Necesitaríamos muchos, muchísimos recursos, probablemente más de los que puede proporcionar la marina estadounidense“, agregó la fuente.

La expresión de Trump durante una reunión que sostuvo en la Casa Blanca con Fabiana Rosales, esposa de Juan Guaidó. Foto: AFP

Fracaso en grado de frustración

El portal reseña también que el magnate está profundamente frustrado por el hecho de que la oposición venezolana no haya podido derrocar a Maduro, más de tres meses después de fracasar en su intento de golpe de Estado, y más de seis meses después de que él mismo exigió al mundo que reconocieran al diputado en desacato Juan Guaidó como el presidente legítimo de Venezuela.

Es debido a esa frustración que el ultraderechista se ha dedicado a estrangular a Venezuela, su Presidente y su pueblo con sanciones cada vez mayores. Eso sucede mientras altos funcionarios de su administración insisten en que deben centrarse en la diplomacia y la presión económica y no en opciones militares, aunque siempre repitan una y otra vez que no las descartan.

Al respecto, los funcionarios consultados por Axios coinciden en que “Trump ha tenido buenas razones para sentirse frustrado”.

En ese sentido, recuerdan cómo durante el primer año y unos meses de su gestión, los destituidos secretarios de Defensa, James Mattis; de Estado, Rex Tillerson; y el Jefe de Gabinete, John Kelly; colaboraron para ignorar u obstaculizar lo que consideraban ‘solicitudes peligrosas’ de Trump.

De izquierda a derecha, John Kelly, Rex Tillerson and James Mattis, exfuncionarios de la administración Trump. Foto: The Times

En el caso de Mattis, éste desobedeció una solicitud de estrategia militar para derrocar a Maduro que le hizo Trump, según las fuentes con conocimiento directo de las solicitudes incumplidas.

Un ring de boxeo en la Casa Blanca

Además, Trump reprendió a su ex asesor de seguridad nacional, H.R. McMaster, preguntándole por qué no había planificado las opciones militares contra Venezuela que él solicitó. Pero resulta que McMaster no fue el obstáculo, sino Mattis, aseguran las fuentes con conocimiento directo.

El conflicto interno se elevó cuando McMaster se exasperó con Mattis que en septiembre de 2017 le envió un memorando diciendo que el presidente Trump había solicitado nuevas opciones militares para Venezuela.

En la nota clasificada, y privada hasta ahora según Axios, McMaster le dio a Mattis una fecha límite para presentar las opciones militares. Sin embargo, el entonces Secretario de Defensa ignoró el memorándum y la fecha límite.

Trump reprendió a su ex asesor de seguridad nacional, H.R. McMaster, quien luego terminó discutiendo con James Mattis. Foto: AP

Bolton y Pompeo a escenario

Debido a esa dinámica inestable fue que los hombres de ‘confianza’ de Trump cambiaron, y así llegaron John Bolton -como asesor de Seguridad Nacional- y Mike Pompeo -como Secretario de Estado- para hacerse cargo del asunto.

No obstante, The Washington Post reveló en mayo pasado una insatisfacción que siente Trump por el trabajo que hasta ese entonces había hecho Bolton, pues se estaría quejando de la lamentable postura intervencionista que ha puesto en evidencia los intereses estadounidenses sobre Venezuela.

Incluso, el rotativo reseñó que en esos días Trump declaró que Bolton lo quería meter -porque sí- «en una guerra», y no solamente con relación a Venezuela, sino también con Irán, país que también es asediado por Washington con la imposición de sanciones coercitivas y unilaterales.

Ya con más de dos años en la Presidencia y planificando la próxima campaña de 2020, los funcionarios estadounidenses citados por The Washington Post, en condición de anonimato, señalan que ahora Trump tiene una visión realista de los desafíos y no cree que haya una solución rápida para Venezuela.

Hoy, Bolton (izquierda) y Pompeo son los hombres delegados por Trump para derrocar a Nicolás Maduro. Foto: Getty Images

Por su parte, Pompeo también ha resultado ser un hombre poco creíble cuando habla sobre Venezuela. En una entrevista reciente, habló con desparpajo y sin ningún tipo de remordimientos sobre cómo Estados Unidos ha trabajado durante años para provocar la crisis actual en el país suramericano.

Asimismo, aseguró que Washington ha robado, engañado y mentido para inducir el hambre, el desabastecimiento, los desplazamientos forzados de migrantes y la guerra frontal, no solo en Venezuela, sino a escala planetaria.

Ahora sería cuestión de esperar y ver si para Trump develar las practicas mal sanas e inhumanas de la administración estadounidense contra distintos pueblos del mundo es suficiente motivo para sentirse decepcionado y aún más frustrado.

Por último, el artículo de Axios cierra acotando que -de acuerdo con las fuentes cercanas a la Casa Blanca- de momento Trump no tiene interés en enviar tropas terrestres a Venezuela, pero sí está decidido a seguir presionando a Maduro al pueblo venezolano, así como ha instado a todos sus asesores a buscar otras ‘formas creativas’ para ayudar a un triste y desinflado Guaidó con su interminable lista de mentiras.

Facebook Comments

4,250,981FansMe gusta
174,353SeguidoresSeguir
292,294SeguidoresSeguir
16,500SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -

Más Leídos

Con más de 12 millones de firmas Venezuela culmina campaña “No...

La vicepresidenta Ejecutiva de Venezuela, Delcy Rodríguez detalló que más de 12 millones de venezolanos participaron en esta jornada de...
- Advertisment -