Turquía podría prohibir a EE. UU. el acceso a dos bases clave si es sancionada por comprar los S-400 a Rusia

"Los legisladores estadounidenses deben comprender que no llegarán a ninguna parte con las imposiciones", ha advertido el canciller turco, Mevlut Cavusoglu
Publicado en

Mundo

0 0


Si Washington impone sanciones a Turquía por la compra de los sistemas rusos de defensa antimisiles S-400, Ankara tomará represalias, ha advertido este miércoles el ministro turco de Exteriores, Mevlut Cavusoglu, que evocó la posibilidad de impedir a EE.UU. usar dos bases aéreas estratégicas en el país.

“En el caso de una decisión de sancionar a Turquía, las bases aéreas de Incirlik y Kurecik se pueden incluir en la agenda”, ha indicado Cavusoglu en una entrevista con la emisora ​​turca A Haber, recogen medios locales.

La base aérea de Incirlik, en el sur de Turquía, jugó un papel clave en las operaciones estadounidenses en Oriente Medio y, más recientemente, en la lucha contra el Estado Islámico, mientras que Kurecik, en el este del país, es una base importante de la OTAN.

Alternativas a los F-35

La Cámara de Representantes de EE. UU. tiene previsto votar este miércoles un proyecto de ley de defensa que exige sanciones contra Turquía por la decisión de Ankara de adquirir los sistemas S-400.

“Los legisladores estadounidenses deben comprender que no llegarán a ninguna parte con imposiciones“, ha enfatizado el canciller turco. “Si EE. UU. se acerca a nosotros de forma positiva, también reaccionaremos positivamente. Pero, si adoptan una actitud negativa hacia nosotros, tomaremos represalias”, ha aseverado.

Por otro lado, Cavusoglu ha señalado que Turquía está abierta a buscar alternativas a la compra de los aviones estadounidenses F-35, incluso en el mercado ruso, después de que fuera suspendida del programa de estos cazas estadounidense a raíz de la compra de los S-400.

En este sentido, ha apuntado que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, y el primer ministro británico, Boris Johnson, han hablado de acelerar los trabajos del proyecto de avión de combate conjunto TF-X para satisfacer las necesidades de defensa de Turquía.

“Compramos los S-400 porque la oferta más adecuada para los sistemas de defensa aérea provino de Rusia“, ha recordado Cavusoglu, puntualizando que “hasta que los produzcamos nosotros mismos, la alternativa a los F-35 podría ser el mercado ruso”, si bien están abiertos “a otras alternativas”.

El plan de la OTAN para el Báltico

Al mismo tiempo, el ministro turco ha insistido en que Ankara no apoyará el plan de defensa de la OTAN para los países del Báltico hasta que el bloque apruebe el plan antiterrorista de Turquía.

En este sentido, Cavusoglu explicó que tanto el plan turco como el del Báltico están pendientes de aprobación, que debe ser simultánea, al tiempo que recordó que la OTAN tiene “la obligación” de defender a Turquía, al igual que defiende al Báltico.

  • El contrato de compra a Moscú de S-400 por un valor de 2.500 millones de dólares se dio a conocer en septiembre de 2017. La entrega de estos sistemas comenzó el pasado 12 de julio, pese a las amenazas e intentos de persuasión de Washington para que las autoridades turcas dieran marcha atrás y adquirieran en su lugar Patriot estadounidenses.
  • EE.UU. considera que los S-400 de fabricación rusa representan una amenaza para sus aviones de combate y ha suspendido la participación de Turquía en el programa de los F-35.

Compártelo

Comentarios