es Spanish

Apoyo a trabajadores de Mejillones: Portuarios y estudiantes comienzan a tejer alianzas

portuarios

Una campaña de firmas en apoyo a la huelga de los portuarios de Mejillones comenzó a rodar por internet. Cristaliza así la alianza entre trabajadores y estudiantes, iniciada tímidamente en septiembre de 2011 cuando la Unión Portuaria del Bio Bío se sumó a través de un paro por un día a una convocatoria de la Confech. A la vez, enfrente está el grupo Von Appen, beneficiado con la privatización de los puertos iniciada en los gobiernos de la Concertación y uno de cuyos dueños, Sven, amenazó hace pocos días con que el empresariado buscaría “otro Pinochet” para contrarrestar las demandas ciudadanas.

Pese a que para muchos la antigua consigna de unidad entre trabajadores y estudiantes les resulte trasnochada, en la experiencia de los últimos años la alianza de estos sectores se ha consolidado y anuncia un bloque de unidad importante, tanto para las luchas sectoriales como para la configuración de un nuevo proyecto país.

Un nuevo paso en este camino de unidad lo dieron el último viernes de 2013, dirigentes y voceros estudiantiles y la Unión Portuaria.  Ayer el dirigente de la Unión Portuaria Eduardo Araya junto a los dirigentes estudiantiles Sebastián Aylwin (FECH), Naschla Aburman (FEUC), Takuri Tapia (FEUSACH), Eloísa González (ACES) y la Confederación Bancaria denunciaron que la empresa Ultraport, del grupo Von Appen,  ha obstaculizado el proceso de negociación colectiva junto con limitar la libertad sindical en connivencia con la Inspección del Trabajo de la Región de Antofagasta.

Los dirigentes sindicales y estudiantes advirtieron que “en caso de continuar esta política de obstáculos al cumplimiento de acuerdos, la negociación colectiva y el derecho a la organización sindical por parte de la empresa propiedad de Sven Von Appen,  la Unión Portuaria anuncia la posibilidad de un Paro Nacional Portuario”.

Desde el lunes 23 de diciembre que el Sindicato de Trabajadores Contratados y Eventuales Unidos del puerto de Mejillones está en huelga. La negociación colectiva se había iniciado hace ya un mes y el 20 de diciembre no hubo acuerdo en el reajuste salarial.

“BUSCAMOS OTRO PINOCHET”

UltraPort es controlada por la familia Von Appen, uno de cuyos integrantes, Sven Von Appen, provocó una gran polémica el día de las elecciones presidenciales cuando entrevistado por CNN Chile analizó el escenario económico del futuro gobierno de Michelle Bachelet, diciendo que si se repite un manejo económico que no sea el trazado por el empresariado en las últimas décadas “buscamos a otro Pinochet”.

Las declaraciones de Sven se suman a las que profirió en mayo al diario La Segunda, cuando en referencia a la marea de exigencias ciudadanas en Chile, dijo que “la única solución es una crisis, internacional o chilena, de carácter financiero”. Una doctrina del shock puro que remató diciendo que serviría “para que el chileno llegue al nivel que corresponde y no se vuele”.

En la misma oportunidad Sven Von Appen dijo que los chilenos eran unos  “hambrientos” de mayores beneficios. En la ocasión dijo que un gobierno de izquierda  “producirá que engordarán y se pondrán más cómodos”, agregando que “a los chilenos les ha crecido tanto el apetito, que no pueden parar. Eso producirá que engordarán y se pondrán más cómodos”.

El escándalo de la frase provocó que la familia saliera al paso de sus dichos acusando cierta enfermedad senil.

Los trabajadores de Mejillones a través de un comunicado comentan que “esta prepotencia la viven diariamente los portuarios en sus lugares de trabajo, quienes han sufrido una serie de prácticas anti sindicales durante la negociación”.

ESPíAS NAZIS

El grupo Von Appen es el heredero de Ultramar Agencia Marítima, fundada en 1952 por Julio Albert von Appen, patriarca del clan que hoy es un generoso financiador del Centro de Estudios Públicos (Cep), en donde Wolf von Appen es vicepresidente del consejo directivo.

Según el libro Chile y los Hombres del Tercer Reich de María Soledad de la Cerda, el patriarca del clan fue expulsado en 1945 de Chile por presión de EE.UU., país que lo acusaba de ser un espía nazi que desarrollaba acciones de sabotaje a lo largo de la costa del Pacífico y cuyos tentáculos llegaban hasta Panamá. Julio Alberto es padre de  Wolf y Sven von Appen.

Tras la privatización de los puertos emprendida por los gobiernos concertacionistas, el grupo Von Appen se quedó con la administración de siete terminales portuarios, como  Mejillones, Coquimbo, Coronel, Arica y del Terminal 1 en Valparaíso. Según El Mostrador en los últimos años obtuvieron casi 50 millones de dólares en ganancias.

También tienen intereses en el controvertido proyecto minero en Isla Riesco y un 25% de la propiedad de la termoeléctrica Guacolda, porcentaje que está en venta desde noviembre pasado.

Los trabajadores del Sindicato Nº2 de Ultramar sostienen que “los empresarios han desoído constantemente las demandas del sindicato, y hoy se niegan a negociar conjuntamente con contratados y eventuales. Los compañeros hoy están en huelga exigiendo que se reconozca el derecho de que todos los trabajadores, tanto los contratados como los eventuales, puedan negociar colectivamente. El trabajo eventual en los puertos es uno de las modalidades más precarias que consagra el Código Laboral de la dictadura. Hoy los compañeros del Sindicato de Trabajadores Contratados y Eventuales Unidos nuevamente son un ejemplo para el conjunto de la clase trabajadora, pues exigen como piso este derecho básico, enfrentando la prepotencia de los empresarios y cuestionando un aspecto fundamental de la legislación laboral”.

MEDIA HORA DE COLACIÓN

La intransigencia de los Von Appen es reconocida en el mundo sindical y a principios de año generó grandes pérdidas a los exportadores de frutas. Acostumbrados a un modelo patronal heredado de la dictadura, Ultraport se negaba a respetar la media hora de colación exigida en la ley y un bono para almuerzo a los trabajadores del puerto de Mejillones.

En marzo de 2013 el sindicato N° 2 de la empresa Ultraport en Mejillones fue a huelga durante 13 días y varios puertos del país adhirieron a la paralización. En un hecho inédito, la huelga fue respaldada en distintos puntos del país, sumándose los  puertos de Iquique, San Antonio, la región del Biobío y Puerto Montt, lo que provocó serias pérdidas económicas a los exportadores de frutas, las que fueron calculadas en cerca de US$ 2.000 millones por la Cámara Nacional de Comercio.

JUNTANDO EXPERIENCIAS

Durante la postdictadura las luchas sindicales, ambientalistas y estudiantiles, pese a las simpatías de la población, apenas superaron las reivindicaciones de los movilizados, sin comprometer apoyos mayores del resto de la sociedad. Pequeñas experiencias y el trabajo soterrado entre voceros y dirigentes hicieron que a partir de 2011 el escenario cambiara.

El 30 de septiembre de 2011 en un hecho inédito en la postdictadura la Unión Portuaria del Bio Bío paralizó las faenas del puerto de Talcahuano en apoyo a una marcha convocada por la Confech. El hecho sorprendió al gobierno y a la patronal por las millonarias pérdidas. Ya en agosto de ese año la Central Unitaria de Trabajadores (Cut) había convocado a dos días de paro nacional en apoyo a los estudiantes.

Durante 2012 y 2013 diversos sindicatos se sumaron a las convocatorias estudiantiles.

“Es el momento de que trabajadores y estudiantes, organizaciones sindicales, centros de estudiantes, federaciones y asambleas estudiantiles, organismos de derechos humanos, organizaciones de mujeres, de pobladores, organizaciones culturales y políticas; nos unamos para apoyar la huelga de los compañeros e impulsemos una solidaridad activa con su lucha y sus demandas”- sostiene el comunicado dado a conocer el viernes reciente.

Ese mismo día los representantes de dichos colectivos se juntaron frente al Ministerio del Trabajo. “Este es sólo un primer paso, porque los trabajadores y estudiantes en diversas partes del país, apoyaremos con todas nuestras fuerzas esta lucha que se viene dura y hasta el triunfo de todas sus demandas. Hacemos un llamado abierto y unitario a adherir a esta declaración y difundirla activamente”- señalan los trabajadores en un comunicado.

Entre los sindicatos firmantes destacan la Confederación de Sindicatos Bancarios y Afines, el Sindicato de Trabajadores Fundación León Bloy, Sindicato Nacional de Carteros de Correos de Chile, sindicato Komatsu Reman, Asociación de Funcionarios Fenats Hospital Barros Luco Trudeau, Sindicato de Trabajadores Starbucks Coffe y Alternativa Obrera.

Las organizaciones estudiantiles adheridas son la FECH, la FEUSACH, la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios (ACES), la Unión Nacional Estudiantil (UNE),  el Centro de Estudiantes de Derecho de la Universidad de Chile, Pikete Sindical Derecho U de Chile, Secretaría de Unidad Obrera Estudiantil (SECOE) Historia USACH, la Secretaría de Unidad Obrera Estudiantil (SECOE) Filosofía y Humanidades U de Chile, Somos USACH.

Se suman las organizaciones políticas: Frente de Estudiantes Libertarios (FEL), Partido de Trabajadores Revolucionarios (PTR), Frente de Acción Socialista (FAS), Socialismo Revolucionario, Colectivo Pan y Rosas, Corriente Estudiantil Revolucionaria (CER), Partido de Trabajadores (PT), Coordinadora Territorial Libertaria (CTL), Agrupación Combativa y Revolucionaria (ACR), Tendencia Juventud Revolucionaria (TJR) y el Partido Obrero Revolucionario (POR).

También se suma la Brigada de Hip Hop Clasista (BH2C).

Mauricio Becerra R.

@kalidoscop

El Ciudadano

SI QUIERES SUMARTE A LA CONVOCATORIA EN FACEBOOK PASA POR ACÁ

Facebook Comments

4,250,638FansMe gusta
173,377SeguidoresSeguir
292,047SeguidoresSeguir
16,500SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -

Más Leídos

- Advertisment -