es Spanish

Estudiantes llaman a marchar este jueves ante intransigencia del Gobierno


Dos marchas están programadas para este jueves en rechazo a la insuficiente respuesta dada por el Gobierno al petitorio estudiantil. Que no se manifiesten cambios estructurales y la permanencia del lucro con la educación son las principales críticas que articulan estudiantes, rectores y expertos. La demanda por un Estado garante del acceso, calidad y financiamiento de la educación pública en todos sus niveles sigue sin respuesta.

Poco a poco los estudiantes de las universidades tradicionales han revisado la respuesta entregada por el ministro de Educación, Felipe Bulnes. Si bien, la Confederación de Estudiantes de Chile, Confech, dará su respuesta formal este viernes, los votos al interior de las federaciones dan cuenta de una profunda decepción.

La primera federación en dar cuenta de su rechazo fue la de la Universidad de Concepción, cuyos estudiantes en la noche del martes quemaron públicamente la propuesta al considerarla “insuficiente y no responder a las demandas del petitorio”.

El presidente de la FEC, Guillermo Petersen, dijo que la propuesta gubernamental “es emanada de un acuerdo ideológico de esta clase política y no responde a cómo el Estado va a garantizar la educación como un derecho y solo profundiza en el endeudamiento”.

En horas de la tarde de este miércoles los consejos de presidentes de otras universidades dirimían sus votaciones. La Universidad Católica de Valparaíso, de Tarapacá y Católica de Chile se sumaron pronto al rechazo.

Al correr la hora los estudiantes de la U. de Chile, U. del Bío Bío, U. Austral, Utem, U. de Playa Ancha, U. Arturo Prat y Usach confirmaban que la respuesta del ministro Bulnes era más de lo mismo.

Nataly Espinoza, presidenta de la Federación de Estudiantes de la U. Católica de Valparaíso (FEUCV), sostuvo que “hicimos un análisis de la propuesta y la consideramos un retroceso porque se permite el lucro. No vemos ningún cambio estructural, al contrario, privatiza aún más la educación y perpetúa el endeudamiento”.

Macarena Godinez, presidenta de la federación de la U. de Tarapacá, dijo a un matutino que el documento entregado por Bulnes no da “elementos garantes para lograr gratuidad o formar un sistema equitativo”.

Aníbal Olea, de la Upla, sentenció por su parte que la propuesta del Gobierno “no presenta nada nuevo a lo que ya había mencionado el ex ministro Lavín”.

Los estudiantes de la UC si bien no descartan debatir la reforma educacional en el Congreso,  objetan la respuesta del Gobierno y llaman a que haya un debate pre-legislativo en el Congreso, que incluya a todos los actores sociales para avanzar en una reforma que enfrente la crisis estructural que vive la educación chilena en todos sus niveles.

“Nos declaramos desilusionados por la respuesta del Gobierno. En nuestro análisis, la propuesta no está a la altura ni de las expectativas generadas, ni de las necesidades del país. Fundamentalmente, porque la propuesta del Ejecutivo profundiza en un modelo educativo en crisis que la ciudadanía ha rechazado. Se mantiene un rol subsidiario del Estado que nos ha llevado a la actual segregación educativa que nos avergüenza como país” -sostiene el documento de la Feuc.

Francisco Figueroa, vice presidente de la Fech sostiene que “este gobierno parece un disco rayado. Una y otra vez plantea las mismas propuestas que favorecen a los empresarios de la educación. Estamos cansados en la intransigencia del Gobierno que insiste en propuestas que no fortalecen la educación pública, no responsabilizan al Estado de la educación básica y media y no salen del endeudamiento. En definitiva persisten en la desigualdad generada por la educación actual”.

INTRANSIGENCIA IDEOLÓGICA DE LA DERECHA

Rodrigo Sánchez, del Observatorio de Políticas Educativas (Opech) de la Universidad de Chile, señaló a El Ciudadano que “una de las cosas más rimbombantes es la inclusión constitucional de la calidad de la educación, pero sólo habla de cambiar el Artículo 19 y no dice nada del Art. 20, que es a través del cual se hacen efectivos los derechos consagrados en el Art. 19”.

Sánchez también observa que el anuncio respecto de sustituir la dependencia municipal de los colegios por agencias locales de educación, “no deja claro si es obligatorio que los municipios opten de manera voluntaria a algo que hoy les entrega recursos y hasta llega a ser usado para clientelismo. Si bien dicho modelo existe en otros países, se hace con mucha participación de la comunidad local y acá tengo la impresión que no tiene esa bajada y no queda claro cuál va a ser la composición de esas agencias”.

El rector de la Universidad Austral, Víctor Cubillos, también se sumó a las críticas al documento. Dijo a radio Bio Bio que la nueva propuesta del Ministerio de Educación es un juego de palabras y no se aprecia un real compromiso con las universidades tradicionales del país.

Por su parte el doctor en Ciencias de la Educación e integrante del Opech, Jesús Redondo, dijo a la radio Cooperativa que la propuesta del Gobierno en educación refleja la intransigencia de la derecha.

“En la nueva propuesta hay algunos elementos de intento de acercamiento a las propuestas y las solicitudes que se han hecho en el movimiento social, pero en esencia, si tuviera que resumir en una frase lo que es la propuesta (…) se trata de una manifestación de la intransigencia ideológica de la derecha” -dijo el académico.

Redondo agregó que la propuesta “no está dispuesta a poner en cuestión el modelo que en la época de la dictadura se estableció para la educación, a pesar que hay un 70 por ciento -según todas las encuestas- que a nivel país está pidiendo ese cambio (…) es más bien un intento de arreglar la situación específica de algunas regiones o algunos municipios con serios problemas, pero en realidad no se trata de abordar a fondo el crear un sistema nacional de educación que responda por una calidad estatal”.

GOBIERNO QUIERE PARAR LA MOVILIZACIÓN A COMO DE LUGAR

La propuesta del Gobierno mantiene el endeudamiento como forma de acceso a los estudios, tampoco se define respecto del lucro y mantiene la idea del defenestrado  Lavín de financiar con fondos públicos universidades convertidas en negocio.

Este miércoles Piñera insistió en que el Gobierno “va a implementar esta gran reforma a la educación” y persistió en calificar a los estudiantes de intransigentes y obstruccionistas.

Fiel a su espíritu empresarial argumentó que “hemos perdido 60 millones de horas de clases durante las últimas semanas, producto de los paros, tomas, manifestaciones y protestas. Y todo tiene su límite”, declaró.

Por su parte, el ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, desayunó a los periodistas diciendo que el alza en la victimización, que según la derechista Fundación Paz Ciudadana subió de un 33 a un 38 por ciento en la población es por los noticiarios y las movilizaciones estudiantiles.

Su argumento lo basó en que los peaks de este índice “coinciden con el período de los “pingüinos” del año 2006 y los pingüinos, por llamarlos del mismo modo, del año 2011 (…) en ambos casos hemos tenido una compleja situación de orden público con los estudiantes”. Junto con anunciar que el Gobierno promoverá una iniciativa destinada a endurecer las normas de orden público, anunció que no habrá más permisos para marchar por la Alameda.

Hinzpeter fue vehemente: “En forma categórica y definitiva: se acabaron las marchas estudiantiles por la Alameda” -sostuvo.

En el anuncio estuvo acompañado por el alcalde de Santiago, Pablo Zalaquett, quien está en franca ofensiva contra los estudiantes y llamó a no autorizar nuevas marchas por la principal arteria capitalina. “Le he pedido al Gobierno que, obviamente, antes de decir que no se la vamos a prestar, me garanticen que no les van a dejar tomársela, porque si no se la van a prestar y se la van a poder tomar, mejor que se la presten” -fue la pataleta del alcalde.

SE MARCHA IGUAL

Pese al deseo obstinado del Gobierno de que no haya marchas, los estudiantes aseguraron que ejercerán su derecho a manifestarse en una sociedad democrática.

Una primera marcha está convocada por los secundarios a las 10 y media de la mañana desde Plaza Italia. Freddy Fuentes, vocero de los secundarios, aseguró que marcharán por Alameda “de todos modos”.

Fuentes dijo que “si no se autoriza, este nivel de represión y de disturbios, que no esperemos que ocurran, van a ser mayor y los incidentes empiecen a agravarse un poco más”.

El dirigente llamó al Gobierno a evitar problemas mayores.

En la tarde está convocada la marcha de la Confech y el Colegio de Profesores. Es a las 18:30 horas y también parte desde Plaza Italia.

En Valparaíso, pese a solicitarse el permiso la Intendencia tampoco autorizó la manifestación. El presidente de la Federación de Estudiantes de la UV (Feuv), Sebastián Farfán, dijo que van a marchar con o sin autorización.

Ambas convocatorias invitan a participar a toda la ciudadanía.

Para el próximo martes 9 de agosto los estudiantes llaman a un Paro Nacional.

Por Mauricio Becerra R.

@kalidoscop

El Ciudadano

LEA ADEMÁS: La propuesta del ministro Bulnes: Más de lo mismo

Las bases de un acuerdo social en educación

VEA UN CUADRO COMPARATIVO DE LAS DISTINTAS PROPUESTAS DE REFORMA EDUCACIONAL PREPARADO POR LA FEUC

VEA LA PROPUESTA DEL GOBIERNO

Facebook Comments

4,251,049FansMe gusta
174,494SeguidoresSeguir
292,317SeguidoresSeguir
16,500SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -

Más Leídos

- Advertisment -