Lautaro Guanca, concejal del MPL: “Vamos a poner la chala de la señora Juanita arriba de la mesa de los poderosos”

A juicio del joven concejal de Peñalolén, las organizaciones sociales deben madurar en lo orgánico para poder cuajar una propuesta política

A juicio del joven concejal de Peñalolén, las organizaciones sociales deben madurar en lo orgánico para poder cuajar una propuesta política. También nos cuenta de cómo lograron parar la instalación de una antena en Lo Hermida, hace un perfil del alcalde Claudio Orrego, nos da sus razones para participar de las elecciones, claro que confiesa que jamás votaría por Eduardo Frei.

Mientras Bachelet asumía el mando, a principios del 2005, un grupo de vecinos sin casa de Peñalolén se tomaron un terreno en los faldeos cordilleranos exigiendo viviendas sociales en la misma comuna de sus padres. La mayoría de ellos participaba del Movimiento de Pobladores en Lucha, MPL.

Luego de las negociaciones de rigor, las esperas en las salas de estar de ministros y promesas incumplidas, se dieron cuenta de que no querían quedarse en la mera exigencia de una vivienda, sino que querían ser los protagonistas de su construcción.

Como las familias que demandaban viviendas necesitaban pasar por una Empresa de Gestión Inmobiliaria, EGIS, decidieron ellos mismos formar una. Luego se les metió la idea de formar una constructora y que los propios pobladores participaran en las maquetas y diseño de sus futuras casas.

Han gestionado terrenos, negociado con constructoras y hoy están a la espera de que la burocracia gubernamental libere los recursos para empezar la construcción de tres conjuntos habitacionales proyectados en Peñalolén.

En el camino se fue sumando más gente y un día se preguntaron si acaso podían acceder al gobierno comunal. Levantaron la candidatura de Lautaro Guanca (25 años) y obtuvieron
4.119 votos en las últimas elecciones, la cuarta mayoría comunal.

El Ciudadano quiso conversar con este joven dirigente sobre su experiencia, las luchas ganadas y su visión respecto del panorama político actual.

¿Podrías explicarnos quién es el ‘nuevo poblador’, sujeto de los discursos del MPL?

– Es la antítesis del pobre que conocemos a través de los medios. El nuevo poblador asume la lucha, la dignidad y la organización como herramientas básicas para conquistar la vida digna. El pobre del Hogar de Cristo y de los programas de televisión de servicios ve la asistencia como la única forma de salir de su miseria. El nuevo poblador no, se siente sujeto de su destino.

En las últimas dos décadas han emergido muchos movimientos sociales que no han logrado cuajar en orgánicas ni resultados concretos. A partir de la experiencia del MPL ¿qué consejos darías a otras organizaciones?

– Más que nada hemos puesto mucha disciplina en el trabajo. Sin dejar de ser coherentes ni consecuentes con lo que pensamos y hacemos, la organización se planteo primero que nada la unidad….

Me refiero a que en las últimas décadas no han prendido, con la excepción de los secundarios, los discursos de organizaciones sociales. La izquierda no alcanza siquiera a un 10% de los votos.

– Creo que prendieron los antecedentes que el MPL tienen instalado en el imaginario popular. Particularmente la idea de un sujeto popular que lucha, que se la busca para generar situaciones audaces, rompiendo esquemas sobre la forma de exigir las demandas sociales. Cosa que, a la vez hemos ido acompañando de un trabajo muy fino en lo técnico. Eso nos ha generado como organización un prestigio popular

ESPACIOS DE PODER

¿Por qué decidieron como organización participar del circo electoral?

– Porque vimos condiciones para que uno de nosotros pudiera hacerse de un espacio en un poder bastante deslegitimado, como lo es el municipio. Lo hicimos porque tal institución aún sirve para abrir oportunidades y tener contactos con otros ámbitos de los social, como la salud y educación, pro ejemplo. Piensa que el MPL construyó su discurso sobre la demanda habitacional.

¿Para qué quieres ser concejal?

– Más que una decisión personal, fue un lugar donde la gente del MPL apostó que estuviese uno de sus dirigentes. Entendemos que no sólo debemos desarrollar la totalidad de las funciones de un concejal, que es simplemente fiscalizar que el alcalde no meta ni las patas ni las manos, sino que también un pedacito de poder que está en nuestras manos para cambiar el ordenamiento que opera en la comuna de Peñalolén.

¿Se puede hacer eso a través de una concejalía?

– Se puede hacer desde cualquier lugar.

LA ANTENA QUE NO FUE

En Lo Hermida la vez que CLARO quiso poner una antena de telefonía móvil se halló con el feroz rechazo por parte de los pobladores, quienes al final lograron que la empresa desistiera de sus propósitos, a diferencia de lo que ha pasado en muchos otros lugares. ¿Cuéntanos cómo lo lograron?

– Los vecinos nos organizamos antes de las primeras obras para colocar la antena. No dejamos que ni se pusiera el soporte y cuando lo instalaron vecinos entraron durante la noche al sitio en donde pretendían instalarla para desarmarla. También los niños a punta de camotazos y vigilas lograron parar la antena. Esto ha generado que los intentos posteriores de instalar otras antenas en Lo Hermida, hayan fracasado ya que los vecinos usaron los mismos mecanismos para oponerse a ellas.

Cuidado que la prensa diría que usaron prácticas fuera de la legalidad. ¿Qué piensas de ello?

– Para nosotros el criterio es que son válidas todas las formas de lucha para conquistar los derechos y proteger el territorio de los pobladores. Esta lucha entonces cobrará en algunos momentos formas que a la institucionalidad no le gusta.

¿Qué te ha demostrado con los años de lucha la vía institucional?

– Que los alcaldes pese a que dicen cumplir con las normas, dejan que las empresas de telefonía pongan antenas en sus territorios. Así ocurre en Peñalolén, en donde en el patio de la municipalidad de Orrego, a menos de cien metros de un consultorio y de otros colegios hay una antena disfrazada de palmera. La antena baja el precio de los terrenos colindantes, afea el paisaje urbano y genera una incertidumbre respecto a los efectos que puedan tener en la salud. Si en esta institucionalidad se permite esto, simplemente la gente va a pasar sobre ella, porque no les sirve ni les gusta.


AUTOGESTIÓN INMOBILIARIA

¿Cómo les ha ido con la EGIS?

– Nos ha ido bien, aunque lento. Hemos tenido que enfrentar muchas trabas técnicas y burocráticas, pero que nos han permitido saber mucho sobre las condiciones de producción de un conjunto de viviendas sociales, sino que también nos han permitido centrarnos en como construimos poder popular. Esto está determinado en el cómo construimos organizaciones sociales y el manejo de aspectos técnicos, económicos y sociales, o sea, estamos aprendiendo la función de gobernar.

¿Cómo fue la transición entre el poblador que exige a la autoridad al poblador gestor?

– El tema de la EGIS es un pedacito del Estado. La transición ha sido difícil, porque hay desencanto sobre el interés que dice tener el gobierno en la solución de los problemas de la gente. Nos ha hecho decirnos que si no lo hacemos nosotros no lo hará nadie más. Este proceso fue acompañado de un grupo importante de jóvenes profesionales que nos han asesorado en el camino. Hay arquitectos, geógrafos y otros profesionales trabajando con nosotros.

¿Tienen alguna idea para no terminar transformándose en burócratas?

– Ja ja. Estar acá lo vemos como un instrumento para nuestros objetivos, no en sí. Hemos logrado implementar un novedoso método de atención, registro, seguimiento y solución de los problemas de la gente, la que llamamos la ficha Hola Vecino. Identificamos a la familia y caracterizamos los problemas que tienes proponiendo tareas que persigan la solución de dicho problema, proceso en que tiene un importante rol el vecino que llegó a pedirnos ayuda. Esta ficha la fuimos masticando desde que nos organizamos como MPL.


DE TÍTULOS NOBILIARIOS

¿Qué te parece la gestión de Claudio Orrego?

– A diferencia de mi, Orrego tiene títulos nobiliarios, lo que le permite acceder por teléfono a lo que los pobladores nos cuesta marchas, reivindicaciones y petitorios. Quizás seamos un contrapunto a su figura, muy aplaudida por la elite. Nosotros somos jóvenes, pobladores y con muchas ganas de hacer cosas.

¿No te seduce la imagen que proyecta?

– Orrego dice ser una especie de Obama chileno. Por el contrario, es uno de los príncipes de la Democracia Cristiana. Lo que tiene es por derecho divino, como ocurre con las elites en este país, y no por haber luchado o sufrido por conquistar su educación o el alimentarse.

¿Qué te pareció su gestión pasada? No por nada fue reelecto.

– Ha hecho un gobierno comunal gerencial. Sigue prescindiendo de la participación social porque entiende que la eficiencia y la efectividad son más importantes en la gestión de los gobiernos. Ha logrado muchos avances en obras públicas, como la creación de consultorios y comisarías, pero eso ha sido por sus contactos y capacidad para desentrabar fondos fiscales, cosa que el alcalde anterior de derecha no accedía o no era capaz.

¿Qué rol asumirás desde la cocejalía?

– Nosotros hoy estamos en condiciones de ser no una oposición política, sino que queremos ser el sujeto que le pena para cagarse a los pobres de la comuna.

MOVIMIENTOS SOCIALES

¿Qué te parece la actual dinámica de los movimientos sociales en Chile?

– Tanto los movimientos sociales como los secundarios creo que están en un momento de incubación orgánica para darse estructuras que permitan salir a dar sus peleas. Creo que hoy el movimiento social no tiene una propuesta política, se está aún armando el instrumento.

¿Darías algún consejo a esta discusión?

– Que le pasen la planilla al campo poblacional y se pongan a formar los 32 mil dirigentes sociales que faltan en Chile.


ELECCIONES PRESIDENCIALES

¿Qué opinas de la gestión que hoy hace el Partido Comunista para acceder al Parlamento?

– Consideradas en el marco de su política es la postura más correcta con lo que han buscado en los últimos 15 años, que es instalarse en el Parlamento con un par de parlamentarios. Hay que ver si este nuevo proceso electoral los va a desengañar o engañar de nuevo.

¿Cómo así?

– Su meta política es acceder hoy al Parlamento y eso me parece legítimo, aunque los pobladores estamos en otra. Nosotros vamos a poner la chala de la señora Juanita arriba de la mesa de los poderosos. Nuestro objetivo es lo que llamamos la vida digna: vivienda, trabajo, salud y educación. El candidato que sea capaz de proponernos esto llevará el aprecio, simpatía y el voto de los pobladores.

Si el Partido Comunista llama a votar por Eduardo Frei ¿tú lo harías?

Yo no votaría por Eduardo Frei.

MÁS INFO:
www.mplchile.blogspot.com

El Ciudadano


Comparte ✌️

Comenta 💬