Los sindicatos fantasmas que pesan en las elecciones de la CUT

272

Federaciones sindicales que van a esta elección de la Central Unitaria de Trabajadores con miles de socios, pero que no tienen ni sede sindical ni procesos de negociación colectiva; sindicatos en regiones que de la noche a la mañana suman más miembros que los votantes en las municipales de dichas localidades; candidatos que no aparecen en las listas o agrupaciones que pasaron de menos de un millar de miembros a más de 12 mil, tienen el proceso eleccionario que se inicia hoy jueves al borde de la transparencia.

Gran actividad se ve en estos días en los pasillos de la Central Unitaria de Trabajadores. Conversaciones de dirigentes en los pasillos, llamados telefónicos y mucho cigarro son la tónica de un cuestionado proceso sindical que terminará por dirimir si el actual presidente de la organización, Arturo Martínez, suma un cuarto periodo en la cabeza de la CUT o se abre un proceso de renovación sindical.

En la votación participarán 1889 sindicatos y 331 organizaciones en 55 mesas electorales. Según los últimos datos proporcionados por el Consejo Electoral. Algunas federaciones de trabajadores, como la Confusam, ya anunciaron que impugnarán el proceso electoral; otras, como la Confederación de Trabajadores del Cobre, presidida por Cristián Cuevas, si bien acusan artimañas que benefician a los cercanos a la actual administración de la CUT, igual van a dar la pelea.

Según informó el Colegio Electoral de la CUT, las papeletas de votación fueron distribuidas ya a lo largo del país. Los sindicatos de la Región Metropolitana tendrán 22 mesas de votación. Se elige a 60 directores de la central y estos elegirán al presidente de la principal central obrera de Chile.

Cuatro son las listas en competencia para las elecciones de la CUT. La lista A que aglutina a sectores ligados a la Democracia Cristiana es liderada por el dirigente de los trabajadores de la ENAP, Nolberto Díaz. La lista B es de los militantes del Partido Comunista, de la CTC, sindicatos del call center y del sector público, albergando un paraguas amplio que incluye al actual subsecretario general de la central y mano derecha de Martínez, Guillermo Salinas; a la ungida por la dirección del PC, Bárbara Figueroa; a Cristian Cuevas y al presidente del Colegio de Profesores, Jaime Gajardo. La lista C agrupa a trabajadores de algunos municipios bajo el nombre de José Caballero Vergara; y la lista D a los socialistas bajo Arturo Martínez.

La CTC acusa que se entrega el padrón de candidatos a sólo 48 horas de la elección y se ha detectado que en varios lugares no aparecen los candidatos de las listas que compiten con Martínez, por lo que no aparecerán en el voto.

Así ocurre en Valdivia, donde José Cayuman, actual dirigente de la CUT provincial, no aparece en el padrón. También en Calama, donde Silvia Pizarro, actual dirigenta del Colegio de Profesores, no aparece en el padrón. Lo mismo le pasa a Marcos Brantes y a Arturo Fuentes.

LA SALIDA DE LA CONFUSAM

La Confusam, que aglutina a 26 mil socios decidió restarse de las elecciones. Carola Espinoza, dirigente de la organización de trabajadores de la salud municipalizada, dice que “no creemos en las condiciones de este proceso electoral con la actual directiva sindical. No hay garantías de transparencia”.

Si bien se restaron como confederación, para dar la batalla inscribieron a 8 mil de sus socios provinciales en la elección, pero no fueron aceptados.

Sergio Vergara, presidente del Colegio Electoral de la CUT (el mismo colegio electoral de las elecciones del 2008), comenta que “la decisión de dejar fuera a la Confusam fue tomada por el Consejo Ampliado”. Según Vergara, la no aceptación de los padrones fue luego del cruce de datos de la secretaría general, la que depende del secretario general de la organización, Guillermo Salinas; Tesorería y Organización

Vergara dice que “ellos entregaron dentro del plazo el pago de tesorería y se comprometieron a entregar los padrones antes del plazo que era el 30 de junio. No lo hicieron”.

Espinoza responde que “en ninguna parte del reglamento dice una fecha para entregar el padrón. En las 4 elecciones anteriores había una fecha de tope de pago y se reglamentaba la presentación de candidaturas. Nosotros el 30 de junio recién nos enteramos que había que llevar un padrón en esa fecha y no el 23 de julio, que era la fecha de inscripción de candidaturas. Pedí tiempo para construir el padrón y nos abocamos a hacerlo. Luego lo intentamos entregar reiteradas ocasiones y como no había quien lo recibiera, lo dejamos en la oficina de partes el 20 de julio”.

La dirigenta compara su situación con la del Colegio de Profesores, gremio que entregó su padrón el 30 de julio, diez días después que la Confusam, pero que no quedó exento de participar. “Es una burda explicación la que dan. Entregamos un padrón de 8 mil porque los más de 20 mil que somos no creemos en el proceso electoral. En los procesos anteriores nunca hemos accedido al padrón electoral de la CUT ¿por qué lo esconden?”.

Otro caso de irregularidad es la que cuenta José Mazzo, presidente del Sindicato de Interempresas Nacional de Telecomunicaciones (Sinate) quien acusó que, pese a que en 2011 la organización congeló todo tipo de participación en la central, su gremio aparece con las cotizaciones al día e incluso con un candidato postulante.

SINDICATOS FANTASMAS

En el complicado sistema electoral de la CUT, los dirigentes sindicales son los que votan en representación de sus bases. Así un dirigente sindical puede emite los votos en representación de sus asociados. Así la pelea está en quien tiene más integrantes en sus organizaciones.

Según las cifras dadas por el Colegio Electoral este martes 21 de agosto, si cuando se cerró el proceso había 501.916 padrones, por diversas consideraciones “se han ponderado y hecho consideraciones de sindicatos y ellos corresponden mayoritariamente a la CTC y otros”.

Relacionado:  Informe de Contraloría: Comisaría Virtual entregó más de 2 mil permisos a personas contagiadas con Covid-19

Consultado sobre la cifra exacta de votantes aceptados, Vergara dice que “estará entre 540 mil y 550 mil socios”.

¿Cuántos son los padrones aceptados a la CTC?

– Unas 7 mil personas – responde Vergara.

¿De qué sindicatos son los 43 mil restantes?

– No tengo los detalles.

Están las federaciones grandes y sindicatos fuertes que integran la CUT sobresalen la Confederación de Trabajadores Metalúrgicos (Contramet) tiene 12 ml socios; la Federación de Trabajadores del Cobre, presidida por Raimundo Espinoza, suma 13 mil miembros; la Asociación Nacional de Empleados Fiscales, ANEF, suma 36 mil socios y el Sindicato del Banco Estado, dirigido por Jorge Fuentealba, tiene 8500 socios. El Colegio de Profesores también tiene miles de miembros y la Confederación de Trabajadores del Cobre, CTC, tiene 29 mil socios.

Pero hay sindicatos que pese a ser completamente desconocidos, no tener oficinas ni menos un sitio web, abultan miles de afiliados: El Sindicato de Trabajadores Eventuales Las Camelias de la comuna de Bulnes pasó de 974 socios en las elecciones anteriores a 12.500. Es dirigido por Carlos Castro Rubilar y Silvia Merino. Lo extraño es que en la comuna están inscritos en los registros electorales 11.500 electores. O sea, el sindicato tiene más electores que todos los votantes de la comuna.

El Sindicato Interempresa de Trabajadores Agrícolas El Despertar Temporero, que pasó de 990 socios en 2008 a 3049 hoy. Es dirigido por María Cuellar Zamora y Luís Cáceres. Fuentes de la central cuentan que en octubre del 2011 tuvieron elecciones de directiva y “en los pasillos de organizaciones ligadas al PC andaban buscando socios para que votaran”.

Otro sindicato que pesa en la CUT por su cantidad de afiliados, pese a ser absolutamente desconocido en las luchas sindicales es el Sindicato Ranquil, liderado por el ex alcalde de San Fernando, José Figueroa, quien además de ser un histórico de la central que preside Martínez, es padre de la carta en la que el PC pone sus fichas, la profesora Bárbara Figueroa. Suma 30 mil socios.

También está el Sindicato Nacional Interempresas de Trabajadores Rurales El Progreso, dirigido por Jorge Jesús González, que pasó de tener 990 socios en 2008 a 6 mil socios para esta elección. Integran la Confederación de Trabajadores Forestales, que agrupa a 19 mil socios.

LA FAMILIA DE GUILLERMO SALINAS

Una federación que pesa fuerte es la Fetram, que agrupa a 26 sindicatos de la Región Metropolitana que integra a 7200 socios y pueden elegir a 72 dirigentes. Es dirigida por Rodrigo Bustamante y es el paraguas de pequeños sindicatos que despiertan suspicacias.

Uno de ellos es el Sindicato de Trabajadores Independientes a Honorarios de Santiago, en cuya directiva figura Guillermo Salinas Vargas. Las elecciones de la directiva de tal sindicato fueron el 6 de julio pasado y figuran 990 inscritos, entre ellos su primo, Carlos Cayetano Vargas Salinas. Llamamos al fono de su sede y está desconectado. Además de Salinas figura como dirigente el periodista de la CUT, Pablo Rojas Molina y pueden elegir a 5 directores en el comité ejecutivo de la central.

Si en la elección pasada tal sindicato tenía 2007 socios, muchos de estos integran ahora la organización del hermano de Guillermo Salinas, Osvaldo René Salinas Vargas: El Sindicato Interempresas de Trabajadores de Servicios y Afines. También está en su directiva José Hermosilla, quien el 2008 estaba inscrito en el sindicato del actual secretario general de la CUT.

¿Cómo saber si un sindicato es una organización activa o un mero listado de firmas? Un abogado laboral nos explica que “si bien es difícil de definir co un criterio único si efectivamente un sindicato funciona, uno que sí lo haga tiene asamblea de socios una vez al mes, un espacio físico y procesos de negociación colectiva recientes”.

Salinas responde a las críticas diciendo que “en Chile hay 3 millones de trabajadores a honorarios y no tenemos derecho a la negociación colectiva. Como sindicato hemos hecho hartas cosas, como participar en la discusión sobre la situación previsional de los trabajadores con boleta. Los trabajadores se organizan como pueden y llamo a no descalificar a ningún sindicato”.

Los sindicatos mencionados no han participado de negociaciones colectivas en el último tiempo. La Fetram funciona en la misma sede de la CUT y en su perfil de Facebook tiene 3 personas que dicen que le gusta.

“Ponerse a hablar de eso es no dar cuenta de la realidad de los trabajadores. Me llama la atención que ahora, cuando hay elecciones, se ponen a hablar de esto y en el intertanto nadie se preocupa. Yo no descalifico a nadie y creo que sí hay que mejorar muchas cosas y formas de actuar, pero debemos reconocer que se han hecho cosas buenas”- comenta Salinas.

Salinas llama a “respetar el proceso electoral y llama a fortalecer la organización. No es momento para descalificar”. Por su parte, el presidente del Colegio Electoral, dice que “vamos a dejar que el propio proceso respalda a esas insinuaciones”.

Pese a las irregularidades detectadas, el candidato de la CTC, Cristián Cuevas, cree que “Arturo Martínez ya está derrotado, porque la CUT a la que él está acostumbrado, no tiene ninguna posibilidad de sobrevivir a este proceso eleccionario”.

En declaraciones a radio Universidad de Chile, Cuevas dijo que “con o sin fraude, este movimiento ya no se puede detener. Por eso, llamamos a los trabajadores y a la ciudadanía a estar atentos a la trasparencia de la elección, a votar en conciencia por quiénes consideren mejores para conducir el movimiento sindical y a disponerse a trabajar mucho, porque la nueva CUT la vamos a construir entre todos”.

Se estima que a más tardar el viernes a las 20 hrs. se entregarán los resultados.

Mauricio Becerra R.

@kalidoscop

El Ciudadano

LE ADEMÁS:  La crisis y re-fundación del sindicalismo chileno