Ola de huelgas en el país

Una serie de huelgas y paralizaciones han sido protagonizadas por cientos de trabajadores a lo largo del país durante las últimas semanas

Ola de huelgas en el país

Autor: Wari
05/12/2010

Una serie de huelgas y paralizaciones han sido protagonizadas por cientos de trabajadores a lo largo del país durante las últimas semanas. Desde gremios de funcionarios públicos hasta trabajadores de un casino, distintos sindicatos han decidido movilizarse con el objetivo de mejorar las condiciones laborales de sus afiliados.

Los conductores del Metro de Santiago cumplieron cinco días de huelga exigiendo una serie de mejoras en sus contratos como incrementos en sus salarios, un incentivo a retiro para quienes llevan más de 20 años y quienes presentan enfermedades, entre otras cosas. Si bien los efectos de la paralización de actividades no han sido mayores, cumpliéndose este viernes 3 de diciembre con un 97% en la frecuencia de los trenes según la empresa, la línea 4A no se encuentra funcionando.

Según Abel Varela, secretario del sindicato nacional de conductores y trabajadores de Metro y director de la Federación de Sindicatos de Metro (Fesimetro), la empresa no ha llamado a los dirigentes sindicales ni se ha acercado para buscar una solución al conflicto, por lo que la huelga continuaría durante el fin de semana, provocando que por primera vez en 35 años la empresa paralice sus operaciones el domingo 5. Además, Varela aseguró que los trabajadores se encuentran animados y participando activamente en los piquetes en distintos puntos de la ciudad, y que como sindicato tienen capacidad tanto anímica como financiera para resistir una larga huelga, que ha recibido el respaldo de los trabajadores de Ferrocarriles del Estado, de sindicatos del Transantiago y de Ferrocarriles de Venezuela.

Otro gremio que se encuentra movilizado es el de los portuarios de San Antonio, los que cumplieron cinco jornadas sin trabajar también. Los 600 trabajadores demandan que se les entreguen reparaciones frente a los despidos que ocurrirán debido a la privatización de terminales. Esto se traduciría en una pensión de 200 mil pesos que buscaría atenuar la pérdida de trabajo que producirían las privatizaciones realizadas por la estatal Empresa Portuaria San Antonio.

Por su parte, este viernes 13 mil trabajadoras de párvulos de la Fundación Integra decidieron comenzar una huelga nacional de carácter indefinida debido a la nula posibilidad de lograr un acuerdo durante la negociación colectiva. Uno de los puntos conflictivos fue la demanda de un aumento en los salarios de $25 mil mensuales que realizan los sindicatos, a lo que la empresa contestó ofreciendo $5.300. Además, las organizaciones sindicales afirman que Integra tiene un déficit de infraestructura para atender a los 72 mil niños que asisten a los 992 establecimientos que mantiene.

MOVILIZACIONES PASADAS

Los gremios afiliados a la Agrupación Nacional de Empleados Fiscales (Anef) protagonizaron un paro nacional el 24 de noviembre y una nueva jornada de protesta, esta vez de 48 horas, el 30 y el 1 de diciembre. En la primera oportunidad las organizaciones de trabajadores lograron congregar a más de 20 mil personas en una marcha que se inició en la Plaza de Armas de Santiago y que continuaba ininterrumpidamente casi hasta el sector de Plaza Italia, mientras en la segunda repitieron la cifra, pero en Valparaíso.

Los trabajadores rechazan el reajuste salarial ofrecido por el Gobierno, de 3,7%, y exigen que se aumente hasta un 8,9%, en un año marcado por acusaciones por parte de los dirigentes gremiales de que el gobierno realiza despidos injustificados en la administración pública.

Finalmente, los trabajadores del casino Monticello finalizaron su protesta luego de un mes en huelga, incluyendo a 12 personas en ayuno, invocando el artículo 369 del Código del Trabajo, que les permite continuar con el proceso de negociación colectiva en 18 meses más, manteniendo las condiciones laborales previas a la huelga. Patricio Padilla, dirigente del sindicato, afirmó que recurrieron al mencionado artículo debido a las difíciles condiciones en las que se mantenían en la huelga, con escaso apoyo por parte de las autoridades.

Padilla afirmó que la empresa inició un juicio para desaforarlo y despedirlo acusándolo de incitar a la violencia, ya que en marzo había denunciado que varios trabajadores habían sido despedidos luego del terremoto de manera irregular, incluyendo a varios que habían quedado damnificados, y que durante la huelga participó activamente en el proceso.

Por Felipe Ramírez Sánchez

El Ciudadano


Comenta

Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Relacionados