Protesta por aprobación de Central Castilla: Incidentes y represión

Con cerca de 20 detenidos terminó ayer 25 de febrero, una movilización pacífica que se realizó en el centro de Santiago, en contra de la aprobación de la central termoeléctrica Castilla en la región de Atacama

Con cerca de 20 detenidos terminó ayer 25 de febrero, una movilización pacífica que se realizó en el centro de Santiago, en contra de la aprobación de la central termoeléctrica Castilla en la región de Atacama.

Cerca de 400 personas participaron ayer, a las 19 horas, en una nueva manifestación ciudadana para repudiar la decisión de la Comisión Regional del Medio Ambiente (Corema) de Atacama, por aprobar el proyecto de la central termoeléctrica Castilla, la más grande y contaminante de su tipo en América del Sur.

La manifestación, organizada por agrupaciones ciudadanas y ambientalistas, contempló una marcha por las calles del centro de Santiago, que tenía como fin llegar hasta la Plaza de la Ciudadanía, frente a La Moneda.

Al comenzar la marcha, Luis Mariano Rendón, uno de los voceros de la manifestación y miembro del grupo Acción Ecológica, señaló que las movilizaciones de las últimas semanas son “una lucha de la ciudadanía contra los de ayer, y contra los de hoy, quienes han destruido nuestro patrimonio ambiental” y advirtió que “seguirán levantando la voz” las veces que sea necesario.

Rendón afirmó que se debe “levantar una política alternativa”, y agregó que se oponen a la destrucción, pero “proponemos una política justa y razonable (…) y esa política significa ahorro, eficiencia energética, significa terminar con el derroche”. En la manifestación se recordó además, la reciente aprobación del proyecto minero Isla Riesco, y afirmaron que “no es casualidad que se apruebe, precisamente, en estos días”.

Los participantes de la marcha recordaron además, que “estas luchas son por la vida”, y afirmaron que la realización de proyecto como Castilla, “sólo traen muerte y destruccióin”.

COMIENZA LA REPRESIÓN

Posteriormente, los manifestantes marcharon de forma pacífica a lo largo del Paseo Ahumada hasta la Plaza de Armas donde, entre gritos y consignas contra el Gobierno, rodearon la plaza para después volver por Ahumada y doblar por Huérfanos rumbo a la Plaza de la Ciudadanía. A la altura de calle Morandé, la marcha intentó ser paralizada por Carabineros, no obstante un grupo de manifestantes se reagruparon, después de unos minutos en Alameda.

En el lugar, los manifestantes intentaron marchar hacia La Moneda, momento en que la protesta fue disuelta por carros “lanza aguas” y la acción de Carabineros, quienes establecieron un cordón policial que impidió a los manifestantes llegar hasta las cercanías del Palacio de Gobierno. En total, durante la acción represiva, fueron detenidas cerca de 20 personas, las que fueron trasladadas a la Tercera Comisaría de Santiago.

Al igual que en las marchas anteriores, las acciones para disolver la protesta por parte de Carabineros, fueron consideradas por los participantes como excesivas y atentatorias contra la libertad de expresión de los ciudadanos. Al respecto, Cecilia Toro, vocera del grupo Conciencia en Movimiento señaló que “se va a seguir insistiendo en todo tipo de movilizaciones, haciendo un llamado a la ciudadanía (…) para dejar de estar en silencio y una vez más salir a la calle a protestar”.

Toro afirmó que ellos están dispuestos a continuar esta lucha las veces que sea necesario y llamó a las personas a participar en nuevas movilizaciones que se desarrollarán en estas semanas.

Por Christian Armaza Benavides

El Ciudadano

Compártelo

Comentarios