es Spanish

Análisis urgente y aventurero ante la bajada del ultraderechista Longueira

Un problema para la Concertación que puede fortalecerla (‘todos contra la derecha’, incluido el electorado de Marco Enríquez-Ominami) o dañarla (el electorado centrista confundido por la candidatura de Allamand).

El candidato presidencial de la ultraderecha chilena agrupada en la Alianza por Chile, Pablo Longueira, renunció a su postulación con el argumento de padecer ‘una depresión diagnosticada médicamente’.

El 30 de junio recién pasado, cuando Longueira –militante de la pinochetista Unión Demócrata Independiente, UDI- venció estrechamente en las primarias voto a voto al ultraliberal piñerista, Andrés Allamand -de la derecha organizada en Renovación Nacional (RN)-, aseguró que “si en dos meses ganamos las primarias, en cinco meses ganaremos en noviembre (las elecciones presidenciales)”.

La decisión de Pablo Longueira se hizo pública mediante una nota el 17 de julio por la tarde. Se supone que ahora asumirá la candidatura de la derecha tradicional, Andrés Allamand.

¿Y ahora?

En caliente, y a riesgo de aventurar hipótesis en tanto se precipitan los hechos, es preciso señalar que Pablo Longueira, si bien ganó las primarias de la derecha porque en las próximas elecciones es el turno de la UDI (Sebastián Piñera, titular del Ejecutivo chileno, pertenece a RN), en su conducta y práctica política, representa una derecha de trazos fascistoides y ultaconservadores, con una fuerte penetración en los sectores populares ‘más atrasados’ en su nivel de conciencia política respecto de sus intereses de clase. De hecho, en poblaciones y comunas empobrecidas -antiguas fortalezas de la izquierda durante la lucha antidictatorial, la UDI-, con las máscaras del populismo, ‘el servicio social’, el clientelismo y la caridad (de inspiración del peor costado de la congregación jesuita de la Iglesia Católica), ha obtenido importante terreno.

Por eso mismo, Pablo Longueira, de muchos modos, es (era) el rostro renovado de los orígenes y objetivos de la Democracia Cristiana, proveniente de la Falange Nacional y cuya dirección política –salvo un puñado de auténticos demo-burgueses de esa tienda- fue parte sustantiva de la conspiración norteamericana que echó abajo a sangre y fuego la experiencia de la Unidad Popular de Salvador Allende, inaugurando la peor dictadura militar de la historia chilena. Es decir, Longueira y los suyos dentro de la UDI, buscan explícitamente la edificación de un Partido Popular, ocupando el vacío de la crisis terminal que sufre la Democracia Cristiana desde hace tiempo y que se expresó en la derrota en las últimas elecciones presidenciales de su candidato Eduardo Frei Ruiz-Tagle que abrió las puertas de La Moneda a la actual administración encabezada por Sebastián Piñera.

¿Qué sucede entonces? La eventual candidatura de Andrés Allamand (RN) luego de la retirada de Longueira, comporta una superior apariencia de ‘centro-derecha’, ya no es competencia para gran parte de la cultura política democristiana, y potencialmente podría atraer a sectores del electorado DC, hasta ayer, sin más alternativa que inclinarse por la candidatura concertacionista de Michelle Bachelet.

Esto quiere decir, que podría precipitarse un quiebre de la DC a la hora de votar, en el marco de un doupolio consagrado desde hace más de 20 años en el país andino, donde en segundas vueltas, los resultados electorales son extraordinariamente estrechos.

Lo anterior –independientemente de que la dirección del Partido Comunista ya no tiene nada de anticapitalista-, con su voceado apoyo en primera vuelta a Bachelet (jamás el PC había dejado de llevar un candidato de su sector, más allá de que siempre terminaba llamando a votar por la Concertación en la segunda vuelta), se agrega la incomodidad expresa de las franjas más fundamentalistas de la DC en relación a la integración del PC (a pesar de su giro a la otra derecha) a la Concertación.

En consecuencia, ‘por causa o destino’, la bajada de Longueira se convierte en un problema para la Concertación que puede fortalecerla (‘todos contra la derecha’, incluido el electorado de Marco Enríquez-Ominami) o dañarla (el electorado centrista confundido por la candidatura de Allamand).

Michelle Bachelet es la candidata de la embajada norteamericana en Chile, pero ello no significa, mecánicamente, que las formas nacionales de la disputa de la administración de un Estado (vanguardia mundial del capitalismo en su actual fase desde los 70 del siglo pasado), tengan un margen de movimiento que, estructuralmente, no dañan jamás los intereses estratégicos del imperialismo y las clases dominantes transnacionalizadas en ese país.

Esta historia continuará.

Por Andrés Figueroa Cornejo

Facebook Comments

4,250,799FansMe gusta
173,806SeguidoresSeguir
292,142SeguidoresSeguir
16,500SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -

Más Leídos

Ministro de Interior chileno asegura que su país no respaldará ninguna...

Estas declaraciones son emitidas luego de que Chile, respaldará en la Organización de Estados Americanos (OEA), el Tratado Interamericano de Asistencia...
- Advertisment -