Carlos Nelson Coutinho (1943-2012)

Hace casi 11 meses atrás, conversábamos con Carlos Nelson Coutinho en Santiago de Chile

Por Wari

01/10/2012

0 0


Hace casi 11 meses atrás, conversábamos con Carlos Nelson Coutinho en Santiago de Chile. Para nosotros era un honor tenerlo después de casi 40 años en nuestro país a propósito del lanzamiento de la traducción al castellano, de su libro “Marxismo e Politica. Dualidade de poderes e outros ensaios”, editado por LOM el año 2011 y lanzado en el contexto del Seminario “Marx en el Siglo XXI. ¿Vigencia del(os) Marxismo(s)?, el 12 y 13 de octubre de 2011.

Su primera venida a Santiago, con el fin de indagar acerca de la existencia de un espacio académico en Chile en un contexto que prometía cambios promisorios en el país, fue muy breve durante el gobierno de la Unidad Popular.

Pasaron muchas décadas para que pensara volver a Chile, un país extraño de aquel que retuvo en ese entonces, en su memoria. Sin embargo, un país que 40 años después mostraba con fuerza el cansancio e indignación de miles de estudiantes y familias con la educación chilena y –a partir de ella- con la experiencia capitalista en su modo neoliberal. Se entusiasmó con la posibilidad de que su obra fuera traducida en Chile, porque en este país, después de décadas de dictadura y pensamiento conservador en las universidades, junto a los sucesos como la caída del Muro de Berlín y de la Unión Soviética, el reflujo del movimiento social, entre otras cosas, la tradición del pensamiento marxista había sido casi arrasada en Chile. Su venida, en el contexto de este seminario, era parte de avanzar en un camino de revitalizar la potencialidad de la obra de Marx para comprender y transformar el capitalismo, junto con el aporte en ello que han realizado sus continuadores en el siglo XX.

Siempre abierto al debate fraterno y democrático, Carlos Nelson hace un año, nos conversaba acerca de la importancia de volver a Marx en el momento contemporáneo, tanto de crisis económica y de la política entendida, en el sentido de Gramsci, como “pequeña política”, es decir, esa política que no buscaba transformar las estructuras.

Carlos Nelson Coutinho, “Carlitos” para los amigos, compañeros más cercanos y su querida compañera Andrea, fue un pensador y militante marxista brasilero.

Originario de Bahía, estudió Filosofía. Varios años los dedicó a traductor, con más de 80 títulos. Desde 1976 durante 3 años, vivió en Europa, y en Italia especialmente en la época “del florecimiento del eurocomunismo”, volvió a Río de Janeiro y comenzó a trabajar en la Universidad Federal de Río de Janeiro, en el área de Filosofía Política.

Como militante, ingresó a los 17 años al PC brasilero hasta 1982, luego al PT a fines de los años 80 hasta el gobierno de Lula y, luego de la desilusión del proyecto del PT, se involucró como fundador y militante del PSOL. Si bien, defensor del Movimiento de los Sin Tierra, consideraba que aún no se había inventado un modo mejor de hacer política más allá de los partidos.

Como pensador, introdujo la obra de Antonio Gramsci en Brasil e interlocutó con György Lukács. Junto a su amigo y gran intelectual, Leandro Konder, mantiene un intercambio de correspondencia con György Lukács por 10 años, desde 1961 hasta su muerte. En 1980 publica “La democracia como valor universal”, producción que polemiza con la herencia del estalinismo y remueve a la izquierda brasilera. Se define como un heterodoxo en su posición al interior de los partidos del que formó parte, siempre manteniendo su idea de que “sin socialismo no hay democracia y sin democracia, no hay socialismo”. Su obra se desliza a crear una síntesis entre la concepción política de Gramsci y la concepción filosófica del Lukács maduro.

A 10 días de su fallecimiento, queremos reconocer su grandeza para el movimiento social y la actualidad e inspiración de su compromiso por la emancipación humana.

Por Paula Vidal Molina

Fuente fotografía

Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Comparte ✌️

Relacionados

Comenta 💬