Escandaloso: Contraloría establece que municipio de Santiago no cobró $137 millones a Lollapalooza y Fórmula E por daños en Parque O’Higgins

Entre otras irregularidades, el ente fiscalizador dictaminó además que el reconocido festival de música, en su versión 2019, fue realizado "sin que la empresa organizadora del evento contara con la autorización del Consejo de Monumentos Nacionales".

2011

El pasado 30 de abril la Contraloría General de la República (CGR) entregó su Informe Final de Investigación Especial en el que -atendiendo una solicitud realizada por la concejala Rosario Carvajal- se investigaron eventuales irregularidades en la Municipalidad de Santiago en el marco de la realización de los espectáculos Fórmula E y Lollapalooza del año 2019.

Específicamente, se indagó en los convenios con las empresas Fórmula E Chile Operations SpA. y Lotus Festival SpA., respectivamente, para desarrollar dichos eventos masivos, cuya realización -según postuló la concejala de Santiago- habría causado un detrimento “persistente y progresivo” del Parque O’Higgins.

En ese sentido, la Contraloría constató que efectivamente se cometieron una serie de irregularidades. Por una parte, se verificó que la municipalidad dirigida por Felipe Alessandri (RN) «otorgó el permiso de uso del Parque O’Higgins para la realización del festival Lollapalooza 2019, sin que la empresa organizadora del evento contara con la autorización del Consejo de Monumentos Nacionales, requerida en virtud de la intervención que se efectuó en dicho recinto».

Por otra parte, se constató igualmente que el municipio «no elaboró el Plan de Manejo Integral de la Zona Típica, con la participación de la comunidad relacionada con el Parque O´Higgins y con el apoyo del Consejo de Monumentos Nacionales». En ese sentido, la Contraloría advierte que este instrumento «fue requerido por dicha institución, en atención a que verificó intervenciones discordantes -sin la autorización de ese organismo- que afectaban el carácter ambiental y propio de zona típica del parque».

Por último, la Contraloría comprobó que tras la evaluación realizada por el municipio dirigido por Alessandri de los daños producidos con motivo de la Fórmula E y Lollapalooza 2019, «la totalidad de los deterioros confirmados aún no han sido compensados por las empresas Fórmula E Chile Operations SpA., y Lotus Festival SpA». Y al respecto, se especifica que quedaron pendientes las sumas de $47.001.500 y $ 90.316.500, respectivamente, es decir, $137.318.000.

Ante esto último, la CGR advierte que «la municipalidad deberá aclarar las razones por las cuales no se exigieron las sumas determinadas para la total reposición del parque en el plazo de 60 días hábiles, contado desde la recepción del presente informe».

Relacionado:  Trabajadores de Latam tras nueva oleada de despidos: Se suponía que con la rebaja de sueldo no habrían desvinculaciones
Fórmula E. Imagen solo referencial

Junto con ello, le recuerda al ente edilicio que «es obligación de esa autoridad comunal velar por la eficiente e idónea administración de los recursos públicos, y ajustarse a los principios de control, eficiencia y eficacia, contenidos en los artículos 3° y 5° de la ley N° 18.575, informando de aquellos».

Dicho aquello, la Contraloría le exige al municipio «instruir un procedimiento disciplinario a fin de determinar las eventuales responsabilidades administrativas que pudieran asistirle a los funcionarios involucrados en las situaciones representadas, determinando, además, si de aquellas se produjo daño al patrimonio municipal».

«SE DEBE ABANDONAR MODELO PRIVATIZADOR DE CENTRO DE EVENTOS»

Conocido el categórico informe del ente fiscalizador, en una declaración pública la concejala Rosario Carvajal y la representante de la organización Vecinos Barrio Rondizzoni, Paola Moreno, señalaron que «las graves irregularidades que determina la Contraloría, como el no cobro de las boletas de garantía, el no hacer efectivo el pago, ni las reparaciones de los daños efectuados por la Formula E y Lollapalooza, ha significado un considerable y acumulado deterioro, destrucción y falta de mantenimiento de una Zona Típica».

Por otra parte, postulan que dicho pronunciamiento «sienta un precedente sobre cómo la actual y las próximas autoridades comunales deben fijar criterios y planes de acción, tendientes a recuperar en conjunto con las comunidades interesadas en la conservación y protección de un parque patrimonial histórico y protegido, como es el Parque O’Higgins».

Rosario Carvajal

En ese sentido, señalan que se hace necesario «construir y recuperar un nuevo Parque O’Higgins, abierto a la comunidad, a los vecinos y visitantes, no pensando solo en el hoy, sino en el futuro del parque que heredaremos a las futuras generaciones, en un escenario de crisis climática, de escasez hídrica, falta de áreas verdes de la ciudad y expansión inmobiliaria». «Su uso debe abandonar el modelo privatizador de centro de eventos que ha desvirtuado su carácter público», concluyen.

Gráfica docaciones
https://www.elciudadano.com/prensa-libre-donaciones-a-el-ciudadano/