Francia siente la presión de los sindicatos

Los sindicatos franceses han convocado a ocho huelgas generales en lo que va del año 2010 para manifestar su oposición a la reforma laboral impulsada por el gobierno de Nicolás Sarkozy, que busca retrasar la edad de jubilación de 60 a 62 años y el período para lograr una pensión entera para quien no alcanzó […]

Por Wari

Publicado en

Mundo / Política / Trabajo

0 0


Los sindicatos franceses han convocado a ocho huelgas generales en lo que va del año 2010 para manifestar su oposición a la reforma laboral impulsada por el gobierno de Nicolás Sarkozy, que busca retrasar la edad de jubilación de 60 a 62 años y el período para lograr una pensión entera para quien no alcanzó a cotizar lo necesario, de 65 a 67 años. Los estudiantes se han sumado de manera masiva a las protestas y los enfrentamientos con la policía recrudecieron en los últimos días.

Todas las centrales sindicales francesas se han volcado en las últimas semanas a convocar a los trabajadores a que se sumen a las diferentes huelgas generales y jornadas de protesta realizadas con el objetivo de frenar la reforma impulsada por el Gobierno. Esta reforma, que busca alargar los plazos de la jubilación y que será votada mañana jueves 21 en el Senado, ya fue aprobada en sus principales artículos por el Congreso y ha generado el rechazo de amplios sectores de la sociedad.

Si bien la huelga convocada por los sindicatos afecta principalmente a los sectores del transporte, refinerías, camioneros y correos, los estudiantes universitarios y secundarios se sumaron masiva y entusiastamente a las manifestaciones, contándose ya alrededor de 400 liceos tomados. Luego de esto los enfrentamientos con la policía han aumentado en ciudades como París, Lyon o Nanterre, en donde incluso han ocurrido algunos saqueos y se han incendiado autos.

Los aeropuertos y el sistema ferroviario se han visto muy afectados debido tanto a la adhesión de los trabajadores del sector a las protestas como a la falta de combustible, lo que ha provocado que muchos vuelos sean cancelados. Las doce refinerías del país se encuentran paralizadas y cuatro mil de las trece mil estaciones de servicio se encuentran sin combustible aproximadamente, lo que mantiene al Gobierno preocupado ante un posible desabastecimiento.

El presidente Sarkozy afirmó por su parte, que no echaría pie atrás en la reforma ya que en su opinión el sistema de pensiones no puede seguir como está, ya que una de cada diez pensiones se financia a través de una deuda, ya que las cotizaciones de los trabajadores muchas veces no son suficientes, mientras las centrales de trabajadores y los estudiantes amenazan con continuar las huelgas de manera indefinida.

UNA EUROPA MOVILIZADA

Pero Francia no es el único país que se ha enfrentado a huelgas y manifestaciones por parte de los sindicatos en el continente. El 29 de septiembre en España se realizó una huelga impulsada por los sindicatos mayoritarios Comisiones Obreras y Unión General de Trabajadores, así como por el conjunto de los sindicatos “de clase”. La movilización, que fue casi total en la construcción, la industria y con un alto seguimiento en otros sectores, buscaba detener una reforma laboral aprobada por el gobierno del socialista José Luís Rodríguez Zapatero. Por su parte los sindicatos nacionalistas vascos, que son la mayoría de los trabajadores sindicalizados en las comunidades autónomas vascas, ya habían convocado a una paralización total el 29 de junio que había logrado un alto seguimiento. Si bien las movilizaciones no han continuado, distintos sectores sindicales pugnan por continuar movilizándose impulsados por el ejemplo francés.

Otro país que ha destacado por las numerosas movilizaciones sindicales durante el año ha sido Grecia, donde el gobierno socialista decidió enfrentar la fuerte crisis económica que está sufriendo su economía a través de una política de austeridad que no ha sido compartida por los sindicatos. Varias huelgas generales se sucedieron el primer semestre logrando reunir a miles en las calles y fuera del parlamento, desatándose grandes enfrentamientos entre la policía y los trabajadores.

En Italia también se han desarrollado diferentes protestas convocadas por la Confederación General de Trabajadores Italianos en contra de los reajustes económicos planeados por el Gobierno para enfrentar la crisis económica.

Los estudiantes franceses han afirmado que no están dispuestos a abandonar la lucha por defender las pensiones porque tarde o temprano les afectarán los cambios que el gobierno quiere realizar, mientras sus afiches y lienzos dicen que “quien no lucha por sus pensiones es que ya está muerto”.

Por Felipe Ramírez Sánchez

El Ciudadano


Comparte ✌️

Comenta 💬