es Spanish

Lavandero dispara contra clase política corrompida por las mineras: «Esta es una democracia ficticia»

Diputado y senador en varios períodos – antes y después de la dictadura- Jorge Lavandero lideró muchas de las luchas que se dieron para derrotar a Pinochet. Desde la calle, en movilizaciones sociales, o a través del diario Fortín Mapocho, “se las jugó”. Así como encaró a las transnacionales del cobre que roban el metal rojo y la riqueza del pueblo de Chile. Y en estas luchas fue acumulando detractores. Los mismos que, en su opinión, lograron finamente sacarlo de escena cuando lo acusaron de abusos deshonestos en contra de varios menores. Él rechaza tales acusaciones y hoy, luego de pagarlos con cárcel, está de regreso. Dispuesto a continuar con las mismas luchas de antaño, a las que añade su desafío al fiscal que lo inculpó y el deseo de limpiar su nombre aunque le cueste la vida.

Lavandero acusa a la Concertación y a sus principales dirigentes, de haber tranzado la transición. Acusa a las multinacionales del cobre de haber comprado políticos y, ¿por qué no? de haber financiado a sus enemigos. Acusa a la ex canciller Soledad Alvear de haber hecho lobby a favor del tratado minero con Argentina que permite la existencia de Pascua Lama. A don Francisco de negociar con la Teletón y acusa a muchos más, desentramando engaños tejidos a partir de la dictadura y el ejercicio del poder de la Concertación.

-¿Cuáles son las consecuencias de la transición pactada?

-Como la Concertación estaba muy apurada por llegar al poder, no fueron lo suficientemente cuidadosos, por decir lo menos, y transaron las cosas fundamentales con Pinochet. Los elementos fundantes de un Estado como es la energía -fundamental para el desarrollo- quedó al servicio del lucro y los privados. Los recursos naturales, renovables y no renovables, la pesca, la madera, la química, los metales como el cobre, oro y plata, todo quedó en manos de privados, protegidos con herramientas para que puedan evadir y eludir los impuestos.

-Podemos decir que Pinochet dejó el modelo listo y la Concertación lo administró muy bien

-Hay una respuesta muy simple y objetiva. Hay que ver qué inversiones se hicieron en minería en tiempos de Pinochet: casi ninguna. La desnacionalización del cobre se produjo en los gobiernos de la Concertación. Los mismos partidos que la componen son los que tuvieron como bandera fundamental que el cobre fuera chileno. Hasta el propio Pablo Rodríguez, uno de los mayores sostenedores de Pinochet, se opuso violentamente a la Concesión Plena que aprobaron los señores Piñera y Büchi para poder reprivatizar la minería.

CHILE SIN UN COBRE

-¿Qué dirá la historia sobre el cobre chileno posterior a la nacionalización realizada por Allende?

– Va a dejar en muy mal pie a muchos dirigentes políticos de la Concertación. Antes que se chilenizara, que se hiciera la nacionalización pactada y se nacionalizara el cobre, las empresas multinacionales mineras instaladas en Chile, como la Anaconda o la Kennecot, tenían que pagar hasta un 85% de sus utilidades en impuestos, y aun así ganaban plata. Vino la nacionalización total, con Frei y Allende y por cierto ello le traspasó grandes recursos a la dictadura, hasta que en el año 80 crearon la Concesión Plena, contra la que luché junto a Radomiro Tomic recorriendo el país.
El señor José Piñera dijo, qué importa la nacionalización si estas empresas van a pagar impuestos, y mediante una serie de vericuetos llegamos a que en tiempos de la Concertación estas empresas hacen grandes inversiones y no pagan un peso de impuesto.
Quiero decir que si hoy día esta crisis tan profunda va a significar, según la presidenta, un dolor menor al pueblo de Chile debido al cobre, pero se debe al cobre de Codelco. Y éste explota solo un tercio del cobre chileno. Los dos tercios explotados por multinacionales prácticamente no aportan nada. Salvo en las regiones donde están instaladas, ahí les regalan algún televisor o un obsequio a la escuela o a la municipalidad; eso es el chocolate del loro. Esto es una vergüenza.

-¿Cuáles son las consecuencias directas de no desarrollar la segunda fase exportadora y no refinar el cobre en Chile?

-Cuando dábamos esta batalla Tomic escribió el libro El cobre es chileno y debe ser refinado en Chile. No refinar el cobre en Chile significa una pérdida de, al menos 80 mil trabajadores, quienes tendrían trabajo directo e indirecto. Como no es así, el cobre se manda como concentrado, en el que dos tercios son roca estéril y un tercio es el concentrado donde va el cobre, el oro, la plata, el vanadio y el molibdeno. Y nosotros pagamos un flete falso por esa roca, pagamos un seguro falso y no somos capaces de dimensionar cuanto oro, plata, molibdeno o metales preciosos van en ese concentrado.
Codelco prácticamente explota gratis su cobre, no le cuesta un peso, porque el 20% de sus utilidades hoy corresponden a las exportaciones de molibdeno y éste paga toda la explotación del cobre de Codelco. Entonces, si este tercio de Codelco saca una ganancia importante por estos minerales, las empresas que explotan los dos tercios se llevan el molibdeno gratis y no le pagan un centavo al fisco.

-¿Cuáles son los impuestos a que están afectas las mineras hoy?

-En Chile el sector privado siempre ha pagado royalty cuando no es dueño de la mina. Un pequeño minero que tiene una mina le paga al Estado, pero a su vez le cobra a quien explota la mina un royalty por el valor del cobre que saca, que hay que disminuirlo de la existencia del yacimiento, por ser un recurso no renovable.
Los impuestos que afectan a la minería son: primero, el impuesto de primera categoría y segundo, el adicional. El de primera categoría se descuenta del adicional, de tal manera que si la empresa pagara impuesto hoy, tendría que cancelar el 35% (imp. adicional) menos el de primera categoría (19%). Haciendo la resta da un 16% de impuesto: pagan menos que un jubilado, porque el jubilado paga el IVA, ellos Ni eso.

-¿Cómo es posible que se produzca esta evasión tributaria?

-En el trabajo de la comisión especial de minería que presidí en el Senado, el propio Servicio de Impuestos Internos nos dijo que en 15 años de las empresas más grandes del cobre, solo dos han pagado esporádicamente algún impuesto. El resto no ha pagado ni un centavo. La pregunta lógica es cómo lo han hecho para evadir impuestos. Primero construyen una filial de una gran empresa en Chile; ésta presenta un proyecto al Comité de Inversiones Extranjeras y le plantean como van a traer el capital. Dicen que no traerán capital sino crédito de una filial de la misma empresa ubicada en un paraíso tributario. Entonces, por una razón sospechosamente desconocida, contra el interés nacional, el Comité aprueba que puedan traer prácticamente el 90% de la inversión como crédito.
Estas empresas extranjeras traen un crédito que hay que amortizar aceleradamente en 3 años y empiezan a pagarlo a la filial. En resumen, traen un vaso vacío que empezamos a llenar con la amortización, el crédito y los intereses, disfrazando las utilidades con este sistema.
Así, el costo del trabajo, la maquinaria y demás quedan como pérdida, porque la producción alcanza a pagar la amortización del crédito. La manera de no declarar utilidades es declarar pérdidas. Sin embargo han sido tan grandes las utilidades que sobrepasaron su propia lógica, porque de acuerdo con estudios de Cochilco, las utilidades llegaron al 200%, es decir, en un año pudieron amortizar todo el capital invertido.
Por cierto que al término de los 3 años vuelven a pedir ampliación del crédito a la filial y vuelve la bicicleta a amortizar, pagar intereses y declarar pérdidas.
Ese es el camino principal que emplean para no pagar impuestos, pero hay otras formas. El ejemplo más clásico es el de La Disputada Las Condes, que durante 24 años no pagó un impuesto porque siempre declaró pérdidas. Cualquier empresa en esa situación quiebra, pero éstas nunca lo hacen. Es más, en tiempos de Lagos vendieron La Disputada de Las Condes, que era de la Exxon, en más de 1.200 millones de dólares a la Anglo American y además, con una mochila de 567 millones de dólares de pérdidas acumuladas. O sea, la Anglo American va a descontar de las utilidades futuras que pudiera tener, los 567 millones traspasados como pérdidas. Glorioso negocio. Y las autoridades chilenas que están a cargo de esto no son tontos, todos lo saben, así es que hay otras razones que la ignorancia y la incapacidad, que mueven el desinterés por la principal riqueza de este país.
Otra forma muy importante de evasión tributaria son los análisis. El concentrado que mandan los pequeños y medianos propietarios mineros tiene entre el 40 y 45% de concentrado de cobre, con procesos artesanales y rudimentarios. Estas empresas, que lo hacen con la última tecnología, declaran que tienen un 30% de concentrado de cobre. ¿Quiénes son los que examinan estos concentrados?, no lo hace el Estado, se contratan firmas internacionales, que son las mismas que contratan para entregarle el cobre a sus casas matrices en el puerto de llegada. La colusión es perfecta.

-¿En cuánto se calculan las utilidades reales de estas empresas al año?

-Cuando el cobre estaba a un dólar la libra, las utilidades eran del 23% anual. A 1.30, que fue el último estudio que yo hice con Cochilco, generaban un 58% de utilidad. O sea, al precio de 1.32 dólares, esta empresa en 2 años paga todo el capital invertido y genera utilidad. Calculen ustedes con el precio a 4 dólares.
En estos últimos 3 años, Codelco le aportó alrededor de 10 mil millones de dólares cada año al Estado, o sea, le aportó US$30 mil millones. Estas empresas tuvieron utilidades por US$60 mil millones, pagando en total solo US$1.800 millones al Estado de Chile. ¿Qué explicación puede dar una autoridad de gobierno a este atropello?. ¿Dónde están hoy los que aprobaron estas medidas? Ocupando altos cargos en estas mismas empresas privadas.

-¿Qué rol juegan los partidos políticos en todo esto?

-Es muy extraño y da mucho que pensar, porque tiene que ver con el financiamiento de las campañas. El costo para ser candidato a presidente es de alrededor de 100 millones de dólares y para senador es de 10 millones de dólares aproximadamente. ¿Quiénes hacen estos aportes multimillonarios? es una pregunta que me hago mucho y tengo mis sospechas. Empresas que se llevan 60 mil millones de dólares, ¿qué les cuesta aportar 100 millones de dólares a una campaña a presidente cuando así aseguran que van a poder seguir chupando de esta teta que es el cobre? Si un taxista o un trabajador no pueden ser candidatos quiere decir que aquí no hay democracia; hay una aristocracia del dinero y por eso no hay cambios en este país.

-¿Qué posición tuvo Lagos en relación al cobre?

-En un viaje en helicóptero que hicimos cuando le entregué todos los antecedentes y libros me dijo que el cobre no estaba en su agenda. Para mí fue bastante frustrante. Después supe que Luksic lo llevó 2 veces en su avión privado a Los Pelambres.
Mandé un oficio al Consejo de Defensa del Estado acerca de cómo robaban, y este Consejo, que está para defender al Estado, ni siquiera acusó recibo de estas peticiones oficiales hechas desde el Senado.
Aquí hay una maraña que será muy difícil de explicar en el futuro acerca de cómo entregamos nuestra soberanía. Porque hay que darse cuenta lo que fue el tratado minero chileno-argentino, donde se  entregaron concesiones a mineras trasnacionales precisamente en la frontera, aun cuando la ley lo prohíbe, creando un país virtual y entregando el manejo de este país virtual a una comisión compuesta fundamentalmente por delegados de estas multinacionales.

-¿En qué consiste el tratado minero con Argentina?

-El tratado minero chileno argentino llegó al Congreso cuando yo era presidente de las comisiones de minería y economía, por lo que me tuve que ocupar del tema. Empecé a indagar y me di cuenta que era absolutamente lesivo para los intereses de Chile. Trabajé con alrededor de 15 especialistas en la materia, la mayoría doctorados, y determinamos lo lesivo que era para Chile, por lo que dije que me oponía al tratado.
Muy preocupada la Barrick Gold me empezó a invitar para reunirme con ellos. Sistemáticamente rechacé estas invitaciones hasta que con mis asesores decidimos aceptar, pero acudir juntos a la reunión. Fuimos a un fino restaurant donde me plantearon la conveniencia de aceptar el tratado. En esa comida estaban connotados DC al servicio de Barrick Gold, junto a los ejecutivos de la empresa; entre ellos Carlos Jarpa y la empresa Extend, que los asesoraba en comunicaciones, con la hija de Belisario Velasco y otros DC. Antes de sentarme a comer les dije que iba a votar en contra del tratado chileno argentino, para que no hicieran gastos innecesarios. Me replicaron que el proyecto era muy bueno. Y daban fe de ello porque lo habían redactado ellos mismos -la Barrick Gold- y que se lo habían presentado a los presidentes Menem y Frei. Ahí me escandalicé, les dije que con mayor razón lo votaría en contra y  me fui.

-¿Quién hizo el lobby de este proyecto en el Senado?

-Fueron los ministros de hacienda, de economía y, de mala gana, el de minería, pero encabezados por la canciller Soledad Alvear. Ella fue la gran lobbista que recorrió uno a uno los senadores presionándolos para que votaran a favor. Un tratado que les da jurisdicción a jueces argentinos sobre territorio chileno, porque estaban autorizados para aprobar las concesiones de tránsito y mineras a fin de que la empresa Pascua Lama pudiera sacar el oro y la plata desde territorio argentino hacia los puertos chilenos. Yo vi con pavor y frustración que fuimos muy pocos los que votamos en contra este proyecto.

-Pero logró apoyo en otros sectores.

-Pensé que había que jugarse el todo por el todo; entonces, sin mediar cuestiones ideológicas ni políticas, le pedí ayuda a senadores designados y algunos de derecha para sumar 12 senadores y acudir al Tribunal Constitucional a exigir la inconstitucionalidad del tratado minero chileno argentino. El Tribunal lo consideró constitucional, pero le hizo correcciones y observaciones, entre las cuales limitó la jurisdicción de los jueces chilenos al territorio chileno y excluyó la jurisdicción concedida a los jueces argentinos sobre nuestro territorio. Los chilenos no saben esto, lo ignoran. Este proyecto fue aprobado pero, gracias a que conseguí el apoyo de esos senadores, pude al menos eliminar esta parte y ahí se empantanó un poco el proyecto Pascua Lama. El gobierno de Frei dijo que el tratado iba a servir a todos los pequeños y medianos propietarios mineros chilenos y argentinos. Yo me pregunto hoy si hay algún pequeño o mediano minero chileno o argentino instalado en el sector fronterizo, ¡no hay ni uno! Como lo dije, solo sirve a las grandes multinacionales extranjeras a las que les creamos el país virtual. Ni el presidente de Chile ni el de Argentina pueden actuar sobre el territorio virtual donde están instaladas estas multinacionales. Hay que darse cuenta que la franja que entrega Chile llega hasta Santiago y se compone del 40% de todo el territorio nacional, mientras que Argentina destina el 7% de su territorio a este país virtual.

-¿Qué pasó con los acuerdos logrados en la comisión de minería?

-Se aprobaron siete ideas fuerza, la mayoría por unanimidad, destinadas a exigir mayor fiscalización, fundir y refinar el cobre en Chile, aplicar el royalty y otras en defensa del Estado. Todas fueron aprobadas por la Comisión y por la Cámara. Pero ninguno de estos acuerdos unánimes y mayoritarios se han cumplido, quedaron escritos en el agua, se disolvieron.

-La comisión no solicitaba aumentar los impuestos a las mineras ni su expropiación, sino simplemente que pagaran los impuestos que establece la ley…

-Exactamente. Yo recorrí el país planteando que el cobre era un recurso minero no renovable, que se va a extinguir. Formamos comités de defensa del cobre e informamos del royalty. Entonces se hizo una encuesta que arrojó que un 85% de los chilenos pensaba que había que crear el royalty.
El presidente de la DC me dijo, si estás convencido ¿por qué no te reúnes con todos los presidentes de la Concertación, y si están de acuerdo le pedimos una reunión a Lagos?. Así lo hice y tuvimos la reunión con Lagos y él quedó de mandar un proyecto de ley con el royalty. Nosotros le habíamos mandado un proyecto que modificaba el Código de Minería, y como éste era previo a la Constitución del 80 y las leyes orgánicas, modificarlo requería simple mayoría, pero por una extraña razón, el presidente Lagos mandó un proyecto de royalty basado en una modificación a una ley orgánica que exigía los dos tercios de la Cámara de Diputados y del Senado. Por cierto, ese proyecto fue rechazado. Después dijo que iba a insistir al año siguiente y envió un impuesto disfrazado de royalty. Previamente las empresas mineras estaban adheridas mediante el DL 600 a un convenio con el Comité de Inversiones Extranjeras, que significaba que tenían que pagar el 42%. No lo hacían, pero estaba establecido. Pero Lagos les rebajó el impuesto del 42% al 35% y les colocó un impuesto disfrazado de royalty del 4%. Si sumamos el 35% más el 4% llegamos al 39%. Todo el país piensa que están pagando más porque pagan un royalty del 4%, pero ¡pagan menos!, y todavía les dio dos años de gracia.

-¿Cuál es la posición de Chile en relación al cobre a nivel mundial?

-Sabemos que el cobre es la principal riqueza de este país. Chile ocupa el 0,5% del territorio del planeta y concentra el 50% de las reservas de cobre conocidas del mundo. El mundo mide su desarrollo a través del consumo de energía eléctrica por habitante y en eso se emplea el cobre. La OPEP son 11 países y controlan el 35% de la producción de petróleo del mundo, y por lo tanto el precio del petróleo, como lo dijo Hugo Chávez. Chile es un solo país que produce alrededor del 40% del cobre que se produce en el mundo y controla el 62% del cobre que se transa en los mercados internacionales. Perfectamente podría regular el precio del cobre y esto lo saben los economistas que han transitado por los gobiernos de la Concertación. ¿Cuál es la razón de que no hayan defendido el precio del cobre, cuál es la razón de que hayan permitido que se generase una sobreproducción mundial de cobre desde Chile que llevó su precio hasta 62 centavos la libra?. Para que estas empresas con el cobre barato pudieran tener máximas utilidades en sus industrias asociadas de automóviles, electrodomésticos, computación, etc. Esta respuesta debieran conocerla todos los chilenos. Yo exigiría un plebiscito para que respondieran sobre todas estas materias.

-¿En concreto, qué lograríamos si se recuperara la riqueza del cobre?

-Cuando estaba a un dólar calculé que todos los chilenos podrían recibir dos casas gratis; una de ellas de veraneo. Educación gratuita para todos los hijos de los sectores más modestos; una pensión de, al menos, 500 mil pesos mensuales para cada jubilado y salud gratuita y buena para todos los habitantes de Chile. Esto es lo que representa esta riqueza cuando el cobre estaba a un dólar. Imagínense a 4 dólares…

LA GOTA QUE REBALSÓ EL VASO

-Hay un momento en que se da su nombre como candidato a la presidencia, ¿qué pasó?

-Recorriendo el país logramos entusiasmar a la gente con algunos temas. Yo planteé que en las próximas elecciones, más que votar por personas, había que votar por ideas y objetivos. Había que asegurar 7 u 8 ideas esenciales que fueran prioritarias. Eso provocó que se pensase que yo podía ser el candidato a la presidencia, pero también esa fue la gota que rebalsó el vaso.
Los adversarios crecieron, porque se juntaron los adversarios políticos con los económicos y fue el principio del fin. Sabían claramente que si me hubiesen metido una bala, me habrían convertido en mártir y las ideas que yo sustentaba, en vez de desaparecer habrían crecido. Entonces buscaron el sistema más perverso, que también han utilizado en otras partes del mundo. A un ministro de Canadá lo sacaron por darle unas palmadas en el trasero a su secretaria y colocaron a un director de una empresa minera como primer ministro. Bueno, hoy día nadie se preocupa del tema, así que encontraron la mejor solución.
Aquí también asesinaron mi imagen pública.

-Después de todo lo relatado, ¿en qué está Jorge Lavanderos hoy en día?

-Estoy con mi pareja. Tengo una hija con ella de 2 años y medio y una recién nacida de un mes y pocos días. He formado una familia con la cual soy feliz y me da grandes satisfacciones. A veces tengo que quedarme de niñero, cuando sale ella me quedo yo con las guaguas. Son actividades familiares y personales las que ocupan  gran parte de mi tiempo. Además, estoy escribiendo un libro, en lo que empleo bastante tiempo en investigar y recolectar antecedentes. También me invitan a dar charlas sobre el cobre, la previsión, la injusta distribución de los ingresos, la salud, en fin, los grandes temas que yo siempre instalé en la discusión pública. Y por cierto, no me interesa la vida partidaria. No tengo ningún deseo de ingresar a un partido donde el objetivo sea solo la ambición personal del poder. Me he jugado toda mi vida, desde los 24 años, con 4 períodos de diputado y 4 de senador, por una instancia valórica y de objetivos concretos para cambiar esta sociedad injusta. Sé que la sociedad injusta no la voy a cambiar hoy desde la perspectiva que tienen los partidos, no me interesan. Pero sí me interesa la política con mayúscula, la gran política, la de las ideas que trascienden el momento, que determinan los cursos que siguen los pueblos y los países. En eso estoy muy interesado y por eso hoy en la tarde salgo rumbo a la mina El Salvador donde los sindicatos mineros me invitaron a celebrar el primero de mayo. Después paso por Copiapó a otra reunión y después a Vallenar; luego me vuelvo y voy al sur. O sea, tengo actividad en ese sentido, pero al margen de los partidos políticos.

– A pesar de todo esto, ¿existen apoyos?

-No sé lo que piense la gente, pero por lo menos en la calle se acercan, a decirme que son solidarios, que saben que esto fue un montaje, que toda mi lucha política era clara y consecuente. El único reparo que tuve, recientemente, fue por dos muchachos que en el Easy me agredieron injuriándome. Pero fuera de eso, mi vida desde todo punto de vista es muy satisfactoria, porque mucha gente reconoce las cosas que tratamos de hacer y que hicimos. Y por cierto, tampoco voy a variar mi manera de pensar, seguiré luchando con la misma fuerza. Me costó mucho recuperar la fuerza, tenía una depresión muy profunda que me afectó hasta la salud y la he ido recuperando. Con esa fuerza voy a demostrar a la opinión pública de mi país que soy inocente. Con mi actitud ya lo estoy demostrando. He obtenido mi libertad total precisamente por la conducta excelente que he exhibido y los hechos son más demostrativos que las cosas que armó el señor Armendáriz. Dicen que por los hechos os juzgarán. A mí me podrán juzgar por los hechos. Y la gente sabrá que nunca Armendáriz tuvo una prueba en mi contra. Y por cierto desde aquí lo desafío a que entregue una sola prueba concreta y que diga por qué rompió el propio acuerdo que tomó a mis espaldas. Esa es la explicación más fundamental que debiera dar un fiscal. Este fiscal llevó la justicia por la prensa, porque como no me podía condenar la justicia, me condenara la opinión pública a través de la prensa y por cierto, con malas artes, logró que así fuera.

CUADRO 1:

UN DIARIO FIRME CONTRA PINOCHET

-¿Qué rol jugó el Fortín Mapocho y cómo ocurrió el atentado que Ud. sufrió?

-Nuestra actitud como diario no era considerada amistosa para la dictadura, todo lo contrario. Fuimos muy perseguidos y descubrimos una cantidad de cosas. Entre esas, logré obtener las 10 escrituras que constituyeron la mansión que se construyó Pinochet en Melocotón y cómo logró hacerse de esos 10 terrenos. Hizo que Obras Públicas los comprara en alrededor de 10 millones y después, a través de un secretario como palo blanco de Pinochet, se los revendieron al propio Pinochet por menos de la mitad del precio que le había costado a Obras Públicas.
El había declarado que poseía como ahorro de toda su vida 240 mil pesos. Fueron como los pollitos del Fra-Fra: ¡Muy crecedores!. Después supimos que esa casa de Melocotón costó alrededor de 100 millones de pesos. De dónde los sacó Pinochet, es un misterio hasta hoy. Luego se compró unos 9 departamentos y otras propiedades de entre 2 y 3 millones de dólares cada una. Nosotros lo denunciamos y se publicó en el Fortín Mapocho. Pero no nos quedamos contentos, sino que pedimos la renuncia de Pinochet, a quien se decía era el Congreso, la Junta Militar. Ésta respondió diciendo que no podían desaforar a Pinochet porque no tenían las facultades. Todo esto motivó una situación muy dramática, por ser la primera vez en que se demostraba una situación irregular, de corrupción, clara y categórica, a la luz pública.
Yo pretendí entregar este documento al director del Fortín Mapocho, Jorge Donoso, que en ese entonces vivía en Av. Ossa, para que lo publicara. No me imaginé que tenían pinchado mi teléfono. Cuando iba a entregar estos documentos me di cuenta que había detrás de mí un Chevrolet que me seguía con 5 personas a bordo. En una luz roja dos vehículos me detuvieron y dos más llegaron por atrás. Cuando me bajé me atacaron con un fierro en la cabeza, me rompieron el cráneo y me paralizaron la mitad del cuerpo, me arrastré debajo del auto y luego me patearon y me golpearon; me dejaron por muerto.
Un niño vio todo y anotó la patente, la que luego supimos correspondía a un auto de Alvaro Corvalán, de la CNI. Estuve agonizando 14 días, perdí el oído izquierdo para siempre. Según los médicos sobreviví porque siempre fui muy deportista, a cualquier otro lo habrían matado. Me destruyeron una cantidad importante de neuronas, pero pude reponerme y seguir luchando. Cuando recuperé el conocimiento me fueron a visitar del Fortín y di instrucciones de publicar las escrituras del Melocotón. En un apartado se publicaron para dejar constancia para siempre de la corrupción y el aprovechamiento que había hecho Pinochet de todos los chilenos.

-Hay muchas historias de esa época…

-La dictadura primero nos clausuró varias veces y luego nos censuró las fotografías. Teníamos que poner un manchón que decía aquí no hay ninguna fotografía.
Yo creo que los periodistas que estuvieron en el Fortín Mapocho fueron muy valerosos. Porque ejercer el periodismo en oposición era ir a la cárcel seguro, ser torturado o ser asesinado. O sea, había que tener una gran dosis de valor para meterse en esos zapatos.
Después apareció La Época, una creación de la DC, un diario para intelectuales. Nosotros éramos un diario popular, era el diario que leía el pueblo en sustitución de El Clarín. Todos los periodistas del Fortín fueron encarcelados en distintos momentos y a mí con muchos de ellos. Fue un diario con mucho idealismo y querido por la gente. Cuando triunfó Aylwin, en la Plaza de la Constitución se juntaron miles de personas agitando el Fortín Mapocho. Fue una herramienta junto al PRODEN muy importante en la lucha contra la dictadura.

-¿Qué pasó con el Fortín Mapocho posterior a la dictadura?

-Yo renuncié a la presidencia del diario para ser candidato, porque según la Constitución no se pude ser presidente de ninguna empresa, ni aunque sea periodística. Entonces fui a conversar con Patricio Aylwin y le pedí que me entregara solo el 10% de los avisos que se le daban al Mercurio en esos momentos. Para poder desarrollar un diario hay que tener avisos o auspicios, si no, era imposible financiarlo. Por cierto, la publicidad la maneja la derecha, así es que por ningún motivo el Fortín iba a recibir avisos. Pero en esa reunión Enrique Correa y Tironi, dijeron que la mejor noticia para el Estado era no hacer noticia. Con eso se cerró la reunión, volví al diario y lo traspasé a sus trabajadores. El Fortín Mapocho duró un año más y como no pudo solventar sus gastos tuvo que cerrar. Así también se tuvo que cerrar La Época y todos los diarios y revistas que habían sostenido la lucha contra Pinochet.

CUADRO 2:

LA TRANSICIÓN TRANSADA

-¿Qué pasó con los luchadores sociales cuando se formó la Concertación?

-Yo advertí públicamente, cuando ganamos el plebiscito, que habíamos ganado pero que desgraciadamente los que iban a triunfar no eran los que ganaron en la calle, sino los que diseñaron las cosas en una oficina, y así fue. Se apartó a quienes dieron esa dura batalla con exilios, torturas, exoneraciones y asesinatos. Ellos fueron ignorados y no solo ellos sino la movilización social. Quisieron desarticularla porque la consideraban un peligro para la democracia -entre comillas- que instauraron.

-¿Quién se encargó de esto?

-Fue mucha gente. Todos los equipos de los partidos políticos que tenían apuro por llegar. Y fue tal el apuro, que transaron con Pinochet cosas esenciales como el sistema político y el sistema económico. Posteriormente se hicieron reformas constitucionales, pero no tocaron el sistema político ni el económico. Y lo que nosotros sostuvimos durante 17 años fue que queríamos revertir el sistema económico, fundamentalmente lo que tenía que ver con lo social, como las AFP, la energía eléctrica, los teléfonos, todo lo que era necesario para una buena convivencia en una sociedad democrática y no depender de grupos económicos.

-¿En el Proden ya se hablaba de Asamblea Constituyente en ese momento?

-Sí, nosotros queríamos Asamblea Constituyente o plebiscito y el grupo de los 24, que eran los constitucionalistas de oposición a Pinochet, habían estado estudiando una Constitución paralela a la del 80 para plantearla en una Constituyente. Todo eso quedó escrito en el agua, desapareció; lo importante era asumir el poder. Yo creo que ese fue el pecado original de la Concertación: descartó los principios y valores por los cuales se luchó y se transformó poco a poco en una herramienta del poder. Y todos sabemos que el poder corrompe, si no tiene como muralla contenedora los principios y los valores. Si no hay esa valla, la corrupción se expande como una mancha de aceite.

-Usted dice que Aylwin, Lagos y Valdés pactaron la transición, ¿qué fue lo que pactaron exactamente?

-Nunca se ha aclarado esa situación pero, cualquier persona puede advertir, más allá de mis palabras, que se hicieron una cantidad de reformas constitucionales, pero reformas sin importancia. Lo fundamental era permitir que el Estado recuperara su función directriz y pudiéramos levantar todo el aparato social. Para eso se necesitaba recuperar la educación, la previsión, recuperar la energía eléctrica para que no dependiera del lucro, las comunicaciones y que el Estado pudiera intervenir en las empresas cuando éstas dañaban a la sociedad. Recuperar en definitiva, la función social. Desgraciadamente eso no se hizo y el Estado hoy no cumple ninguna función social. Lo único que existe hoy es la caridad. La caridad comienza cuando no existe la justicia. Así tenemos la Teletón, la fundación Las Rosas, entre otras.  Si se respetan los derechos no es necesaria la caridad y eso fue lo que desapareció al abandonar el Estado su función social.

CUADRO 3:

LA CRISIS LA PAGARÁN LOS TRABAJADORES

-¿Y cómo ve usted la crisis financiera?

-El gobierno ha señalado desde un comienzo que Chile no lo iba a pasar mal, porque tiene suficiente respaldo. Nunca se ha sabido dónde está ese respaldo, porque parece que se invirtió en bancos extranjeros y una parte se ha perdido. Nunca se ha rendido cuenta de donde están y cuanto se ha perdido de estos excedentes que tuvo Chile en su cobre; tampoco se ha sabido de los fondos de las AFP que están en igual condición en el extranjero. Pero hay un problema mucho más macizo. Los moteros para este país hoy día son la construcción y el comercio exterior, importaciones y exportaciones. El 70% de lo que se produce en Chile está destinado a exportar o importar. El país aporta a los chilenos solo el 30% de lo que produce. Nótese la gravedad que esto encierra. En primer lugar, los demás países han disminuido las compras de los recursos que Chile exporta y, por otro lado, como no hay liquidez, otros países han dejado de exportar muchos de los productos que consumía Chile para vivir cada día. Esto significa que gran parte de la gente que trabaja en esta actividad quedará cesante. Estas personas carecerán de un poder de compra y afectarán el comercio. Afectarán también su propia previsión, porque no tendrán los recursos para poder entregarlos a sus AFP. Habrá una importante cesantía por la crisis que afectará las importaciones y exportaciones chilenas. Y en el orden interno -esto se inició allá por el año 94 en Japón por el tema inmobiliario- hoy día vemos que también se excedió la construcción inmobiliaria en nuestro país y hay ciudades rodeadas de edificios que están vacíos, que no se venden. Las personas que trabajaban en esa actividad van a terminar la mayor parte cesante. Yo creo que este país va a superar el millón de cesantes. ¿Qué va a hacer el Estado?. No tiene las herramientas porque el modelo lo jibarizó, lo achicó, le cortó los brazos y lo único que puede hacer es dar limosnas. Entonces, lo que se ha dicho a mi juicio es enteramente erróneo o falso. La crisis en Chile será muy, pero muy profunda, y a fines de este año se va a notar con fuerza.
Por más que se diga que esta crisis no la pagarán los trabajadores, lo van a hacer y al más duro precio. Los que tienen su plata ganarán menos, bajarán sus utilidades. Y hay que tener en cuenta una advertencia, ¿Cuándo se hacen las grandes fortunas?, se hacen en corto plazo en las grandes crisis. Es por eso que han surgido millonarios en este país de la noche a la mañana. Desde el año 95 a esta parte hemos sufrido como 4 crisis y hay chilenos que, de manera inexplicable, tienen mil millones de dólares o 1.400 millones de dólares. Si eran funcionarios de un banco hasta el año 90, ¿cómo pueden explicar que tengan más de mil millones de dólares?. Ese no es trabajo productivo, porque este modelo económico desvaloriza el trabajo y el aparato que defiende a los trabajadores, que son los sindicatos, y valoriza el lucro especulativo. Los millonarios se hacen con la especulación y la especulación la pagan los pueblos. No estoy hablando aquí de un dueño de fábrica, sino de los que se ganan la plata sentados detrás de un escritorio sin trabajar, especulando. Esos son los que han hecho las grandes fortunas en el mundo y, por cierto, en nuestro país.

-¿De qué forma se enriquecen en tiempo de crisis?

-Obtienen créditos, y cuando todos venden, ellos compran. Además, se juntan y hacen grandes conglomerados, entonces compran a la mitad de precio y en una pasada se ganan un 50%. ¿Cuánto se demoraría un trabajador en ganarse 1.400 millones de dólares?

CUADRO 4:

“SOY INOCENTE”

-Usted dice que fue un montaje, ¿Cómo explica haber sido encarcelado?

-Todo el mundo sabía que yo tenía muchas amigas, pero acostarse con distintas mujeres no es un delito. Digamos las cosas como son y sin vanidad, yo tenía fama de mujeriego. De tal manera que mi sexualidad nunca estuvo en cuestión, siempre fue muy clara. Tampoco me podían acusar de robo o malversación porque nunca acepté nada. En tiempos de la dictadura me llevaban casi todos los meses a la cárcel, me investigaban de impuestos internos, mi vida personal y todo, pero nunca encontraron nada. Mi hoja de vida fue intachable hasta los 74 años, ¿cómo se le va a dar vuelta el paraguas a los 74 años a una persona? Con una serie de maniobras lograron sacarme del camino, ya que por la vía democrática no lo podían hacer. Todos los chilenos, cuando se les imputa un delito, tiene derecho a un juicio oral, y excepcionalmente, muy excepcionalmente, y solo cuando el fiscal lo propone, se puede ir a un juicio abreviado. En mi caso descartaron el juicio oral. El fiscal propuso un juicio abreviado, pero no me lo propuso a mi, sino a mi abogado, Balmaceda. Por su cuenta y contra mi voluntad, Balmaceda aceptó un acuerdo con el fiscal Armendáriz para ir a un juicio abreviado. Cuando me lo dijo, lo rechazé de inmediato y le ordené que pidiera la nulidad, a lo que éste se rehusó diciendo que tenía un acuerdo con Armendáriz. Entonces, cuando le dije que no tenía mi consentimiento, renunció. Apurado tuve que conseguirme al abogado Reinero y Morgado para que sustituyeran a Balmaceda que no quiso pedir la nulidad del juicio abreviado y volver al juicio oral al que todo chileno tiene derecho.

-¿Por qué cree que se le privó de juicio oral?

-Según lo que me había alcanzado a contar Balmaceda, porque no tenían ninguna prueba. Es decir, un tremendo escándalo para terminar con que no tenían ninguna prueba, no podía ser. Piedrabuena le dio la instrucción a Armendáriz y este ablandó a Balmaceda para que fuera un juicio abreviado sí o sí.

-Pero las imágenes de canal 13 lo inculparon

-A mi se me condenó no porque tuviesen alguna prueba -no tenían ninguna- sino por el juicio abreviado, que en sí lleva una condena. Es imposible que en un juicio abreviado no haya condena, porque hay un acuerdo. Se dice la pena va a ser así o así y se llega a un acuerdo. La condena es inescapable en un juicio abreviado.
Es la aberración jurídica más grande. Se llega a un acuerdo personal en contra del imputado y encima el fiscal lo desconoce y lo rechace. Por eso yo puedo decir que no tuve juicio oral ni tampoco abreviado.

-¿Y qué hay de los testigos que llevó Armendáriz?

-A los primeros niños con que el me formalizó y presentó la causa a la juez de garantía, Doña Georgina Gutiérrez, los pillaron en mentiras a todos, a la madre, los hijos, todos. Y tuvieron que sacarlos del juicio y esconderlos públicamente. Entonces Armendáriz fue a buscar otros niños. Tomó a un abogado, Julián López, de un estudio caro. Este Julián López le ofreció 100 millones a cada niño, 400 millones en total, eso fue público y está publicado en el diario Austral, no es algo que yo esté inventando, está en los medios. En seguida les fue a sacar la denuncia a sus casas dos familias que jamás habían denunciado nada. Yo pienso que si a una persona modesta le ofrecen 100 millones de pesos por hacer una declaración, es harto difícil negarse. Pero una de las personas que me acusaba, públicamente dijo que Armendáriz le había ofrecido plata y me pidió disculpas por el dolor que me había causado. Otro hermano de una de las niñas declaró -en la prensa está- que este era un negocio de su madre y que ella estaba mintiendo, que era una cuestión de plata.

-¿A qué se debe, según usted, todo este montaje que denuncia?

-Tenía enemigos muy poderosos. A uno de ellos le mandaron una maleta con 100 millones de pesos, un adversario mío de primarias, me lo relató, un ex parlamentario. El maletín fue enviado por estos tremendos grupos económicos que hoy día hacen y deshacen en nuestro país. Tenía también adversarios poderosos en el sector político. Ser pre candidato a la presidencia de la República, y que hubiese sacado solo un 15% que eran los pronósticos inferiores que se decían, habría significado que las ideas que yo estaba exponiendo, tendrían que haber sido respetadas en una segunda vuelta. O sea, se estaban jugando cuestiones muy importantes. Para decir una cosa simple no más, cuando yo viajaba a China pregunté sobre la Teletón; ¿Esto es caridad o es un negocio? Y ahí se me fue encima la propia Carmen Frei con Mario Kreutzberger y se me tiraron en contra. Cuando volví de China me retiré del comité demócrata cristiano, del cual era el jefe, mientras no me dieran una explicación pública y me la tuvieron que dar. Pero hay que ver que Mario Kreutzberger, cuando el alcalde De la Masa le dijo algo parecido, le contestó públicamente que ya tenemos a su primo en la cárcel, ¿qué quiere usted?. Eso lo dijo Don Francisco públicamente.
Tenía enemigos poderosos. El pueblo tiene enemigos poderosos, si no, hay que ver como está. Y los que defienden al pueblo son enemigos de los intereses poderosos.

– Pero también tenía enemigos políticos…

-Yo tuve una primaria, porque Francisco Huenchumilla quería ir de candidato a senador. Le dijo a Lagos que me ganaría por paliza. Y fue una ardua lucha política en las primarias. Me dijo de todo por la prensa y por todas partes, me denostó en forma personal. En definitiva perdió él por paliza, y como premio de consuelo, Lagos lo nombró Ministro Secretario General de la Presidencia. Por otro lado, yo había acusado a la directora regional del Sename por malversación de fondos, porque les había exigido plata a sus subordinados y entregué la fotocopia de los cheques a la Contraloría. Ésta la iba a destituir y ahí entró Delia del Gato, la directora nacional, y la defendió. Le dijo al contralor que ella le iba a hacer un sumario, en el que le aplicó una amonestación y una multa del 5%. Esa persona fue con Huenchumilla y otras personas a hablar con Jaime Arellano, el subsecretario de justicia demócrata cristiano. Y Arellano con Delia del Gato fueron a pedirle a Piedrabuena que designara un tercer fiscal, porque los otros habían dicho que todas esas acusaciones en mi contra eran falsas y que no constaban con las investigaciones que habían hecho. Así se designó a Armendáriz, con orden de matar sí o sí.

por Bruno Sommer y Sebastián Larraín

El Ciudadano

39 COMENTARIOS

4,225,593FansMe gusta
152,361SeguidoresSeguir
288,657SeguidoresSeguir
16,453SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

- Advertisment -

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -