¿Que se vayan todos?

Los parlamentarios ligados a los escándalos Penta y Soquimich

Todos los días aparecen nuevos políticos entregando boletas a cambio del financiamiento de sus campañas en los escándalos Penta y Soquimich. Hasta el momento se dice que habría 13 senadores y 37 diputados implicados. Acá un breve listado de los que aparecen en los documentos que tiene la Fiscalía:
Publicado en

Chile / Política / Portada

0 0


no mas corrupcion

La teleserie de los escándalos Penta y Soquimich es la que depara cada día nuevas sorpresas. Durante la semana nos enteramos que hasta el ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo, entregó boletas por un $4 millones a Soquimich (SQM); y que la campaña senatorial de 2009 de Carlos Ominami también recibió la bendición financiera del ex yerno de Pinochet, Julio Ponce Lerou. Se suman así a una larga lista de políticos que en los últimos meses protagonizan quizás la telenovela política más impredecible de la transición.

Las boletas falsas de SQM investigadas corresponden sólo al periodo entre 2009 y 2014, fechas determinadas por el requerimiento del Servicio de Impuestos Internos (SII) a la Fiscalía. La mitad de los $4340 millones cuestionados por el SII a Soquimich habrían tenido como destino financiar a políticos. Esto se hizo a través de 846 documentos tributarios falsos, o sea, boletas por servicios o informes que si bien muchos políticos dicen que los hicieron, hasta ahora bien poco se sabe de ellos.

El partido más beneficiado es la UDI con $1.143 millones, seguida de Renovación Nacional con $647 millones. Según Ciper, en la nómina de 172 contribuyentes que el SII pide al Ministerio Público investigar por los pagos de SQM, hay 59 que tienen nexos con la UDI y 15 con RN.

El tercer partido en la lista es el Partido Regionalista Independiente con $330 millones. Ya en terreno de la Nueva Mayoría, ocupando el cuarto lugar aparece la Democracia Cristiana con $316 millones, seguido del PPD con $57 millones.

En forma paralela, desde 2014 que la Fiscalía viene investigando al grupo Penta, luego que se descubriera que uno de los funcionarios del SII ingresaba a los archivos del organismo estatal para modificar las declaraciones de impuestos de sus clientes. Un fraude al fisco que costó unos 4 millones de dólares.

Entre los clientes estaba Hugo Bravo, ex gerente general del Grupo Penta, holding económico surgido al alero de las privatizaciones de empresas, como la Compañía de Seguros, durante la dictadura y que en la transición se transformó en un actor en el mundo de los derechos sociales convertidos en productos comerciales. Penta tiene intereses en el sector bancario, inmobiliario, financiero, salud, educativo y de seguros.

Durante la investigación por las facturas falsas, Bravo reveló un plan de financiamiento ilegal a políticos de la UDI, partido en donde militaban los dueños de Penta, Carlos Eugenio Lavín y Carlos Alberto Délano, quienes al momento de ser interrogados reconocieron haber entregado para las últimas elecciones parlamentarias 25 millones de pesos al histórico líder de la colectividad, el ex senador Jovino Novoa y $400 millones a Laurence Golborne en su precandidatura presidencial y su campaña senatorial por Santiago oriente.

El ex senador Novoa es uno de los más acérrimos defensores del modelo neoliberal dejado por la dictadura de Pinochet y en la UDI era quien visaba la repartición de dineros para las campañas electorales.

Otro aporte de Penta fue para Pablo Longueira, quién según la declaración de Hugo Bravo habría recibido unos $100 millones para su campaña de primarias y otros $35 millones “para que Longueira viviera después que se bajara como candidato”.

Otros favorecidos por la billetera de Penta son el ex diputado de RN Alberto Cardemil, el ex candidato presidencial UDI Joaquín Lavín y el ex alcalde Pablo Zalaquett.

Los dineros de Penta llegaron más allá. También alcanzaron para la candidatura de Andrés Velasco, ex ministro de Hacienda de Bachelet y reconocido economista neoliberal, quien recibió $20 millones a través de su sociedad Cactus Consultores SPA, a cambio de una ‘charla’ para Penta.

También figura entre los políticos apoyados por Penta el actual ministro de Obras Públicas, Alberto Undurraga, quien recibió $4 millones de Penta a través de sus Fundación Ciudad.

En la última semana también se reveló que Cristian Warner, ex secretario general del PRO y mano derecha de Marco Enríquez-Ominami, también entregó boletas a SQM.

LOS SENADORES EN EJERCICIO

Ena von Baer: Según las declaraciones del ex gerente de Penta, Hugo Bravo, a la Fiscalía a la senadora UDI la empresa le pagó unos $30 millones en Santiago y otros $40 ó $50 millones en el sur. Un 97% ($323.825.939) del gasto de campaña senatorial de von Baer fue por aportes reservados

Ena Von Baer estaba siendo entrenada por Jovino Novoa para pasar el sombrero pidiendo dinero a las grandes empresas. Ambos se reunieron con los gerentes del holding, Carlos Délano y Carlos Eugenio Lavín. Según Bravo definieron que “había que pagarle” a la senadora UDI $6 millones mensuales. La secretaria de Carlos Eugenio Lavín, Mylene Isabel D’Alencon, contó a los fiscales que cuando uno de los cheques estuvo listo se le avisó inmediatamente a la secretaria de la senadora UDI.

Andrés Allamand: Según describe Ciper, el senador por Santiago Poniente comparte varias sociedades con el abogado Juan Francisco Varela Noguera. Juntos compartieron hasta 1994 la sociedad Allamand, Varela y Compañía, que después de esa fecha y con el retiro del actual senador RN, cambió de nombre para llamarse Inversiones Invercob. En la actual investigación de la Fiscalía se encontraron nueve facturas por $91,6 millones emitidas a SQM.

Iván Moreira: Fue el primero en reconocer que el grupo Penta le financió la campaña, tras divulgarse los correos electrónicos pidiéndole “el raspado de la olla” a Hugo Bravo. Los aportes reservados para la campaña de Moreira alcanzaron al 65% ($218.040.500) del total recaudado.

Según Ciper Moreira habría recibido 27 millones de pesos de los dueños de Penta a cambio de boletas. Un primer monto fue destinado cuando se le anunció que iría como candidato en el sur (10 millones) y el resto cuando comenzó a destacar en las encuestas.

Según la información entregada al Servicio Electoral, Moreira declaró aportes a su campaña por $336,4 millones, de los cuales $218 millones eran de gastos reservados. Según Ciper en la cuenta no figuran los $27 millones de Penta.

Las vías de entrega de dinero a Moreira eran a través de su chofer, Rodrigo Molina, quien hasta ahora se ha comprobado que emitió boletas por $3 millones, y de la pareja del senador UDI, Isabel Marinovic, quien entregó otra boleta por $2 millones.

Guido Girardi: Fue la candidatura senatorial más cara de las parlamentarias de 2013. De los $765 millones que declaró al Servel que costó, más de 504 millones de pesos corresponden a aportes reservados.

El abogado penalista Samuel Donoso Boassi une al senador Girardi con SQM. Ex secretario general del PPD, Donoso articuló la defensa de la empresa de Ponce Lerou poniendo piedras en el camino de los fiscales, como un recurso ante el Tribunal Constitucional, en la indagatoria por la contabilidad de la empresa.

Girardi comparte con Carlos Ominami en el directorio de la Fundación Chile 21, institución que recibió de SQM $90 millones entre 2012 y 2013.

Fulvio Rossi: De los senadores de la Nueva Mayoría es el más cercano a Ponce Lerou. Hasta ahora tres colaboradores del senador socialista aparecen entregando boletas a SQM. Uno de ellos, René Madariaga Caronna, emitió boletas por casi 18 millones de pesos cuando se desempeñaba como asesor comunicacional del parlamentario. También figura Mariela Molina, que giró una boleta por $4.444.444 en julio de 2009, y María Valentina Martínez Zaror, con dos boletas por más de seis millones.

Jorge Pizarro: El recién electo presidente de la Democracia Cristiana figura ligado a SQM a través de sus hijos, quienes comparten la sociedad Ventus Consulting S.A., creada en 2010, por los hermanos Jorge, Sebastián (representante legal de la sociedad) y Benjamín Pizarro Cristi aparecen cobrando 11 boletas a SQM por 45 millones de pesos entre abril de 2011 y agosto de 2012.

Jorge Pizarro Cristi desde marzo de 2014 desempeña el cargo de vicepresidente ejecutivo del Comité de Inversiones Extranjeras. Su hermano Sebastián actualmente trabaja en Minera Escondida.

DIPUTADOS EN EJERCICIO

María José Hoffmann: La jefa de la bancada de diputados UDI es esposa del analista político Gonzalo Müller, quien hasta 2010 era parte de la sociedad Centro de Investigaciones Sociales de Chile (CIS), fundada por su padre en 2004, el UDI Gilberto Müller y en la que hoy mantiene un porcentaje su hermano Mauricio.

De acuerdo a los antecedentes en manos de la Fiscalía hay 18 facturas de pagos sin respaldo de SQM a la firma, los que suman $125 millones.

Según Ciper, Esteban Emilio Gal Oliva recibió $3,5 millones de SQM. Gal hoy figura como gerente general de CIS Chile.

Javier Macaya: La esposa del diputado Javier Macaya, aparece firmando una boleta por $4,5 millones a Soquimich en 2012. Constanza Farías es abogada y fue jefa de la División de Carabineros del Ministerio del Interior desde junio de 2011 hasta mayo de 2012.

José Antonio Kast: Según Ciper, el ex gerente de Penta reconoció que el diputado UDI José Antonio Kast le pidió recursos para su campaña directamente en su oficina a través de Carlos Alberto Délano, quien decidió apoyarlo con $10 millones a cambio de boletas de honorarios. Consultado por Ciper, Kast dijo que si bien los candidatos saben quienes están detrás de los aportes reservados y que en su caso lo hicieron a través de Banmédica, “nunca supe cuánto dinero aportaron a mi campaña”.

Claudia Nogueira: La diputada UDI acérrima anti aborto también ha sido mencionada en el caso Penta, lo que se une al historial de casos de corrupción en los que ha estado metida en su joven carrera parlamentaria.

Ya en junio de 2009 fue formalizada por la Fiscalía por cuatro delitos por fraude al fisco, que incluían el uso irregular de asignaciones parlamentarias, asesorías que hizo pagar a la empresa GMA con dineros fiscales que terminaron en su cuenta. Un acuerdo con la Fiscalía hizo que restituyera los 30 millones de pesos, parte de ellos depositados en la cuenta de su marido, el ex alcalde UDI Gonzalo Cornejo, a cambio de no seguir el juicio. A mediados de 2013 fue acusada de enviar cartas a los vecinos de Recoleta con timbre de la Cámara de Diputados invitando a votar por Pablo Longueira.

Felipe de Mussy: El diputado UDI por la región de Los Lagos, Felipe De Mussy, recibió de parte de Penta $7,2 millones para el financiamiento de su campaña en diciembre de 2013.

El vínculo entre Penta con de Mussy fue a través de José Tomás Garcés Larenas, entrenador de fútbol y amigo del diputado. A fines de marzo de 2015, cuando fue salpicado por el escándalo Penta dijo que se enteró por la prensa de las boletas emitidas al holding.

Roberto León: Diputado por Curicó, el DC Roberto León fue uno de los primeros en salir a la luz pública por recibir dineros de Soquimich a través de familiares.

La operación fue hecha a través de su hijo, Roberto León Araya, quien figura con 55 boletas emitidas entre junio de 2009 y diciembre de 2013 a la minera, las que suman más de $123 millones.
Según el diputado, los pagos corresponden a asesorías efectivamente realizadas por su hijo a SQM y “no hubo desvíos para financiar mi campaña”.

Felipe Kast: El diputado de Evopoli e hijo de un acérrimo ideólogo económico de la dictadura, Felipe Kast, también le pidió dinero al grupo Penta para financiar su campaña.

Si en un primer momento negó cualquier vinculación con el caso, después trascendió que Kast le mandó un correo electrónico a Carlos Eugenio Lavín pidiéndole recursos para “la defensa de nuestras ideas”. Hasta ahora se sabe que no le fue bien con la petición.

Según el periodista Manuel Salazar, también figuran en las investigaciones de la Fiscalía los diputados Felipe Ward, Karla Rubilar, Gonzalo Uriarte, Cristián Monckeberg, Jaime Bellolio y Patricio Melero.

Para muchos ciudadanos la interrogante de cómo pueden ser considerados representativos parlamentarios que se evidenció son pagados por grandes grupos económicos da cuenta de la corrupción del sistema. Algunos ya están comenzando a encender hogueras y otros protestan cuando estos parlamentarios son citados a declarar. La semana reciente estudiantes secundarios y universitarios convocaron a la primera marcha del año por la reforma educativa. A la cita en Santiago asistieron unas cien mil personas. En muchos carteles de la marcha se leía “que se vayan todos”.

Mauricio Becerra R.

@kalidoscop

El Ciudadano

Foto: Fech (marcha del 19 de abril)

RECOMENDADO: La hora del naufragio del sistema político chileno

Compártelo

Comentarios