Marcela Cubillos, Bernardo Fontaine y René Cortázar son las candidaturas que recibieron más aportes de los grandes grupos económicos

Los principales aportes de controladores de grupos económicos fueron realizados por las familias Ibañez Atkinson ($874 millones), Solari ($180,4 millones), Larraín Matte ($92,8 millones), Claro Figueroa ($83,3 millones) y Del Río Goudie ($62,9 millones).
Publicado en

Chile / Política / Portada

0 0


Con el objetivo de contribuir a la transparencia del proceso electoral de este 15 y 16 de mayo, la Fundación por la Transparencia elaboró un ranking de los candidatos a la Convención Constitucional que recibieron mayores aportes para la campaña.

El informe, al que tuvo acceso El Ciudadano, plantea que según los datos del Servel, las 1.191 candidaturas inscritas para los comicios recibieron aportes por un total de $8.490 millones. Una cifra se desglosa en: aportes con publicidad, aportes sin publicidad, aportes propios y crédito de aportes de un partido político.

El estudio realizado por la fundación se centró en los aportantes “con publicidad”. Estos aportantes de carácter público son personas naturales que hacen pequeñas contriciones a un candidato(a), o bien contribuciones por montos elevados a uno o a varios.

A su vez, pueden tener relación de consanguinidad con el candidato(a), afinidad personal sin consanguinidad u afinidades de tipo político, valórico, etc.

El informe de la Fundación por la Transparencia abordó las 30 candidaturas con más aportes públicos, de las cuales 26 son de «Vamos por Chile«.

El monto total recibido por este grupo de treinta candidaturas abarca $1.466 mil millones, el cual representa el 46,3% del total de aportes realizados por personas que hicieron público su nombre.

«Este grupo de treinta candidaturas concentró casi la mitad del total de aportes hechos “con publicidad” a las más de mil candidaturas a la Convención Constitucional», destaca el documento.

La candidatura con mayor número de aportes es la de Gonzalo Blumel Mc-Iver (Vamos por Chile, distrito 10), con 81 aportes individuales. Macarena Urenda Salamanca (Vamos por Chile, distrito 7), en el otro extremo, tiene tan solo 16 aportes.

La candidatura con el mayor aporte promedio es la de Pablo Herder Truan (Independientes por el Biobío, distrito 20), con $3,4 millones. En el otro extremo, Juan de Dios Valdivieso Tagle (Vamos por Chile, distrito 16) recadó un promedio de $544 mil.

Bernardo Fontaine Talavera (Vamos por Chile, distrito 11) es quien cuesta con la mayor cantidad de aportes, sumando 106.991. 461 pesos.

Los candidatos como Pablo Harder y Macarena Urenda tiene pocos aportantes, quienes aportan montos muy elevados. Estos aportantes, además, tienen lazos de consanguinidad con el candidato.

Por otra parte, un número significativo de los aportes corresponde a empresarios de alto perfil, abogados u académicos influyentes, pero sobre todo socios, directores o altos ejecutivos del sector financiero, así como herederos(as) de grandes fortunas.

La Fundación por la Transparencia centró su análisis en el sector financiero y obtuvo los siguientes resultados

La candidatura con mayores aportes del sector financiero es Marcela Cubillos Sigall (distrito 11, Vamos por Chile). Le siguen Bernardo Fontaine Talavera (mismo distrito y lista) y René Cortázar Sanz (Lista del Apruebo, distrito 8).

Sigue leyendo: Los vínculos del candidato constituyente René Cortázar (DC) con AFP Habitat y el fideicomiso de Sebastián Piñera

Las candidaturas con menor participación de aportantes del sector financiero, dentro de las treinta mayores, son en su mayoría de regiones y tienen aportantes vinculados por consanguinidad. Es el caso mencionado de Mariana Urenda Salamanca (distrito 7, Vamos por Chile), cuyos aportantes pertenecen mayoritariamente a su grupo familiar.

Otras candidaturas

La organización sin fines de lucro, también hizo el ejercicio de elegir un conjunto de candidaturas de alta visibilidad, que no forman parte del grupo de las 30 candidaturas con mayores aportes.

Al analizar esta información, la fundación indicó que estas candidaturas se caracterizan por tener un número mayor de aportantes por montos menores.

«Jaime Bassa, por ejemplo, tiene 101 aportantes por un monto promedio de 41 mil pesos. En tanto, Fernando Atria reunió 7 millones de pesos gracias a 63 aportes. Patricia Rada y Constanza Schonhaut 40 y 42 aportes, respectivamente», plantea el informe, al tiempo que revela que los vínculos de consanguinidad entre candidatos y aportantes son menos relevantes en este grupo.

Como conclusión, el estudio plantea que existen tres tipos de candidaturas:

Candidaturas de Clan: Pocos aportes por altos montos, con alto grado de consanguinidad. Ejemplos: Macarena Urenda Salamanca, Pablo Herdener.

Candidaturas Ciudadanas: Muchos aportes por montos bajos, con menor grado de consanguinidad. Ejemplos: Patricia Rada, Jaime Bassa.

Candidaturas corporativas: Pocos aportes por altos montos, provenientes del mundo financiero. Ejemplos: Marcela Cubillos, Bernardo Fontaine, René Cortázar.

«La ciudadanía está llamada a elegir entre ellas», afirman desde la Fundación por la Transparencia.

Aportes de los grandes grupos económicos

Según cálculos basados en la información oficial del Servel, al menos un 10% de los aportes privados a las campañas para las elecciones de 2021 fueron realizados por grandes empresarios.

De acuerdo con las cifras que recogieron CIPER,  La TerceraContexto Factual y la Fundación Sol, los principales aportes de controladores de grupos económicos fueron realizados por las familias Ibañez Atkinson ($874 millones), Solari ($180,4 millones), Larraín Matte ($92,8 millones), Claro Figueroa ($83,3 millones) y Del Río Goudie ($62,9 millones).

De acuerdo con la última actualización subida por el Servel el viernes 7 de mayo, la familia Ibáñez Atkinson ha realizado 105 transferencias que en su conjunto suman $874.000.000 y que en su gran mayoría han sido destinadas a partidos de centroderecha y, en menor medida, directamente a candidatos de esas tiendas.

«Hasta el momento, ha donado $372 millones a la UDI, $183 millones al Partido Republicano, $176 millones a Evópoli, $134 millones a Renovación Nacional, $5 millones a candidatos UDI y la misma cifra a postulantes de RN«, reseñó CIPER.

Por su parte, la familia Solari, controladora de Falabella, ha realizado 49 aportes a campañas por un total de $180.453.209, para apoyar a candidaturas constituyentes de la UDI y Evópoli.

En el caso de Los del Río Goudie (socios de la familia Solari), según los datos del Servel han hecho 22 donaciones por un total de $62.995.000 para candidaturas de centroderecha y DC.

Asimsimo, la familia Claro Figueroa ha realizado aportes por $83.332.000, concentrados en constituyentes independientes de centroderecha.

Entre los aportantes individuales con montos más significativos se encuentra o Juan Manuel Casanueva Prendez ($105 millones); Wolf Hans Albert Von Appen Behrmann, del Grupo Ultramar ($60 millones en 40 donaciones para candidatos republicanos, UDI, RN y el DC René Cortázar) y el presidente de la Confederación de la Producción y del Comercio, Juan Sutil (41 aportes por un total de $57.800.000, destinados, principalmente, a candidatos constituyentes de derecha, incluyendo ex miembros del actual gobierno como Marcela Cubillos, Gonzalo Blumel, Luis Mayol Bouchon y Arturo Zúñiga), refiere CIPER.

La desigualdad económica entre las candidaturas no es algo nuevo, pero se ha hecho más evidente en este proceso electoral constituyente, en el cual los candidatos a convencionales de los grandes partidos han contado con claras y mayores ventajas que los independientes en materia de recursos económicos, propaganda y presencia y tiempo dentro de la franja electoral.

Compártelo

Comentarios